LIGA ENDESA

El perímetro del Real Madrid acaba con el Sevilla

Los 21 puntos de KC Rivers, más los 19 de Jaycee Carroll, fueron capitales para el cómodo triunfo ante los hispalenses (107-83).

KC Rivers intenta penetrar ante la defensa de Sevilla durante el partido.

KC Rivers intenta penetrar ante la defensa de Sevilla durante el partido. ACB Photo

  1. Liga Endesa
  2. Real Madrid de baloncesto
  3. Deportes
  4. Competiciones

El triple es como esa ex novia de la que nunca consigues olvidarte. Unos días, le querías con locura y te sentías el hombre más feliz, confiado y acaramelado del mundo. Otros, te dabas cuenta de que las relaciones no son tan idílicas como en las películas de Disney, sino más bien como las suele plasmar Woody Allen. Complejas, con altibajos e incluso con algunos momentos de auténtico distanciamiento. Esa sensación de amor-odio se traslada a las canchas de baloncesto con la línea del 6.75. El Real Madrid la experimentó para bien este domingo (11/18 en triples para un 61% de acierto), mientras que el Baloncesto Sevilla lo hizo para mal (5/19, 26%). La conclusión fue la amplia victoria de los locales (107-83).

Y es que los exteriores blancos no pudieron tener un día más lúcido desde el perímetro. Empezando por KC Rivers, todo un hijo pródigo para el ataque del Madrid. El rendimiento del alero norteamericano está ya a la altura del demostrado en el Bayern de Múnich y en ciertos momentos clave de la temporada pasada. Incluso puede que con un protagonismo mayor, pasando de revulsivo a líder anotador de los hombres de Laso con naturalidad. Su ascendencia en el equipo, merecedora de la ovación del Palacio de los Deportes madrileño ante el Sevilla, va a más, con la aclimatación más que superada.

Fue el día de los americanos, al menos de los “bajitos”. Jaycee Carroll también tuvo una cuota importante de protagonismo en el conjunto local, cómo no por la efectividad en el triple (4 de 7 aciertos), y la explosividad de Jeff Taylor apareció para dar espectáculo. Otro jugador que no tardó en aprovecharse del buen día del Madrid desde la larga distancia fue Sergio Rodríguez. No sólo anotó, sino que también repartió juego con maestría.

Un buen espejo en el que mirarse para Luka Doncic, cuyos minutos en la cancha cada vez necesitan ser escudriñados con mayor e imperioso interés. Por su garra y por su evidente incidencia, a pesar de contar con tan sólo 16 años, en el esquema de Laso. El juego interior pasó más desapercibido, con Felipe Reyes y Willy Hernangómez, con minutos y relevancia ante su ex equipo, obteniendo las mejores notas.

Poco importó. La felicidad inundó al equipo y la afición locales dada la comodidad de la victoria. Hasta Ndour se atrevió con un tapón, y los niños presentes en la grada hicieron lo propio con los cánticos de apoyo al Madrid. Quizá les animó el ímpetu de los jóvenes del equipo, tanto en la cancha como fuera de ella, donde los juniors campeones del Torneo de L' Hospitalet fueron testigos del encuentro.

Poco pudo hacer el Sevilla para detener la ofensiva local. Al menos, ganaron la batalla interior a los puntos gracias a Ondrej Balvin (20), el mejor hispalense junto a Oriola (14) y Bamforth (13). Insuficientes réditos a pesar de la buena anotación lograda en el cómputo global. No fue el día de las defensas, aunque poco importó. Así, para los locales cobró sentido la máxima taurina: “No hay quinto (partido centenario) malo”.

Ficha técnica

107 - Real Madrid (30+33+24+20): Sergio Rodríguez (11), Rivers (21), Maciulis (8), Thompkins (3) y Hernangómez (10) -cinco inicial-, Ndour (6), Nocioni (2), Doncic (5), Reyes (12), Carroll (19) y Taylor (10).

83 - Baloncesto Sevilla (16+20+29+18): Bamforth (13), Miljenovic (4), Henton (10), Nachbar (8) y Balvin (20) y -quinteto titular-, Sánchez (8), Anderson (-), Cate (2), Oriola (14) y Rodríguez (4).

Árbitros: Conde, Guirao y Zamorano. Eliminaron a Alfonso Sánchez (min. 37).

Incidencias: Partido correspondiente a la 15ª jornada de la Liga Endesa disputado en el Barclaycard Center ante 9.105 espectadores. En los prolegómenos del partido, el equipo júnior del Real Madrid ofreció a la afición el trofeo de campeón del torneo de Hospitalet.