FÚTBOL

El lavado de imagen imposible

Mientras la FIFA intenta recuperar el respeto con reformas, la detención de sus vicepresidentes vuelve a afectar a su credibilidad.

Issa Hayatou, presidente en funciones de la FIFA, durante la conferencia tras el Comité Ejecutivo.

Issa Hayatou, presidente en funciones de la FIFA, durante la conferencia tras el Comité Ejecutivo. Reuters

La confianza es algo difícil de ganar, fácil de perder y muy complicado de recuperar. Esto último es lo que intenta la FIFA, uno de los organismos más importantes del mundo del deporte que tiene ante sí un reto a la altura. Con ese objetivo se congregaron sus dirigentes en Zurich, lugar donde dos de sus vicepresidentes fueron detenidos el jueves.

A ambos se les acusa de extorsión, lavado de dinero y fraude según el Ministerio de Justicia y Policía de Suiza, encargado de la operación. Se trata de una situación muy similar a la que la asociación ya vivió en mayo, con detenciones durante el encuentro anual de la FIFA.

Juan Ángel Napout y Alfredo Hawit, los dos detenidos, son además presidentes de la Confederación Sudamericana de Fútbol y de la Centroamericana respectivamente. Los sobornos recibidos ascenderían "a millones de dólares", recibidos supuestamente para favorecer la venta de los derechos de retransmisión de campeonatos latinoamericanos y partidos de clasificación para el Mundial. Han rechazado ser extraditados a Estados Unidos, donde se gestaron algunos de los delitos.

Registro en Miami

En suelo estadouidense, en Miami, el FBI comenzó en la tarde del jueves un registro en las oficinas de Media World, filial del grupo audiovisual español Imagina. Se dedica entre otras cosas, a la explotación internacional de derechos deportivos en el ámbito audiovisual. Horas más tarde Loretta Lynch, fiscal general de los Estados Unidos, confirmaba que las dos detenciones a los presidentes eran parte de una operación mayor. Además de ellos, otros 14 dirigentes están bajo sospecha. La mayoría de ellos son presidentes de federaciones de fútbol en países sudamericanos.

Mientras van saliendo a la luz nuevos escándalos que le afectan directamente, el organismo rector del fútbol afirma que colaborará con las autoridades y la justicia. El objetivo, volver a ser respetados y de confianza en 2018, tal como se anunció tras la reunión. Sus miembros empezaron a debatir el miércoles, prosiguiendo al día siguiente con naturalidad, como si nada hubiera pasado. “Todo lo sucedido confirma que las reformas son más necesarias que nunca. El cambio es necesario”, dijo Issa Hayatou, presidente en funciones de la FIFA.

Tratan de reorganizar la FIFA, una asociación en la que ya ni siquiera sorprenden las detenciones. En la reunión se presentaron reformas que precisamente buscan cambiar eso: aprender de los fallos cometidos y los escándalos surgidos en los últimos años.

Siete bases para el cambio

Fue François Callard, el presidente del Comité de Reformas, el encargado de poner las propuestas sobre la mesa. El resto de miembros las evaluaron y aprobaron su activación a partir de febrero. En ese mismo mes se elegirá el que será el sucesor de Joseph Blatter como presidente de la FIFA. El suizo no estuvo presente en la reunión que busca la modernización de la asociación. Tampoco Michel Platini, presidente de la UEFA, ni Jerme Valcke, el anterior secretario general de la FIFA.

Las reformas que se buscan en la reunión no interesan sólo a la propia organización. Patrocinadores como Adidas, Coca Cola, McDonald’s o Visa habían escrito previamente una carta a la FIFA para pedir un cambio. "Le animamos a convertirse en los campeones de la supervisión independiente, que no hará sino aumentar la credibilidad de la FIFA", decía el escrito, pidiendo que las medidas sean supervisadas de forma independiente.

Presentación de las medidas en la reunión de la FIFA

Presentación de las medidas en la reunión de la FIFA

No son pequeños cambios los que se buscan ni lo que necesita la FIFA. Así lo considera el propio Carrard que propone un cambio de arriba hacia abajo. En lo más alto, el cargo de Presidente perdería importancia, pasando a ser un embajador. Las funciones de mando las ejercería el secretario general. El Comité de la FIFA pasaría a llamarse Consejo.

Además de ello se pretende reducir el límite de mandato a un periodo de 12 años (tres periodos de cuatro años cada uno). Se buscará mayor diversidad en las juntas introduciendo a más mujeres, algo que según Moya Dodd, ejecutiva de la FIFA, ayuda a "tomar mejores decisiones".

Introducir miembros independientes en los comités, o mejorar la eficacia de los mismos para que sean 9 y no 26, son otros de los objetivos. Por último, también tienen fijado realizar comprobaciones de integridad y aumentar la representación de los clubs y jugadores a la hora de tomar las decisiones. Todas las medidas pasarán por una nueva aprobación en el Congreso Extraordinario de la FIFA en febrero.

Cómo afectaría en España

Varias de las reformas tendrían efectos trascendentales, de aplicarse a niveles nacionales, sobre la Real Federación Española de Fútbol. Ángel María Villar lleva 27 años como su Presidente, más del doble del que sería el permitido con la nueva medida. En la actualidad, sólo le afecta en sus funciones de vicepresidente de la FIFA.

Del mismo modo, uno de los objetivos del informe de medidas aprobado es aumentar la representación de la mujer en la FIFA. El caso español en este sentido es estrepitoso, ya que Matilde García es la única mujer que forma parte de la Junta Directiva del organismo.

Es el tema femenino otro de los frentes abiertos de Villar. El presidente de la Federación tenía previsto acudir a los Juzgados de Majadahonda este miércoles. Lo hacía como parte del interrogatorio de la demandada, por “haber ignorado la Federación que preside”, según Seyer Gestión, la demandante, una oferta para promocionar el fútbol femenino.

A pesar de conocer desde hace meses la fecha reunión de la FIFA, Villar no avisó hasta los últimos días de la imposibilidad de acudir. No ha sido, por tanto, hasta el martes, día anterior al juicio, cuando se ha decidido retrasarlo. En el mismo Villar había sido citado para responder por supuesto incumplimiento de contrato con la empresa que logró el acuerdo para el patrocinio.