Mundial de Fórmula 1

Alejandro Agag: “Bernie me dijo que no lo conseguiría”

Alejandro Agag, presidente de la Fórmula E, demostró a Ecclestone que el sueño eléctrico se podía hacer realidad.

Alejandro Agag, CEO de la Fórmula E.

Alejandro Agag, CEO de la Fórmula E. Getty Images

  1. Mundial de Fórmula 1
  2. Alejandro Agag
  3. Bernie Ecclestone
  4. Entrevistas

Toto Wolff, responsable máximo del equipo dominador de Fórmula 1, Mercedes, dice que la Fórmula E “no es un deporte de motor”. Pero reconoce que la nueva categoría que está invadiendo las ciudades más importantes del mundo está llevando la competición a las personas y no estas a la competición. También asegura Wolff que esta nueva modalidad tiene su propio lugar y “su derecho de existir”.

Se ha echado el cierre de la segunda temporada de la Fórmula E con un formato de dos Grandes Premios, o mejor dicho, dos 'ePrix' como son conocidos en esta nueva categoría. Los 'ePrix' se celebraron en el parque londinense de Battersea Park, la Fórmula E está llamando la atención no sólo de las grandes capitales.

Cada vez es mayor el número de ciudades que llaman a las puertas de Alejandro Agag. Pretenden conseguir un hueco en un calendario que llevará a sus monoplazas con ruedas Michelin de 18 pulgadas desde Londres a Nueva York pasando por París, Hong Kong y Berlín.

EL ESPAÑOL ha visitado al hombre que ha creado una competición de la nada en la que pocos creían y que se ha consolidado. En el futuro dará un salto de calidad que pocos son capaces de ver y que sorprenderá a la gran mayoría.

Alejandro Agag es un político español que se ha rendido a sus sueños de juventud abandonando la política activa por la consecución de una visión comprometida a largo plazo con el medio ambiente.

Durante el fin de semana en el que se cerraba la temporada de la Fórmula E y se debía decidir quién se coronaría como campeón de la categoría, este diario ha charlado en exclusiva con el artífice de una idea que surgió de una cena en París con el presidente de la FIA, Jean Todt y un viejo amigo y vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani.

Ante la sensibilidad por el futuro eléctrico de la industria del automóvil de Tajani, Alejandro Agag puso la primera piedra de una idea que cambiaría para siempre el concepto que hoy en día se tiene de los coches eléctricos. Este concepto se une al inconmensurable trabajo que Elon Musk ha realizado con la confirmación de Tesla y sus coches que rompen estereotipos anquilosados.

En el 'paddock' de Londres, allí donde Bernie Ecclestone no ha sido capaz de desembarcar con su imperio de miles de millones de dólares que mueve la Fórmula 1, este periódico se ha encontrado con Alejandro Agag en un cara a cara que desvela los puntos claves de una idea hecha realidad.

¿Qué ha quedado de aquel joven que no paraba de invitar a personalidades durante su etapa como estudiante y de las enseñanzas de Cunef?

Sigue siendo el mismo. Cuando yo era estudiante en Cunef, mi sueño era montar una compañía, una empresa, y al final he tenido la gran suerte de poder hacerlo. Estudié empresariales y siempre mi sueño era montar una compañía como esta, crear empleo y montar un proyecto que fuera viable en el largo plazo. Creo que es lo que hoy es Fórmula E.

¿Cómo surge la idea de montar un campeonato del mundo de una Fórmula Eléctrica?

Yo ya estaba en las carreras y el mundo del motor pero veía que faltaba algo que hiciera más relevante el deporte del motor, que lo hiciera más próximo a las preocupaciones de verdad que tienen la sociedad y que a mí siempre me han preocupado, como el medio ambiente.

Cuando vi que había tecnología lista para poder hacer una carrera de coches eléctricos me convencí. Era una gran idea unir el deporte del motor con la sostenibilidad, la Fórmula E.

¿Cuál fue la clave que hizo que la idea se hiciera en realidad?

La clave de que la idea se convierta en realidad depende mucho de la idea. Creo que la idea de Fórmula E es tan fuerte que simplemente con lanzarla mucha gente se quiso unir a ella. Todo el mundo ha ido entrando, tanto equipos como pilotos, como inversores, como los propios miembros del equipo de Fórmula E. Todos ellos han querido entrar en este proyecto eso es lo que ha conseguido que se haga realidad por la propia fuerza de la idea.

¿Ha tenido que romper muchos estereotipos?

Sí. Al principio nadie se creía que esto fuera a salir. Había un consenso general en el mundo del motor: la Fórmula E no tenía posibilidades de éxito. Pero eso también es una motivación, cuanta más gente cree que no lo vas a conseguir más te motiva para poder conseguirlo. Al final lo hemos conseguido y aquí estamos.

¿Tesla está abriendo el camino para los coches de calle eléctricos. ¿Ha tratado de ‘seducir’ a Tesla y su creador Elon Musk para atraerlo hacia la FE?

Estuve reunido con Elon Musk en su fábrica en California, hablamos durante una hora en la que se pasó bastante tiempo contándome su plan de mudanza a Marte. Me dijo que estaba muy concentrado en mis modelos de calle y no quiero desviar la atención de mis ingenieros de los modelos de calle. Esto es verdad porque tienen una demanda fortísima de sus coches y tienen una presión de calendario de producir esos coches y sacarlos adelante.

Esa fue la explicación que me dio, es respetable pero yo tengo gran admiración por él. Sobre todo por lo que está haciendo por la imagen del coche eléctrico. Lo que hacemos en Fórmula E y lo que hace él es muy parecido, cambiar la imagen del coche eléctrico.

¿Y con Faraday el proyecto que causa tanto revuelo en los EEUU?

Faraday ha entrado en Fórmula E, es una de las grandes marcas del futuro del automovilismo, gran inversión, grandes medios, capital chino y acaban de entrar oficialmente en el campeonato de Fórmula E con un equipo que desde octubre se llamará Faraday Dragon Racing.

¿Cómo puede ser que la FE compita en ciudades como París, Londres y para la próxima temporada Nueva York y la F1 no sea capaz de hacer lo mismo? ¿Dónde está la clave del éxito?

Creo que nosotros tenemos la ventaja de ser eléctricos y de hacer menos ruido y eso es muy importante hoy en día para los que toman decisiones en las ciudades. La contaminación acústica, la contaminación de CO2 y la combustión es lo que probablemente hace más difícil para los campeonatos de combustión el correr en ciudades.

Nosotros no tenemos ese problema y casi todos los alcaldes del mundo lo que quieren promover es la movilidad limpia en las ciudades lo que nos da una gran ventaja.

¿Usted es amigo de Bernie Ecclestone. ¿Qué le dijo 'Mr. E' cuando le comentó la idea de crear la Fórmula E?

Bernie me dijo que no lo iba a conseguir y que no llegaría a la primera carrera (esto me lo dijo dos años antes). Luego me dijo la semana antes de la primera carrera: 'Me alegro que yo estuviera equivocado y que tuvieras razón'. Bernie es un amigo desde hace de muchos años.

Últimamente desde medios británicos se le pone en cabeza de las quinielas y en primera línea de parrilla por la sucesión de Bernie Ecclestone. ¿Se ve usted como sucesor de Bernie Ecclestone al mando de la Fórmula 1?

Creo que a Bernie le queda mucho tiempo, mucho carrete digamos. Está en plena forma, le queda mucho y yo tengo un compromiso total cien por cien con la Fórmula E. Por tanto no, no me veo como sucesor de Bernie Ecclestone. Además, no creo que Bernie Ecclestone tenga sucesor. No sé muy bien lo que harán después de que Bernie se vaya, pero yo creo que Bernie no tienen sucesor.

Ecclestone es único. Tengo una admiración inmensa por él, nos vemos mucho, comemos con regularidad aquí en Londres y está todavía en una forma fantástica.

Pero usted está emulando en muchos sentidos en la Fórmula E lo que hizo Ecclestone reinventando la Fórmula 1. ¿Aceptaría el reto?

Le he copiado a Bernie. Él montó la Fórmula 1 yo estoy intentando hacer con la Fórmula E lo que él hizo con la Fórmula 1, pero de ahí a dirigir la Fórmula 1 hay mucha distancia. Sé que hay mucha especulación y que mi nombre ha salido en medios británicos, pero no hay nada sólido detrás de todo eso.

Por detrás, en la mesa en la que EL ESPAÑOL habla con Agag, se escuchaba una voz que decía “sería el número uno”. Alejandro Agag insistía en que “no hay nada” sobre ser el sucesor de Ecclestone. LLa voz de detrás apuntaba: “Serías el número para hacerlo con toda las ideas nuevas…”. “Ah… bueno no hay nada de momento…” aclaraba Agag esbozando una media sonrisa.