NBA

Mirotic: "Mi hijo me ha hecho mejor jugador"

El ala pívot cuenta su secreto en una entrevista a EL ESPAÑOL, en una segunda temporada en la NBA más complicada que la primera.

Nikola Mirotic durante un partido reciente con Chicago Bulls.

Nikola Mirotic durante un partido reciente con Chicago Bulls. Getty Images

  1. Nikola Mirotic
  2. NBA
  3. Competiciones
  4. Deportes
  5. Entrevistas
  6. Estados Unidos

Dicen que la segunda temporada en la NBA puede ser incluso más difícil que la del debut. Nikola Mirotic (Podorica, 1991) está demostrando que se puede invertir la tendencia. Mientras, en el santuario de uno de los equipos con más historia de la NBA, cuna de algunos de los mejores tiradores blancos de la historia, como Larry Bird, o de grandes postes como Bill Walton o Kevin McHale, el ala pívot que reúne ambas características cuenta su secreto en exclusiva para EL ESPAÑOL.

¿Es cierto que la llegada al mundo de su hijo está descubriendo a un nuevo Mirotic?

Sí. Me ha hecho madurar. Ya era muy familiar, pero ahora me gusta aún más pasar tiempo con mi familia. Con mi mujer y con mi hijo. Me da tranquilidad. Incluso que venga a verme a un partido me ha venido bien porque lo relativizas todo. Estoy sano, mi familia también, no puedo pedir más a la vida. El resto es relativo

¿Se refiere, por ejemplo, a la adaptación a este nuevo mundo?

Claro. El año pasado fue muy duro por la adaptación a la nueva ciudad. Llegaba a un nuevo equipo, a la NBA... Todo era novedoso para mí: el idioma, el estilo de juego, el día a día… pero ahora todo va mucho mejor. Esta temporada está siendo muy positiva. Estoy jugando bastantes minutos, aunque no ha sido fácil. Mucha gente esperaba que no tuviera oportunidades porque al entrenador anterior no le gustaba jugar con novatos, pero se demostró que no tenía por qué ser así.

Pero no todo va tan rodado ahora en Chicago…

Ahora no estoy metiendo de tres como al principio de temporada y hemos perdido unos partidos, pero esto es solo una cuestión de confianza, de rachas… Yo me concentro en mejorar en todo. Ni una cosa, ni dos. El físico lo estoy trabajando muy duro. Es cuestión de continuidad, no de un día. Estoy ganando peso, pero sin perder versatilidad y eso, a veces, cuesta.

¿Qué le falta para seguir creciendo como jugador?

Veamos… he de mejorar el tiro de tres, la defensa, el rebote, botar mejor, ser más fuerte… (risas). Bueno. Mejor ir poco a poco, ¿no? Desde el año pasado estoy haciendo algunas cosas mejor. Esta temporada todo está siendo más fácil y natural. No sólo por jugar, sino por Chicago, que es una gran ciudad a la que, cada día, estoy más adaptado. Tengo más tiempo, mi hijo es más grande y eso te permite poder disfrutar más de la vida.

En lo personal sí que ha cambiado su vida…

¡Desde luego! Me ha cambiado la vida a mejor. Me gustan los hijos y su llegada me ha tranquilizado. Me ha unido más a mi mujer. Cuando llegamos fue duro porque Aleksandr era muy pequeño y no podía estar tanto con él. Ahora todo es más fácil. Es muy divertido.

Hablamos en el santuario de un referente para muchos. ¿Qué opina de Larry Bird?

Fue “raza blanca-tirador-ganador” y se puede aprender mucho de su experiencia. No fue muy físico, pero tenía su cabeza funcionando a 100 por hora constantemente y con su inteligencia, espíritu, talento y trabajo fue de los mejores de la historia. Es muy importante poder fijarte en jugadores así para mejorar.

¿Le vio jugar en vídeo? Es usted muy joven…

Sí, claro. Sólo en vídeos, como mucha gente. Disfruté muchas veces con sus “highlights” en internet y estar aquí es una pasada. Juegas en un pedazo de la historia.

Volviendo a la actualidad, ¿qué puede aportar un cuatro abierto con tan buena mano a un equipo en esta época en la que el campo se está quedando pequeño?

Buena pregunta. Simplemente hay que mirar la figura de un jugador y su impacto en España, que fue Jorge Garbajosa. Él fue muy importante para el estilo de la Selección. Mira cómo le fue a España desde que evolucionó hacia esa posición. Es otro de mis referentes.

Hablamos de otra dimensión en la historia del baloncesto español. El Mundial de 2006…

Eso es. Con él se dio un paso que llevó a España a ser campeona del mundo y el cambio que todos buscaban, cuatros abiertos que te puedan dar extras. 

Con jugadores del tamaño de los hermanos Gasol, parece aún más necesaria la presencia de jugadores interiores capaces de abrir el campo para competir en Río.

Es verdad. Pero ya veremos qué es lo que pasa. Independientemente del que vaya a Río, el deseo de todos es que podamos jugar Ibaka y yo juntos algún día. A mí me encantaría que pudiéramos coincidir, como en el Madrid.

Otra dimensión de la importancia de la familia en su juego la tiene en su entrenador personal, ¿verdad?

Sí. Es mi suegro. Seguimos trabajando en los veranos. Antes de la selección e incluso durante la concentración vino a hacer cosas conmigo. Ha sido y sigue siendo una figura muy importante para mí porque dimos juntos los primeros pasos y siempre lo tengo cerca.

Eso es llevarse el trabajo a casa… ¿Ha pensado en ampliar la familia pronto? Sería bonito ver jugar a los hermanos Mirotic algún día…

(Risas) En un futuro sí que me gustaría tener una familia grande, ¿quién sabe?

Por último y regresando a la NBA, ¿tiene algún adjetivo para la manera de jugar de Stephen Curry?

Sí. Increíble. Da gusto verle. Mete triples como bandejas, cayéndose, de cualquier forma. Que siga así porque no está en nuestra conferencia y solo podemos verle en la final, lo que es de celebrar... Es increíble su confianza y cómo está haciendo jugar a su equipo.