BALONCESTO

La Euroliga denuncia la "agresividad" de la FIBA

La máxima competición europea de clubes apunta a la creación de la Basketball Champions League como causante del conflicto entre ambos entes en una carta abierta.

Una reunión reciente de la Euroliga en su sede de Barcelona.

Una reunión reciente de la Euroliga en su sede de Barcelona. Euroleague Basketball

La guerra abierta entre la Euroliga y la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto) continúa vigente. La amenaza de sanciones a las selecciones de los países que no respeten la autoridad del segundo ente ha avivado aún más el conflicto entre ambas organizaciones. Así lo ratifica una carta abierta emitida por la gestora de la máxima competición europea del baloncesto este jueves.

"Al final del 2012 la FIBA aprobó el nuevo calendario para las competiciones de selecciones, rompiendo unilateralmente el acuerdo firmado con la Euroliga en 2004. Desde entonces, hemos observado una agresividad que se ha ido incrementando por parte de FIBA contra la organización creada por los clubes europeos de baloncesto", comienza la misiva la organización dirigida por Jordi Bertomeu.

"Este comportamiento de la FIBA se ha intensificado desde el pasado noviembre, cuando los clubes rechazaron su proposición para controlar las competiciones europeas. En los meses recientes, hemos visto cómo pasaban de proponer una competición con 10 años de contrato garantizados para algunos equipos a aseverar que los resultados deportivos anuales deberían ser el único criterio para participar en las competiciones europeas", prosigue la carta.

La Euroliga también denuncia las presiones de la FIBA sobre los distintos equipos europeos, "causando una división en el baloncesto europeo" e "ignorando que los deportes son fundamentalmente un propósito libre y voluntario, un derecho y no un deber". La actuación del organismo internacional resulta "una falta de respeto" hacia los equipos continentales, imponiendo "condiciones y reglas que no se aplican a otras ligas e individuos que son parte de esta organización".

A pesar de su "tristeza y desacuerdo" con las actuaciones recientes del ente por excelencia del baloncesto mundial, la Euroliga puntualiza que no cuestiona "el hecho de que la FIBA quizá organice otra competición europea de clubes, como ha sido el caso en los últimos 15 años".

Es más, le "apoya para continuar haciéndolo" y respeta a "aquellos que prefirieron alternativas diferentes", incluso manteniendo la invitación para unirse a la Euroliga "abierta para clubes de todas las ligas". También se afirma que "se ha invitado repetidamente a la FIBA a establecer un diálogo para colaborar mutuamente", recibiendo un 'no' por respuesta.