Liga Endesa

El UCAM Murcia castiga las dudas del Madrid

Con un Cabezas estelar en los últimos minutos, los pimentoneros empatan los cuartos de final (91-87) y obligan a decidir la serie el martes en un tercer encuentro a cara o cruz en Madrid.

Carlos Cabezas, el héroe del triunfo del UCAM Murcia ante el Madrid.

Carlos Cabezas, el héroe del triunfo del UCAM Murcia ante el Madrid. ACB Photo

Los grandes equipos no sólo se caracterizan por tener jugadores determinantes en sus filas. Los secundarios, aunque desapercibidos muchas veces, pueden resultar tan o más importantes que las estrellas en los momentos clave. Como sigue demostrando Carlos Cabezas, uno de los estandartes de los juniors de oro, en Murcia. Metía triples decisivos con la selección (cómo olvidar aquél contra USA en la final junior de Lisboa), también lo hacía en el Unicaja y, por si había dudas, no se le ha olvidado meterlos en territorio pimentonero. Él y Nemanja Radovic reivindicaron el papel de los suplentes con unos últimos minutos fundamentales para que el UCAM Murcia sorprendiera en casa a todo un Real Madrid (91-87). Poniendo el 1-1 en la eliminatoria de cuartos de final del playoff que les mide y, de paso, abocando a los blancos al enésimo 'match-ball' de la temporada este martes en el Barclaycard Center.

Una vez más, el colectivo fue el gran pilar en el que se sustentó el gran partido de los hombres de Fotis Katsikaris. Un técnico que, por cierto, fue el último en eliminar al Real Madrid en una ronda previa a la gran final de la ACB, allá por 2011, cuando dirigía al Bilbao Basket. Además del encargado de sacar a relucir el talento en ciernes de Facundo Campazzo, sin apenas brillo en la capital la temporada pasada. O de recuperar para la causa a Vitor Faverani, el hijo pródigo venido a menos tras pasar por la NBA. Dos jugadores fundamentales, en fin, para empatar la serie, con 19 puntos por barba.

Esta vez, 'Facu' sí les ganó la partida a Sergio Rodríguez y Sergio Llull, pares y excompañeros en el Madrid. Su descaro no tuvo parangón en su nueva casa, haciendo y deshaciendo con una afición totalmente entregada a la causa. Y eso que los Sergios, para hacer honor a la costumbre, llevaron las riendas visitantes en los momentos más candentes. Ni por esas, el partido fue denominación de origen Campazzo cómo y cuando él quiso: penetraciones, triples… Magia, en resumen.

Faverani lo tuvo más difícil para sobresalir. Enfrente tuvo al Felipe Reyes de los mejores días, el que se obceca con la entrega hasta las últimas consecuencias. Con 21 puntos y 8 rebotes (27 de valoración), realmente hizo olvidar la temprana baja de Gustavo Ayón por una descalificante. Trey Thompkins, Augusto Lima y Willy Hernangómez también tuvieron sus momentos de gloria bajo los aros. Porque en la pintura, y también en el rebote, estuvieron las principales opciones de triunfo del Madrid.

Definitivamente, ni el triple (3/19, un 15% de acierto) ni los tiros libres (los de Laso volvieron a fallar algunos lanzamientos de personal importantes) demostraron ser clavos a los que agarrarse para los blancos. Y, aun con Jaycee Carroll afinando la muñeca en ciertos momentos calientes, los secundarios del Madrid no brillaron tanto como los del UCAM Murcia. Para muestra, la 'desaparición' de Nocioni y Maciulis, menos protagonistas en el equipo de aquí a un tiempo.

A la hora de la verdad, también faltó defensa. El vigente campeón tan sólo ganó un cuarto en todo el partido (el primero) y las diferencias en el marcador siempre fueron exiguas. Hasta que el UCAM Murcia cogió la moto, con Cabezas capeando el temporal cuando venían curvas, y pasó al Madrid en la recta de meta. Y con claridad.

De nuevo, un partido por el todo o la nada en el horizonte, como les sucede al Baskonia y el Gran Canaria. Más allá, como hipotético rival del Madrid en semifinales, un Valencia Basket fresco tras ganar al Unicaja en su serie por la vía rápida (2-0). Al igual que hizo el eterno rival, el Barça, ante el Fuenlabrada. Malas noticias, aunque quizá la peor de todas sea que el Madrid todavía no ha entrado del todo en la dinámica del playoff. Las sábanas amenazaron con pegarse el viernes. Este domingo, lograron su propósito.

Ficha técnica

91. Universidad Católica de Murcia Club Baloncesto (26+21+24+20): Campazzo (19), Benite (4), Rojas (6), Antelo (5) y Faverani (19) -cinco inicial-, Cabezas (12), Radovic (11), Lishchuk (-), Wood (9) y Kelati (6).

87. Real Madrid (31+19+18+19): Sergio Rodríguez (10), Llull (15), Maciulis (1), Thompkins (9) y Ayón (2) -cinco inicial-, Nocioni (2), Doncic (-), Reyes (21), Carroll (11), Lima (4), Willy Hernagómez (10) y Taylor (2).

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Jorge Martínez Fernández y Sergio Manuel Rodríguez. Expulsaron al visitante Ayón en el minuto 3.

Incidencias: segundo partido de la eliminatoria de cuartos de final por el título de la Liga Endesa de baloncesto que se disputó en el Palacio de los Deportes de Murcia ante 6.342 espectadores. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Javier Orive, periodista deportivo vitoriano afincado en Murcia que falleció el pasado domingo a la edad de 45 años.