El Clásico

Pichi Alonso: "El problema del Barça es el fondo de armario"

El ex futbolista azulgrana conversa con EL ESPAÑOL sobre los Madrid-Barça de los 80 y repasa la actualidad de ambos equipos.

Ter Stegen ha encajado 7 goles en 4 partidos de Liga.

Ter Stegen ha encajado 7 goles en 4 partidos de Liga. Reuters

  1. El Clásico
  2. Pichi Alonso
  3. Real Madrid
  4. FC Barcelona
  5. Liga BBVA
  6. Competiciones
  7. Entrevistas

Àngel Alonso Herrera (Benicarló, 1954), más conocido como ‘Pichi’ Alonso, cumplió uno de los sueños de todo futbolista: vestir la camiseta de un gran club, en su caso del Fútbol Club Barcelona. Sus cuatro años como local en el Camp Nou (1982-1986) le convierten en una voz autorizada a la hora de charlar sobre el conjunto azulgrana y todo lo que rodea a los Clásicos. EL ESPAÑOL ha contactado con Alonso para recordar una época, la suya, en la que el gran duelo del fútbol español carecía de la igualdad y del eco mediático de hoy en día. También para abordar la última hora de Madrid y Barça antes de medirse frente a frente este sábado en el Santiago Bernabéu.

¿Han cambiado mucho los Clásicos desde la época en que usted jugaba?

Sí. Ha cambiado el fútbol tácticamente y, salvo excepciones como la aparición del Atlético de Madrid, ya hay siempre un duelo Barça-Real Madrid. En nuestra época, el Madrid salía airoso en un porcentaje muy alto de los Clásicos, y desde los 90 las victorias se han decantado más hacia el Barcelona.

¿Cómo se afrontaban aquellos partidos desde el prisma del Barça?

Siempre han sido partidos especiales. Incluso por momentos, el hecho de que el Barça pudiese ganar al Real Madrid en el Clásico era darle la gran satisfacción de la temporada a nuestros seguidores. El Barcelona miraba hacia Madrid siempre y ahora sucede al revés: el Madrid mira más al Barça. Ganar ese partido tenía una trascendencia que en ocasiones iba más allá de los tres puntos. Ahora hay igualdad en la Liga y una victoria puede decidir el campeonato.

¿Cuál es su mejor recuerdo de esos enfrentamientos con el Madrid en los 80?

Recuerdo dos ocasiones en las que vencimos en el Bernabéu: una con un gol de Quini y otra con un gol espectacular de Maradona en la final de la Copa de la Liga del 83. Sentó a Juan José prácticamente en la línea de gol.

¿Cómo vivió desde dentro aquel gol tan famoso?

Maradona era un futbolista con talento e imaginación para tomar decisiones de ese tipo. Tengo el gol, ¿pero empujo la pelota o tengo la sangre fría de recortar al defensor, que se va a lanzar a por ella? El hecho de pensar en hacer esa acción ya tiene un mérito enorme, pero que la acabes haciendo, más todavía.

¿Cuál diría que es el peor recuerdo de los Clásicos en los que participó?

En el Camp Nou, casi nunca conseguíamos ganar al Madrid. Normalmente, nos pasaba la mano por la cara.

En el 83, aparte de en la Copa de la Liga, superaron al Madrid en la Copa del Rey, con un gol decisivo de Marcos Alonso en el minuto 90.

Fue en Zaragoza, en un partido bastante igualado. Primero marcó Víctor Muñoz y el Madrid empató el partido. Fue al año siguiente de irme del Zaragoza y me hizo ilusión volver a la ciudad. Recuerdo con cariño la final, el centro de Julio Alberto para el gol de cabeza de Marcos, la “butifarra” de Schuster…

¿Qué cree que le faltó a aquel Barça para doblegar la tiranía del Madrid de Butragueño, Santillana, Juanito y compañía?

Estabilidad y tranquilidad, no ir dando tumbos ni tener ‘madriditis’. Hacer lo tuyo y no buscar exclusivamente el resultado de mañana, sino el del futuro. El Barcelona fichaba lo que más destacaba por ahí, pero no lo que necesitaba el equipo. En ocasiones, no por ser buenos jugadores son necesarios para el equipo, e incluso el hecho de que coincidan en una determinada posición puede acabar siendo contraproducente. En las épocas en las que el Barça miraba hacia Madrid, que han sido muchas, era porque el Madrid lo estaba haciendo bien. Ahora que el Madrid mira hacia Barcelona, es porque allí se están haciendo las cosas bien.

De Menotti, Venables y Maradona

¿Quizá tanto cambio de entrenador y de jugadores trastocó un poco al equipo?

Sin ninguna duda. No puedes apostar por un técnico como Menotti, amante de jugar la pelota y del pase corto, y un año antes haber tenido a Venables, con un fútbol diametralmente opuesto: pase largo, buscar la segunda jugada, pressing. El gran acierto del Barça en las dos últimas décadas, desde la llegada de Cruyff, ha sido perfeccionar su estilo y profesionalizarlo, como hizo Guardiola. El perfeccionamiento de la salida de balón, el pressing out y demás ha hecho que el Barça tenga un estilo muy definido y sepa qué perfil de futbolistas puede fichar o no. Si vas cambiando el estilo, no tienes continuidad.

¿Cómo era la convivencia con dos jugadores tan talentosos y, a la vez, tan polémicos como Maradona y Schuster?

Tanto Diego como Bernd eran jugadores con un carisma inmenso. Las portadas siembre iban dedicadas para ellos. No tuvimos la suerte de ver al mejor Maradona. Las lesiones y la enfermedad que tuvo hicieron que no acabase de dar todo lo que dio en el Nápoles y la selección argentina. Cuando hay jugadores de ese nivel, tienen preferencia sobre los demás. Tanto en el vestuario como de cara al exterior.

Aunque no tuvo tanta continuidad como le hubiese gustado, ¿el recuerdo de su etapa en el Camp Nou es bueno?

Sí. Te quedas con el resquemor de no haber triunfado plenamente en lo deportivo y de no haber demostrado toda tu capacidad de meter goles, pero la aspiración de todo futbolista cuando está en equipos modestos es llegar a un Barcelona o a un Madrid. Tener la sensación de jugar a ganar cada partido, cada competición, es algo que no se sabe cómo es hasta que se vive.

Pasando a hablar de la actualidad, ¿cómo le parece que llegan Madrid y Barça al Clásico de esta semana?

En el fútbol, cada vez se mira más al día a día. En la última jornada, la derrota del Madrid y la sensación de mejoría del Barça coloca como claros favoritos a los azulgrana para muchos. Yo no pienso así porque creo que la clasificación no pinta nada en estos partidos. El equipo que sufre más y que no está tan fino necesita más la victoria y pone un poquito más sobre el campo. Es un encuentro impredecible. Hay ciertas dudas en ambos equipos, como por ejemplo la de Marcelo, que para mí es probablemente uno de los jugadores más desequilibrantes de los Clásicos en los últimos años.

¿Ve capaz a Messi de forzar su recuperación para jugar el partido?

Siempre ha estado listo antes de lo previsto cuando ha tenido lesiones musculares. Le pasaba algo similar a Puyol. La sensación que hubo cuando se dijo que iba a estar de baja ocho semanas y desde dentro del club se decía que con seis sería suficiente me hace estar convencido de que sí va a llegar. También es cierto que la situación de Neymar en los últimos partidos tampoco crea la urgencia de que esté Messi sí o sí. Yo creo que estará, no sé si como titular o para aportar algo desde el banquillo.

Después de coincidir con uno y de asistir al estrellato del otro, ¿qué tenía Maradona que no tuviese Messi y qué tiene Messi que no tuviese Maradona?

Son incomparables por las épocas, el ritmo, la intensidad con la que se juega… Probablemente, Maradona también sería el mejor en el fútbol actual, pero hay un cambio importante entre él y Messi. Diego era un jugador casi casi individualista, pero Leo, que también empezó siendo un jugador desequilibrante pero individual, se ha convertido en un jugador de equipo. Es capaz de dar tantas asistencias como goles y de crear fútbol. En ese crecimiento, Messi ha sido superior, pero siempre tendrá sobre las espaldas el reto de ganar un Mundial, como hizo Maradona. En el momento en el que gane con Argentina, probablemente será mejor jugador que Diego.

Neymar y Suárez celebran un tanto ante el BATE.

Neymar y Suárez celebran un tanto ante el BATE. Reuters

Ha habido tantos atacantes brasileños de calidad en el Barça que a Neymar le toca cargar con la comparativa. ¿Podrá superar a todos ellos durante su estancia en Barcelona?

Todos ellos han sido grandísimos jugadores que han aportado mucho, pero Neymar tiene un presente y un futuro inmensos. Es un futbolista de gran calidad y fuerte físicamente, a pesar de ser espigado y delgado. Aparte de eso, tiene un talento enorme. El paso adelante que ha dado en estos momentos es muy importante. Ha asumido el papel de jefe cuando no ha estado Messi. Vamos a ver cómo sale mentalmente de esta situación, pero tiene condiciones para superar al resto de brasileños de la historia del club.

¿Qué me dice de Luis Suárez? ¿Ya le ve totalmente adaptado a este Barça?

Es un jugador mucho más tosco y menos estético, pero muy efectivo. Trabaja para el equipo y es un incordio constante. Los centrales no quieren tener ese tipo de atacante delante, porque está constantemente peleando los balones y metiendo el cuerpo. Es más central que delantero y tiene una capacidad de movimiento buenísima, en beneficio propio o de sus compañeros. El entendimiento que han tenido los tres de arriba en el Barça, ese feeling, ha sido muy importante. Si Neymar y Messi son como hermanos, Luis Suárez sería como un primo entre ellos.

Con estos jugadores, los hat-trick como el que usted consiguió ante el Göteborg se han acabado normalizando. ¿Tiene el Barça la mejor delantera del mundo?

En mi época, se ganó un Pichichi con 17 goles. Hoy se gana con cuarenta y tantos (risas). Es difícil encontrar otra delantera como la del Barça en el mundo. Para mí, como tridente atacante es el mejor.

Hasta la fecha, ¿el Barça ha demostrado poder vivir sin Xavi?

Sí, aunque Xavi era un jugador muy importante no sólo por los títulos que ha ganado, sino también en el vestuario, en lo que no se ve. Puede haber muchísimos problemas entre 25 personalidades tan distintas como las de una plantilla, pero tener a alguien como Xavi, que se hacía oír y al que se respetaba, hace mucho bien.

¿El equipo mejorará cuando Aleix Vidal y Arda Turan entren en las convocatorias?

El gran mérito de Luis Enrique esta temporada es obtener un nivel similar al del curso pasado en cuanto a resultados. Cuando tenga a Vidal y a Arda, tendrá otros dos buenos jugadores a los que utilizar y estará más cómodo. Quizá el gran problema del Barça esta temporada es que no tiene fondo de armario. Hay 13 jugadores importantes y el resto ayudan y están ahí, pero probablemente hay excesiva diferencia entre titulares y suplentes.

¿Hay algún jugador de este Barça con el que se sienta especialmente identificado?

Estoy enamorado de Neymar por su frescura a la hora de jugar. Sí es cierto que hay algunos gestos que desafían al rival y hacen que ciertos adversarios le tengan más ganas. Sin embargo, él parece divertirse en el terreno de juego y me hace sentir como cuando jugabas en la calle de chaval. Hacer eso en el plano profesional tiene un mérito tremendo.

Luis Enrique y Rafa Benítez

Hablemos de entrenadores. Primero, Luis Enrique. ¿Diría que ha igualado o que ha mejorado el legado que dejó Guardiola?

Guardiola fue el primero en profesionalizar el estilo de juego del Barça y puso el listón muy alto. En ocasiones es mucho más difícil mantenerse que llegar y Luis Enrique llegó en un momento en el que el equipo no estaba para tirar flores. Cuando un club lleva dos o tres años muy buenos, vienen batacazos, y cuesta recuperar el nivel para iniciar otro ciclo positivo. El Barça se mantiene arriba, con pequeños altibajos, desde los 90. Lo de Luis Enrique ha sido llegar y besar el santo. Tiene mucho por delante para poder equipararse con Guardiola con el paso de los años.

En cuanto al Real Madrid, ¿ve a Rafa Benítez comiéndose el turrón en el banquillo?

Creo que es un técnico que ha demostrado su competencia para dirigir al rival. Es cierto que en los equipos donde ha estado, aunque eran importantes, no ha tenido vestuarios del cariz de Madrid o Barça o jugadores del nivel de Cristiano y Bale. Ha demostrado que sabe trabajar, pero ha llegado al Madrid en una época complicada. Ancelotti ganó una Champions y al día siguiente ya no le perdonaron que no ganase nada. El nivel de urgencia de los dos grandes es ganar, ganar y ganar. Si no lo consigues, los resultados van a ir dándole más peso a Benítez. Está sobradamente capacitado para llevar al Madrid.

¿Le parecen desmedidas las críticas hacia su sistema?

Las críticas vienen en función de si ganas o pierdes. En la época de Tata Martino, se decía que aquél ya no era el estilo del Barça y que se hacía un fútbol más directo, por ejemplo. En cuanto los resultados sean buenos, ya no se cuestionará si Bale tiene que jugar en la banda o de delantero o si Casemiro ha de ser titular o lo ha de ser Kroos.

¿Realmente se puede ser defensivo teniendo tanta calidad delante como la que posee el Madrid?

Todos los equipos se hacen desde atrás. Yo no creo que haya diferencias entre el Madrid de Ancelotti y el de Benítez, que incluso diría que juega un poco más organizado. Son circunstancias: Cristiano no está como el año pasado o hace dos, Kroos no es el de la temporada pasada… Yo no tacharía de ninguna manera al Madrid como equipo defensivo.

Las dudas de Cristiano y Bale

En su opinión, ¿el mal momento de Cristiano Ronaldo es más físico o anímico?

Ha dado un ligero cambio al jugar exclusivamente en la posición de ‘9’, a la que se ha acomodado, y está obsesionado con el gol, como todos los grandes goleadores. Tal vez ahora le falte volver a ofrecerse más y no limitarse a quedarse en la posición de rematador.

Bale también ha sido objeto de dudas. ¿Le ve capacitado para recuperar su mejor nivel?

Hay que fichar a los mejores futbolistas que necesites para tu equipo. En su momento, los rectores del Madrid creyeron que Bale era el jugador que necesitaba el club, pero a lo mejor no lo era. Si lo tienes, hay que intentar sacarle el máximo partido posible. Como futbolista, nadie duda de su calidad. Otra cosa es que sea necesario para el Madrid por cómo juega.

Por último, ¿se atreve con un pronóstico para el encuentro?

El partido está muy abierto. Tampoco creo que haya tantas diferencias y cualquier pequeño detalle puede hacer que el encuentro se decante hacia un lado u otro. Tanto Madrid como Barça podrían ganar con cierta facilidad.