Champions League

Las variantes de Pellegrini para sustituir a Silva

El técnico chileno tendrá que buscar una fórmula para reemplazar al canario. Yaya Touré, convocado, podría cubrir su hueco en el once del Manchester. 

David Silva en los cuartos de final de la Champions League.

David Silva en los cuartos de final de la Champions League. Reuters

  1. Champions League
  2. Real Madrid
  3. Manchester City
  4. David Silva
  5. Manuel Pellegrini

En uno de los muchos esfuerzos defensivos que tuvo que realizar David Silva para frenar a Gareth Bale el español se rompió. Lesión muscular que pasó de “una semana” según Pellegrini a “mínimo dos o tres”. A la complicada baja de David Silva, el Manchester City suma a un Yaya Touré entre algodones al que en un primer momento descartaron del partido para contradecirse y confirmar que sí viaja. No son las mejores condiciones para enfrentarse al Real Madrid, pero los blancos también echarán en falta a Casemiro, una ausencia que puede condicionar la decisión de Pellegrini.

Cabe diferenciar la importancia de la figura de David Silva. Años atrás, él era la solución más efectiva para encontrar el espacio, poner el balón destinado a romper el partido y dar sentido a las posesiones. En la actualidad esa importancia ha ido a menos, hay otros nombres que se muestran más importantes, pero el mediapunta español siempre es el mejor socio de todos. Ahora mismo el City sin David Silva puede vivir, sin De Bruyne o Kun sólo podría aspirar a sobrevivir.

La incógnita del emblema

La reciente historia del Manchester City como grande de la Premier va adherida al número 42 de Yaya Touré. El marfileño ha sido la estrella del proyecto desde los tiempos de Roberto Mancini en el banquillo, pero este año ha dejado clara la transición: el City ya no es suyo, es de Kevin De Bruyne. Pero eso no quiere decir que Yaya Touré no pueda aportar, la única puntualización es que necesita de otros que trabajen tras él.

¿Por qué el City necesita a Yaya Touré en Madrid? Las opciones del City pasan por De Bruyne y Kun Agüero en carrera, pero sin David Silva no hay un pasador que le entregue el balón a estas figuras. Yaya Touré es la apuesta más coherente si se le sitúa en mediapunta con Fernando-Fernandinho atrás. Eso le liberará en campo contrario donde físicamente -y más sin Casemiro- puede explotar su superioridad física.

David Silva da instrucciones en el Etihad.

David Silva da instrucciones en el Etihad. Reuters

Yaya ganará cada choque contra los medios blancos y eso le daría tiempo a su equipo para llegar más arriba y en mejores condiciones. Una supremacía en cuestión de corpulencia que debería jugar en favor de Kevin De Bruyne: los medios del Madrid buscarán darse ayudas para tapar a Yaya Touré, más aún si arranca, y Kevin De Bruyne estará menos marcado. Si sumamos a Fernando y Fernandinho, los ingleses podrán jugar la carta de fortaleza y ser más agresivos y físicos que en la ida.

La nota negativa de Yaya Touré está en su rigidez. Dando por descontado que si juega tendrá a dos medios pendientes de su espalda, arriba el marfileño es muy estático y no permite la movilidad de De Bruyne. Normalmente el belga y David Silva se mueven, intercambian la banda y el centro y encuentran siempre ventajas en esos bailes de posiciones. Con Yaya Touré eso no es posible, a lo que queda de Yaya Touré no le da para estar permutando, limitando a De Bruyne a ser un extremo más puro y taparle sus conducciones por dentro.

La alternativa del secundario

El pasado verano, el Manchester City fichó a Fabian Delph principalmente para cumplir con el cupo de jugadores nacionales inscritos en Premier y Champions League. Pese a la falta de minutos del centrocampista inglés, ha sido muy útil en contextos difíciles y ha permitido encajar a Yaya Touré (y a los espacios a su espalda) en partidos complicados. En este caso sería la apuesta más clara si el marfileño no puede participar.

La solución sin David Silva ni Yaya Touré viene preconcebida por la importancia del partido: si esto fuera fase de grupos no descartaríamos una líneas de mediapuntas muy ofensiva con Raheem Sterling, Kevin De Bruyne y Jesús Navas; pero el partido del Bernabéu es más que eso. No hay margen de error y eso obliga a asegurarse atrás antes de buscar el gol. La principal ventaja de Delph es su capacidad de sacrificio yendo a la banda.

Tanto Fernando como Fernandinho sufren más cuando intentan robar en los costados, pero Delph destaca en esa faceta. Además, su banda preferida es la zurda donde coincidiría con el jugador más fiable del Real Madrid en las últimas semanas, Gareth Bale, el nombre que más peligro generó en la ida. Además, Delph suma un buen disparo lejano. Sin duda un buen arma para defender, pero que como pasador no sería capaz de encontrar a los atacantes por lo que el City necesitaría de Fernandinho inspirado.

El revulsivo que todos esperan

Raheem Sterling es una de las pocas noticias positivas que le ha dado la enfermería a Pellegrini. El que fuera la estrella del Liverpool ha tenido una primera temporada positiva, aunque sin hueco definido en el once. Su capacidad para driblar, su tremenda velocidad y la capacidad para filtrarse por dentro encajan en el plan que le ha funcionado al City en Champions: más robos, más velocidad y menos pase corto. Sirva de referencia su exhibición en la fase de grupos contra el Sevilla. En su contra juega la escasa aportación defensiva del inglés que le aleja de la titularidad (compite con Jesús Navas).

Las características de Sterling, la baja de Casemiro y el desgaste físico dejan el contexto del partido idóneo para que el jugador sea el primer cambio de Pellegrini. Además, su capacidad para participar por ambas bandas y por el centro le hace el socio perfecto de De Bruyne para el Bernabéu. Si finalmente Yaya Touré no es titular no podríamos descartar a Sterling de inicio para buscar un City más directo en el que De Bruyne pudiera ser más libre. No se sabe que pasará, pero ninguna de estas opciones igualan la aportación de David Silva ni su entendimiento con el resto de atacantes. Si el Real Madrid ya iba con la etiqueta de favorito, esto sólo ahonda más en la herida.