Alerta en Europa

Suspenden el partido Alemania-Holanda por amenaza de atentado

La Policía ha recibido "serios indicios" de un ataque con explosivo en el estadio, aunque por el momento no ha encontrado ninguno. El ministro del Interior no ha querido dar detalles.

Agentes de Policía a las afueras del estadio de Hanover.

Agentes de Policía a las afueras del estadio de Hanover. Reuters

  1. Selección fútbol Alemania
  2. Terrorismo
  3. Selección fútbol Holanda
  4. Selecciones nacionales
  5. Competiciones
  6. Deportes
  7. Hanóver
  8. Alemania

La Policía ha ordenado la suspensión del partido amistoso entre Alemania y Holanda que se iba a disputar en Hanóver por una amenaza de bomba. Sin embargo, el ministro del Interior del Estado de Baja Sajonia, cuya capital es Hanóver, ha admitido dos horas después de la suspensión del partido que no se había encontrado ningún explosivo ni se habían producido detenciones. Boris Pistorius ha indicado que las investigaciones continúan y la presencia policial reforzada en las calles de la ciudad se mantendrán al menos hasta la mañana del jueves.

"No había lugar a las interpretaciones. La situación es como es. Durante la noche continuará una fuerte presencia policial", ha asegurado Pistorius en una rueda de prensa compartida con el ministro del Interior alemán, Thomas De Mazière, y el vicepresidente primero de la Bundesliga, Reinhard Rauball.

Las autoridades han evacuado al escaso público que ya ocupaba su localidad en las gradas del estadio a las 19:15h, una hora y media antes del encuentro en un ambiente de tranquilidad. "Los indicios sobre el peligro del partido de hoy se han intensificado tanto durante esta tarde que hemos aconsejado rápidamente su anulación", ha afirmado De Mazière, que se ha disculpado por una suspensión en el último momento.

Antes de la rueda de prensa, el jefe de Policía de Hanóver, Volker Kluwe, había declarado a la televisión pública regional NDR: "Las fuerzas de seguridad federales y nosotros (Hanover) nos han dado un indicio concreto de que se estaba planeado un ataque con explosivo en el estadio. Nos tomamos el indicio muy, muy en serio. Por eso hemos tomado la medida".

"No sabemos si tienen algún plan alternativo. Por eso intentamos estar presentes en toda la ciudad. Sobre todo pedimos a los visitantes que iban a acudir al estadio, que vuelvan a sus casas, que no se queden en las inmediaciones, especialmente no en grandes grupos de personas", ha añadido. 

Interior no quiere dar detalles

Sin embargo, De Mazière no ha querido dar tanta información: "Pido a los alemanes su confianza de que teníamos buenos y agrios motivos, pero no ayuda dar más detalles (para el futuro)".

A la pregunta del primer periodista sobre la amenaza, De Mazière ha respondido: "Entiendo esta pregunta y las que seguirán. ¿Cuál era la amenaza que ha llevado a la anulación? Entiendan por favor que no quiera dar una respuesta a estas preguntas".

Rauball ha afirmado: "Respeto la decisión (de anular el partido). La protección de las personas debe ser la máxima prioridad". Los autobuses de ambas selecciones estaban ya de camino al estadio, a unos 5 km del estadio, cuando se ha decidido anular el encuentro.
La canciller alemana, Angela Merkel, y otros altos cargos del Gobierno tenían previsto asistir al partido que iba a servir de protesta simbólica contra el autodenominado Estado Islámico y en solidaridad con París. El HDI Arena es la sede habitual del club de la Bundesliga Hannover 96 y tiene capacidad para 44.000 espectadores.

La policía ha restringido el tránsito de trenes en algunas estaciones de metro y ha informado a todos los organizadores de conciertos de la ciudad sobre la situación. Se ha aconsejado anular los eventos, pero la decisión queda en manos de cada sala. El concierto previsto en el pabellón TUI-Arena, que inicialmente parecía anulado, se mantiene finalmente, según ha informado la policía. Otro recital en una sala llamada Pavillon sí se ha suspendido.

Las autoridades belgas ya suspendieron el amistoso entre Bélgica y España de este martes en Bruselas por razones de seguridad. El Inglaterra-Francia ha comenzado en el estadio Wembley según lo previsto y con la presencia del primer ministro británico David Cameron. La afición inglesa ha rendido homenaje a las víctimas de los ataques de la semana pasada cantando La Marsellesa y los jugadores de ambas selecciones han guardado un minuto de silencio.