Adriano Correia

Adriano, el último de la lista de defraudadores del Barça

La Agencia Tributaria vuelve a cruzarse en el camino de los jugadores de un club en el que las multas empiezan a acumularse.

La Fiscalía de Delitos Económicos ha añadido el nombre de Adriano, jugador del FC Barcelona, a una lista para la que empieza a no haber suficientes páginas. En los últimos tiempos otros futbolistas que han vestido la elástica azulgrana han sido investigados y multados por defraudar a Hacienda. Para jugadores como Lionel Messi la Abogacía del Estado ha llegado a solicitar una pena de 22 meses de cárcel. El astro culé desembolsó 53 millones en Hacienda en 2014, convirtiéndose en el primer contribuyente de España, tras la sanción de 3 millones por no haber declarado los derechos de imagen.

Al brasileño le piden ahora 646.085 euros de sanción por evitar la tributación de los beneficios derivados de sus derechos de imagen a través de un entramado empresarial radicado en Madeira (Portugal) por los ejercicios correspondientes a 2011 y 2012. Una cifra inferior a los 800.000 que acordó pagar Mascherano por defraudar a Hacienda tras defraudar millón y medio de euros.

El ejemplo más reciente hasta el de Adriano lo protagonizó Neymar, al que la Hacienda de Río de Janeiro obligó a pagar 45 millones por considerarle culpable de omitir impuestos de sus contratos con el Santos y el Barça.

En 2014 Hacienda comenzó a investigar en vías administrativas otros jugadores actuales y anteriores del Barcelona como Gerard Piqué, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Carles Puyol y David Villa. Se debía a un cambio al interpretar la regla 85/15, que permitía a los jugadores recibir el 15% de sus salarios como si fuesen derechos de imagen, facturando mediante una sociedad y pagando, en consecuencia. la mitad de impuestos que a través del IRPF.

Pero no sólo los jugadores han vivido desencuentros con Hacienda. Presidentes como José Luis Nuñez, Joan Gaspart, Joan Laporta y Sandro Rosell y Bartomeutambién han tenido problemas con el fisco. Los dos últimos debido al 'caso Neymar'. El socio Jordi Cases presentó una querella por apropiación indebida tras declarar el entonces presidente Rosell que el brasileño costó 57 millones de euros. Bartomeu, que en el momento era vicepresidente, estaba incluido en la denuncia.