Fútbol internacional

Macri compra la idea de una Superliga 'a la española'

La competición podría valer unos 400 millones de dólares. La idea es reunir a la flor y nata del fútbol argentino en un campeonato. 

Los jugadores de Boca Juniors celebran un gol.

Los jugadores de Boca Juniors celebran un gol. EFE

  1. Boca Juniors
  2. Mauricio Macri

Superliga sí o Superliga no, esa es la cuestión más 'caliente' en el fútbol profesional de Argentina, que lleva casi un año patas arriba desde la muerte del capo del balompié durante cuatro décadas, Julio Grondona, y las salpicaduras del escándalo FIFAgate.

A esa controversia se ha sumado el mismísimo presidente de Argentina, el liberal Mauricio Macri, que conoce a fondo los entresijos del fútbol y la asociación AFA, pues cimentó su carrera política siendo presidente del club más popular del país, Boca Juniors, de 1995 a 2007.

"No podemos seguir con un sistema que fue hecho a la medida de una persona (Grondona) que ya no está más y que nos alejó de las ligas más importantes del mundo", ha proclamado. Y ha tildado al orden vigente de "oscuro, lleno de corrupción y dominado por personajes que no corresponde que estén".

Para Macri "la liga argentina está totalmente devaluada" y "los hinchas nos merecemos mejores estadios, espectáculos, jugadores y eso se va a lograr con más organización y transparencia". "Que el fútbol sea parte del cambio", ha arengado el jefe de la coalición gubernamental Cambiemos.

Aunque no ha sido explícito, queda claro que el Presidente se inclina por la Superliga, un plan que impulsan los clubes grandes encabezados por su sucesor en Boca Juniors, Daniel Angelici; River Plate, Rodolfo D'Onofrio; Racing, Víctor Blanco, y San Lorenzo, Matías Lammens y Marcelo Tinelli.

El proyecto consiste en reducir el actual torneo de primera división, que tiene dos zonas de clasificación con 30 clubes divididos, muchos de ellos equipos pequeños de provincias. Y en su lugar crear un torneo nacional que reúna a la flor y nata de los clubes históricos, entre 10 y 15 equipos.

Para vender la idea, los clubes grandes invitaron al presidente de la Liga española de fútbol, Javier Tebas, a dar una conferencia en la AFA. "Vi a dirigentes con ideas muy claras para que el fútbol argentino crezca y otros con cierta incredulidad y muchos resquemores o preconceptos", declaró luego.

"La Superliga no sólo es viable, sino que creo que también es imprescindible. Conduzco a unas de las principales ligas del mundo y si el fútbol argentino no se organiza como el fútbol del resto del mundo perderá competitividad y quedará muy atrás", les recomendó el dirigente español.

Según Tebas, una Superliga con carácter profesional en Argentina "podría valer 400 millones dólares como mínimo". Pero, aseguró, "si se hace un buen trabajo, esa cantidad se puede multiplicar en pocos años. Argentina es un país que tiene marca y hay que explotarlo".

A la vez, el dirigente español aconsejó a los anfitriones "arreglar la situación caótica" del fútbol argentino y crear "asociaciones organizadas y no corruptas".

En ese sentido, la Justicia investiga un pufo en la AFA de desvío de los millones de dólares con que el Gobierno de los Kirchner había comprado los derechos de televisión a Grondona. Para peor se calcula que los clubes adeudan unos 1.000 millones de pesos (59 millones de euros) a la AFA.

Por eso la juez María Servini de Cubria ha dado vía libre al Gobierno para que si lo considera necesario intervenga la AFA "en función de la grave crisis que es de conocimiento público". La última intervención ocurrió en 1966 por la dictadura militar de entonces.

Pero el dirigente Hugo Moyano, presidente del club Independiente y, a la vez, jefe de la poderosa central obrera peronista CGT, ha alertado que el balompié irá a la huelga: "La FIFA ya ha determinado que no se puede intervenir. Si intervienen la AFA se para el fútbol".