Liga Endesa

Fernando Galindo: "Es lamentable que quienes ascendieron no estén en la ACB"

EL ESPAÑOL habla con el presidente del conjunto colegial sobre las dificultades del curso anterior y la permanencia conseguida por los requisitos de la liga.

Fernando Galindo en una rueda de prensa reciente.

Fernando Galindo en una rueda de prensa reciente. Movistar Estudiantes

  1. Liga Endesa
  2. ACB
  3. CB Estudiantes

Tras la tempestad, llegó la calma a las aguas del Estudiantes. Y vaya tormenta. Hasta su propio presidente, Fernando Galindo, reconoce a EL ESPAÑOL que el segundo descenso deportivo del club en la ACB ha sido más crítico que el sucedido en 2012. Finalmente, el conjunto del Ramiro de Maeztu continuará una temporada más en la élite del baloncesto español. Eso sí, con la esperanza de que las urgencias de la pasada campaña queden bien ancladas en el pasado. Otros cuatro años más, o los que haga falta.

Después de la incertidumbre de las últimas semanas respecto a si el club permanecería en ACB o no, supongo que ahora estará aliviado tras confirmarse que siguen en la máxima categoría.

Hemos trabajado con firmeza, rigor y un esfuerzo ímprobo. No ha sido gratuito, no se nos ha regalado nada. Pasamos una auditoría durísima y nos hemos ganado el permanecer en la ACB después de que, lamentablemente, otros clubes que lograron el ascenso deportivamente no hayan podido cumplir los requisitos exigibles para pertenecer a la liga.

¿En algún momento llegó a temer que el Estudiantes no siguiese en la ACB?

Era difícil, pero desde el minuto cero, desde el día siguiente al descenso, nos pusimos a trabajar. Dijimos, y lo mantuvimos, que no nos íbamos a mover en los despachos para que otros equipos que se habían ganado deportivamente el ascenso no pudiesen cumplir el objetivo. También que estaríamos dispuestos a poder reincorporarnos a la liga. Trabajamos en la dirección de cumplir los requisitos que exigía la ACB para el retorno de un equipo que había descendido deportivamente.

¿La situación fue más crítica que en 2012?

Sí, bastante más. Creo que el nivel de exigencia de la ACB y de la auditoría en este momento ha sido mayor. En cualquier caso, con la ayuda de los patrocinadores y de otras gentes que prefieren permanecer en el anonimato, hemos cumplido los objetivos, y eso nos permite ver el futuro con optimismo.

¿Debería haber un cambio en la normativa de ascensos y descensos, como se está comentando últimamente?

Por nuestra parte, defenderíamos que hubiera una modificación de esas normas. Creemos que hay que replantearlas y nosotros abogamos por un acuerdo entre la ACB, la FEB y el CSD. Las tres instituciones deberían resolver el futuro del baloncesto, en el que habría que compatibilizar los aspectos deportivos, el espectáculo, los derechos adquiridos y los de los que deportivamente se los puedan ganar.

¿Ustedes siempre pensaron en clave ACB?

La del Estudiantes es la primera cantera de Europa, con más de 1.200 niños y niñas. Tenemos equipo de síndrome de Down, baloncesto en silla de ruedas, chicos, chicas… Pero el referente es el equipo de ACB. Si no hubiésemos podido mantenernos, hubiésemos seguido con la misma intensidad, esfuerzo e ilusión. Pero es verdad que nosotros necesitábamos estar en la ACB.

La nueva temporada

Con el fichaje de Willy Villar como director deportivo, ¿se quiere recuperar el espíritu de Himar Ojeda?

Es un símil que me gusta. Creemos que se identifica con los valores de esta casa y su cualificación profesional está lejos de toda duda. Hemos acertado con su fichaje.

También han contratado a Salva Maldonado como nuevo entrenador. Viene del Joventut de Badalona, un club con el que el Estudiantes comparte filosofía.

El Joventut y nosotros compartimos muchos valores. De hecho, hemos constituido una fundación conjunta en defensa de las canteras. Ese acervo que tiene Maldonado, que se identifica con los proyectos de equipos de cantera y que forman jugadores, es una satisfacción para nosotros. Cuando vimos que estaba libre, no tardamos ni un minuto en ver qué posibilidades había de que estuviese con nosotros.

Salva Maldonado en una imagen de archivo.

Salva Maldonado en una imagen de archivo. EFE

¿Por qué se han decantado por él y no por otros técnicos de ese perfil, como Aíto García Reneses?

Con Aíto hemos hablado y no cerramos la posibilidad de que colabore con nosotros en alguna otra actividad. Es un hombre que tiene su origen en el Ramiro y en el Estudiantes. Siempre será un hombre querido y admirado dentro de esta casa. Tiene las puertas abiertas. Una vez que él no consideró esa posibilidad, porque creo que está en otro estadio, nuestra primera apuesta fue Salva Maldonado.

Quieren reforzar bastante el aspecto de la cantera. ¿Piensa que los canteranos no tuvieron tanta importancia en el equipo como en otros cursos la pasada temporada?

El problema del año pasado, entre otros, y al producirse resultados adversos desde el principio, pudo ser pensar que la responsabilidad de salvar al equipo iba a recaer en los canteranos. Tienen que tener su papel, pero con cierta progresión. El peso de salvar la institución no puede recaer sobre ellos desde el minuto cero. Este año habrá canteranos, como siempre, y lo vamos a defender. Tendrán los minutos necesarios para que vayan creciendo deportiva y humanamente.

De hecho, uno de ellos, Juancho Hernangómez, se va a la NBA. Supongo que será un motivo de orgullo para ustedes.

Siempre lo es que un jugador formado en nuestra plantilla, como Juancho o Lucas (Nogueira), acabe en la NBA. Algún día tendremos que abordar otro problema: qué pasa con los derechos de los jugadores que van allí. En cualquier caso, a Juancho le deseamos lo mejor. Las puertas del club siempre estarán abiertas para él. Es un gran jugador y una gran persona.

Ahora que él se va, ¿Darío Brizuela puede estar preparado para ser el jugador franquicia? ¿Jaime Fernández y Nacho Martín también seguirán?

Darío Brizuela se va a quedar con nosotros. Apostamos por él y estamos convencidos de que tiene un gran futuro, que pasa por Estudiantes. Jaime tiene contrato y ya casi está ultimada la continuidad de Nacho.

Perspectivas de futuro

Entonces, ¿los problemas del año pasado se ven lejanos?

Yo no los veo. Ni siquiera en el más lejano horizonte creo que vayamos a tener los problemas del curso anterior. Se han puesto las condiciones para ello.

Además, la deuda del Estudiantes está bastante aliviada, según afirma.

Hemos avanzado notablemente en lo económico. Tenemos la menor deuda de los últimos diez años y eso nos permite afrontar el futuro con más garantías. Los motivos económicos siempre son una preocupación en el deporte profesional y en el baloncesto. Algún día habrá que abordar estos problemas. Siguen siendo una preocupación nuestra, pero en menor medida.

Con el apoyo de un gran patrocinador (Movistar), ¿el Estudiantes puede estar tranquilo?

Han renovado tres años más con nosotros, y hemos mejorado las condiciones, pero seguimos siendo uno de los equipos con un presupuesto más bajo. Que tampoco se dé la sensación de que estamos en una situación ni siquiera de mitad de tabla en presupuesto. Siempre decimos que mejoramos nuestro nivel en la tabla tres o cuatro puestos más en el nivel presupuestario, pero estamos en la parte baja de la clasificación a esos efectos. Movistar nos ayuda, pero no es nada comparable con las ayudas institucionales, con equipos que tienen una fiscalidad distinta (País Vasco o Andorra), los que pertenecen a entidades financieras, los que tienen apoyos clarísimos de instituciones públicas o los que dependen del baloncesto.

Los aficionados del Estudiantes en el último partido liguero.

Los aficionados del Estudiantes en el último partido liguero. ACB Photo

Viendo los movimientos de Madrid, Barça y Baskonia en el mercado, ¿hay aún más brecha entre los equipos grandes y el resto?

Es una obviedad. Las diferencias entre estos tres y los demás es abrumadora. Ya nos gustaría el modelo NBA. Algunos equipos estamos empeñados en que las condiciones económicas se igualen o que, por lo menos, cambien a favor de los conjuntos más modestos, entre los que nos encontramos.

Dice que el objetivo del Estudiantes es mantenerse e ir partido a partido. Una filosofía similar a la del Atlético de Madrid en fútbol.

Nosotros no nos queremos equiparar con nadie. El primer objetivo es no estar en la situación en la que estuvimos el año pasado. A partir de ahí, aspiramos a todo, pero siendo prudentes y cautos, no planteándonos objetivos irrealizables y utópicos. Queremos iniciar una buena temporada, ganar los partidos que debemos ganar e ir consolidando una posición media en la tabla, que es la que corresponde a nuestro presupuesto, plantilla y aspiraciones.

Por último, ¿dónde le gustaría a Fernando Galindo que estuviese el Estudiantes dentro de un año?

Me gustaría estar en la Copa del Rey, en los playoffs… (risas). Siendo realistas y conscientes de que nuestros objetivos son más modestos, nunca debemos no aspirar deportivamente a lo mejor.