LA PREVIA DEL CLÁSICO (I)

El Real Madrid, más fiable en defensa que el Barça

EL ESPAÑOL analiza con datos la zaga de los dos grandes de la Liga, con el Madrid encajando menos goles que los azulgranas.

Piqué despeja delante de Ramos / Álex Caparrós / Getty Images

Piqué despeja delante de Ramos / Álex Caparrós / Getty Images

Anticipando el siguiente Real Madrid – FC Barcelona, EL ESPAÑOL irá adelantando durante los próximos días una pieza diaria analizando el estado de ambos equipos y cómo llegan a tan mediático encuentro, el primero entre ellos esta temporada 2015/2016. Empezando de atrás hacia adelante, cubriremos en primer lugar las zagas de ambos equipos.

Guardametas

El club blanco ya parece haber cerrado cualquier resaca que pudo haber tras la salida de Iker Casillas el pasado verano. El hueco dejado por el capitán pudo haber causado un terremoto que pronto fue silenciado con las actuaciones de Keylor Navas. Con la aparición del costarricense en la portería del Real Madrid, Benítez tiene a un portero más que fiable bajo palos. Más allá de las últimas lesiones que le puedan impedir cuajar una buena actuación ante el eterno rival, el aforo del Santiago Bernabéu tiene un portero de garantías como se puede apreciar en el siguiente gráfico.

Rendimiento de porteros en La Liga.

Rendimiento de porteros en La Liga.

En esta demarcación el Real Madrid tiene una ligera ventaja frente al Barça, donde Claudio Bravo empezó la temporada lesionado, dando algunos indicios que hacen dudar al respetable de no estar al nivel sideral de la temporada anterior. En el desglose de paradas, tanto fuera del área como dentro de ella, Navas adelanta al portero culé en ambas categorías, pero especialmente en los encuentros cercanos a la portería, demostrando su alto nivel en el uno contra uno y disparos cercanos al marco.

Porteros en La Liga.

Porteros en La Liga.

Destacando sobre los demás con un estratosférico 90% de paradas en todos los disparos, y habiendo encajado sólo tres goles en los nueve primeros partidos, Keylor Navas se erige el líder de La Liga en todas las métricas disponibles para analizar a los guardametas. Solamente la lesión que Navas ha sufrido recientemente y que le ha mantenido alejado de los terrenos de juego podría poner en duda la superioridad del Real Madrid en este puesto. De ser así, el club blanco dispondría de Kiko Casilla, que a pesar de su condición de internacional la temporada pasada con el Espanyol, no ha mostrado aquel nivel cuando ha dispuesto de minutos en las últimas semanas.

Defensa

La zaga culé saldrá al Bernabéu con los focos apuntando a Gerard Piqué, protagonista gracias a sus declaraciones en las últimas semanas. El defensa central se ha ganado el puesto de titular indispensable en la alineación gracias a su calidad y su homogeneidad e el juego del equipo: limpio en defensa y se mueve a la velocidad del juego made-in-Barça sin ningún tipo de problema. Más allá de sus palabras, Piqué llega en un buen estado de forma, mostrando pocas carencias defensivas y siendo un jugador más que completo en su demarcación, sin virtualmente cometer faltas que ofrezcan ocasiones al equipo rival y recuperando balones para su escuadra, devolviendo así la posesión a un equipo que muere sin ella; el Barcelona lidera La Liga en esa estadística, con un más del 68% del control de balón en sus partidos.

Además de Piqué, Luis Enrique tendrá a sus órdenes a Mascherano, que vuelve de su sanción, junto con Jordi Alba, Daniel Alves y Jeremy Mathieu. Entre estos cinco futbolistas, debería salir la línea de defensa titular que el Barcelona presente en el Bernabéu, guardando a futbolistas en la recámara como Sergi Roberto, Bartra o Adriano. 

La defensa madridista, sin embargo, será más difícil de predecir debido a la plaga de lesiones que atraviesa el vestuario blanco. Mientras que en el lateral derecho el Madrid disfruta de Danilo y Carvajal como jugadores que pueden disputar este tipo de encuentros, el resto de la defensa se encuentra mermada tras las bajas de Marcelo, y el recién lesionado capitán Sergio Ramos.

Dicho esto y con dos semanas de descanso, es previsible que el central sevillano fuerce para ser titular ante el Barcelona. A pesar de fallos puntuales en lo que llevamos de temporada, como el que se pudo ver ante el Atlético de Madrid, el capitán madridista llega en un estado de forma eficaz en lo que a la recuperación de balón se refiere, no tanto vía entradas, pero sí en la intercepción de pases rivales, como se puede apreciar en el siguiente gráfico. Evitando ocasiones en lugares de peligro, el central solo sufre en los uno contra uno, donde es superado con mayor facilidad que en las temporadas anteriores.

Acompañando a Ramos en defensa, el Madrid está a la espera de la recuperación de Marcelo en el lateral izquierdo, pero disfrutando de una reciente explosión de la figura de Nacho, convocado por Del Bosque la semana pasada con la selección absoluta por primera vez. La pareja de centrales la deberá completar Varane, que con nueve partidos disputados esta temporada parece haber asaltado por fin el puesto de titular, relevando a Pepe al banquillo.

Metodología

Los gráficos de tela de araña o radar sirven para mostrar en una rápida instantánea varias estadísticas del jugador en cuestión. La visualización está hecha a escala según el valor de la métrica, puntuando al jugador según la desviación estándar de La Liga en ese valor. Por ejemplo, a partir del 90% de pases completados para un defensa, la visualización cubre todo el marco del radar, pues el jugador ya está una desviación estándar por encima del resto. La visualización está hecha de tal forma que un jugador perfecto –muy rara vez ocurre- ocupe una esfera completa.

Nota del autor: después de muchos años estudiando los patrones del fútbol, la correlación entre despejes completados, intercepciones de balón y ‘tackles’, y disparos realizados por el rival es francamente baja. Para encontrar el medidor real de la influencia en estas estadísticas, las cifras han sido ajustadas por la posesión del equipo, ya que, por ejemplo, no es lo mismo interceptar más balones cuando tu equipo siempre posee el control de la pelota en un encuentro. Esto nos proporciona una visión mucho más real de la contribución auténtica de un jugador en ciertos parámetros en un partido o una temporada.