Vuelos de ida y vuelta a Brasil

El avión caído era el que trasladó a la selección argentina hace dos semanas: "Era muy precario"

La albiceleste voló en la misma nave desde Buenos Aires hasta Belo Horizonte por un partido contra Brasil. Según el diario 'Clarín', el avión les pareció "pequeño" y "precario": "No estaba a la altura".

El avión destrozado.

El avión destrozado. Reuters

  1. Chapecoense
  2. Accidentes aéreos
  3. Aviones
  4. Lionel Messi
  5. Argentina
  6. Brasil

El avión que se estrelló en la noche del lunes en Colombia con el equipo del Chapecoense de Brasil a bordo era el mismo que utilizó la selección de fútbol argentina para ir de Buenos Aires a Belo Horizonte (y vuelta) en la última doble jornada de las Eliminatorias sudamericanas al Mundial 2018, en el que el equipo dirigido por Edgardo Bauza jugó frente a Brasil como visitante y contra Colombia de local.

Se trataba de un Avro Regional Jet 85 matrícula CP-2933, perteneciente a la empresa LAMIA (Línea Aérea Mérida Internacional de Aviación) Bolivia, que el combinado argentino utilizó para realizar uno de sus últimos vuelos. La aeronave, fletada por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), llevó al equipo, abanderado por Lionel Messi, después de la dura derrota por 3-0 contra Brasil en el estadio Mineiro. 

Cambio de avión

No sería ése, sin embargo, el avión utilizado por la selección argentina días después para el partido a disputar en la provincia de San Juan contra Colombia el lunes 14 de noviembre (victoria 3-0).

Fuentes de la federación argentina confirmaron al diario Clarín que el avión era "muy chico y muy precario" y que "no estaba a la altura de la Selección". "Se movía mucho, tenía ruidos por todos lados y los problemas de espacio eran evidentes, tanto que había inconvenientes para acomodar el equipaje de mano en los compartimentos dentro de la cabina", dijeron las citadas fuentes. También recordaron la cordialidad de la tripulación, toda de origen boliviano, que adolecía no obstante de cierta improvisación en el trato con los pasajeros. 

De origen venezolana, la compañía LAMIA (propietaria de la nave siniestrada) es actualmente una empresa de capitales bolivianos, cuyos aviones son alquilados por varias federaciones y clubes de fútbol de la región.