CICLISMO

La nueva ola francesa rompe en Méribel inspirada por Contador

Victoria de Thibaut Pinot en la etapa reina del Critérium du Dauphiné mientras el ciclista pinteño ataca sin rédito y Froome aguanta con mérito de Sky.

Thibaut Pinot se impone en la sexta etapa del Dauphiné.

Thibaut Pinot se impone en la sexta etapa del Dauphiné. ASO

  1. Alberto Contador
  2. Chris Froome
  3. Vueltas ciclistas
  4. Equipos ciclistas

El Critérium du Dauphiné vivió este sábado su enésimo giro teatral en su jornada reina. La subida a la Madeleine, gran coloso de esta edición de la antesala del Tour de Francia, fue el escenario escogido por los hasta ahora derrotados para resarcir sus penas y agredir a un Sky que aguantó con solvencia el liderato provisional de Chris Froome.

Alberto Contador, ganador a los vatios en Les Gets, el viernes derrotado por Froome a fuerza de estacazos, desató las hostilidades a pie de puerto buscando aprovechar la presencia de sus gregarios Robert Kiserlovski y Roman Kreuziger, dos potentes escaladores, en la poderosa escapada del día, de 27 ciclistas. Al pinteño le secundaron Fabio Aru (Astana) y Purito Rodríguez (Katusha). Sin embargo, el ritmo de Sky abortó la tentativa del campeón español, que volvió a intentarlo sin fortuna a 2 kilómetros de coronar el coloso.

Fue en ese punto que arrancó Romain Bardet (Ag2r). El escalador francés, joven y talentoso, el más intelectual de la ‘nouvelle vague’ de vueltómanos que aflora en el país vecino, decidió aprovechar su pericia descendiendo. Se despidió del pelotón y empalmó con una fuga donde había colocado dos gregarios para beneficiar sus opciones de victoria de etapa. Aru acompañó su ofensiva. Si bien el sardo duró poco en cabeza de carrera, el galo se consolidó; sobrevivió al valle y en la subida intermedia de Frasses llegó a colocarse de líder virtual al acumular una ventaja superior al minuto y medio que le separaba de un Froome que aguardaba detrás cobijado tras sus coequipiers.

En el puerto final, Méribel, Bardet fue desembarazándose poco a poco del resto de fugitivos. Sólo le aguantó Thibaut Pinot, el estandarte de la nueva ola, a quien FDJ aspira a encaramar este julio de nuevo al podio de los Campos Elíseos (fue 3º en 2014). Como confirmación de que el ciclismo de dos velocidades (limpios, los franceses; dopados, el resto) ya es historia. Bardet, voluntarioso, se empeñó en demarrar mil veces para descolgar al que define como su “ejemplo a seguir”. No lo logró y Pinot le batió en meta para triunfar en su particular batalla psicológica y vengarse por la derrota que le infligió la pasada temporada en una etapa del Tour de Francia.

Mientras tanto, por detrás, Sky gestionó perfectamente a un pelotón diezmado por el exigente ritmo impuesto por Mikel Landa. A un kilómetro de meta, Froome aprovechó un ataque pancartero de Dan Martin (Etixx-Quick Step) para reforzar su liderato y refrendar su superioridad sobre la competencia. Contador trató de responder, pero tuvo que conformarse con ceder unos segundos menos que el 2º de la general provisional, Richie Porte (BMC), viéndose superado en la misma por Bardet (3º, +21”) y Martin (4º, +30”). El domingo, una jornada de media montaña con meta en la cuesta de Superdévoluy oficiará de juez de paz definitivo.