LIGA BBVA

Las penas del Barça antes del Mundialito

Los blaugranas firman tres empates consecutivos, más la lesión de Neymar, justo antes de volar a Japón.

Messi se lamenta ante el Deportivo.

Messi se lamenta ante el Deportivo. Getty Images Barcelona

  1. Mundialito de clubes
  2. Lionel Messi
  3. Neymar Jr
  4. FC Barcelona
  5. Competiciones
  6. Deportes
  7. Lesiones
  8. Japón

El despertar del mejor Messi (cinco goles en seis partidos) ha quedado diluido en las últimas jornadas. Los de Luis Enrique, que tienen un viaje intercontinental en los próximos días para intentar llevarse el título antiguamente conocido de esa forma, se han complicado la vida de una forma algo innecesaria.

Los blaugranas mostraron desgana en toda la segunda mitad contra el Valencia y el conjunto ché empató (1-1) ante el todopoderoso Barça. El combinado, entrenado aquella noche por Voro, no desperdició la oportunidad y se llevó un punto en una de las semanas más agitadas para la entidad valencianista de los últimos años. Días más tarde, lo mismo ocurrió en Alemania, esta vez con un equipo plagado de suplentes. En un duelo en el que el Bayer sí que se jugaba mucho, el equipo de Luis Enrique empató (1-1) a uno con un gol de Messi y poco más.

En la decimoquinta jornada de Liga, el Barça ha vuelto a pinchar, con un gran Messi y un golazo de Rakitic, pero cazados a la contra en dos ocasiones. El Deportivo ha rebañado dos puntos en el Camp Nou y el Atlético de Madrid podría empatar a puntos con el club blaugrana si consigue la victoria ante el Athletic de Bilbao. Además, el Real Madrid podría ponerse a tan solo dos puntos. De ser así, el club de Concha Espina le habría recortado cuatro puntos en tan solo dos jornadas. Para más escarnio, Neymar ha caído lesionado en un entrenamiento y no hay fecha clara para su retorno.

VUELTA DE JAPÓN

Pase lo que pase en el Mundialito, salvo sorpresón, el Barça debería volver sin ser líder en Liga, pero con un partido menos. Esta situación podría aumentar la presión en el equipo de Luis Enrique, que parecía tener media Liga en el bolsillo después de el Clásico, y ahora la clasificación se ha estrechado para asombro de aficionados y equipos.

Mientras el equipo esté en Asia, el Atlético se enfrentará al Málaga y el Real Madrid al Rayo Vallecano, partidos no muy complicados para ambos equipos. Además, el Atlético tiene media eliminatoria de Copa del Rey solucionada ante el Reus y el Madrid no tendrá un segundo partido, como es sabido. Al mismo tiempo, el Barcelona tendrá que batirse el cobre contra equipos menores, pero estarán obligados a ganar por la naturaleza del Mundialito, un torneo poco agradecido si el equipo europeo se lleva el gato al agua, pero duramente criticado si pierde en un partido único ante un rival de otro continente.

Cuando el equipo regrese de Japón estará a pocos días de poder contar con Aleix Vidal y Arda Turan por primera vez en más de cuatro meses, pero su estado físico es toda una incógnita. A pesar de que el club azulgrana podría tocar el mercado de invierno, es un enigma si la entidad culé dispone del músculo económico para acometer una operación de ese calibre, especialmente en un mercado normalmente más caro que el estival.  

MESSI

De lo poco que se puede rescatar de las últimas semanas es la reaparición del jugador franquicia tras la lesión sufrida ante Las Palmas. Messi ya está donde se le esperaba. En el gráfico posterior se observan los parámetros más importantes a la hora de analizar un delantero, con la producción de Messi en las jornadas ligueras antes de lesionarse.

Leo Messi - Estadísticas por 90 minutos de juego en La Liga antes de lesionarse.

Leo Messi - Estadísticas por 90 minutos de juego en La Liga antes de lesionarse. Elaboración propia

Desde su regreso en el Bernabéu sus goles por noventa minutos excluyendo penaltis (NPG90) ya ha subido de 0.4 a 0.6, poniéndose una desviación estándar por encima de La Liga en ese parámetro. Salvo una recaída del astro argentino en el Mundialito, Messi estará más que preparado para la segunda vuelta, que no será tan placida como los aficionados blaugranas seguramente presuponían.