Halloween en pantalla

Series que dan mucho miedo

Hablamos en serio: aquí va una lista alternativa con las series que realmente meten miedo.

Una escena de Z Nation.

Una escena de Z Nation.

  1. Halloween
  2. The Walking Dead
  3. Terror

¿Por qué se olvidan las listas de series para ver en Halloween de las series que realmente dan miedo? Aquí van algunas que sí son realmente espeluznantes, y no The Walking Dead: Van helsing, estrenada este año en Syfy y que nos produce verdaderos escalofríos cuando comprendemos que existen directivos capaces de darle el visto bueno a semejante patraña (seguramente los mismos que dieron luz verde a Da Vinci’s demons). Dentro de este universo vampírico encontramos también The Strain, creación de Guillermo del Toro que ya va por su segunda temporada y donde lo que realmente produce mal rollo es el peluquín de su protagonista. Y es que en una serie repleta de monstruos infernales y seres de ultra tumba, tiene mérito que ese peluquín sea el bicho más raro y siniestro.

Más monstruos. El género de los zombies ha engendrado verdaderas pesadillas, la mayor de ellas Z Nation, de nuevo un producto de Syfy, cadena con el don de convertir en cutre todo lo que toca. Para que lo entiendan, es como si dejasen a la mente que ideó Sharknado vía libre para plagiar The Walking Dead. Aquí no hay conflicto moral, ni disertaciones humanísticas. Tan solo encontramos un más difícil todavía, un ejercicio de rizar el rizo hacia la locura más inverosímil. No es casualidad que uno de los capítulos tenga como eje dramático un tornado de zombies, y en otro nos encontremos con muertos vivientes radioactivos.

Segunda temporada de Dominion.

Segunda temporada de Dominion.

Más terror: Dominion, una serie basada en la película Legión y que nos habla de la lucha entre los humanos y los ángeles en un futuro apocalíptico donde escasea la comida, la electricidad y las camisetas. Eso sí, aquí nos resuelven sin pudor la duda sobre el sexo de los ángeles. Tienen y mucho.

Y una serie que nació con la noble vocación de asustar, que se ha convertido en una comedia a lo Agárralo como puedas: Scream Queens. Protagonizada por Emma Roberts, sobrina de Julia Roberts, mezcla Glee con el slash, provocando una desagradable sensación que te lleva a apartar la vista de la pantalla, pero en este caso por la vergüenza ajena que genera. Sus muertes absurdas, acompañadas de las reacciones aún más absurdas de aquellos que siguen vivos, han convertido a esta serie en una obra de culto, que en unos años adquirirá el estatus que hoy en día tiene The Rocky Horror Picture Show.

2 broke girls.

2 broke girls.

Las pijas también meten miedo: 2 broke girls (Dos chicas sin blanca). Sus chistes son tan penosos como Bertín Osborne cocinando. Su continuo uso y abuso del one-liner (chiste de una sola línea) provoca la misma sensación que tienes cuando en una película de miedo sabes que el asesino acecha a la vuelta de la esquina para asestar su puñalada o hachazo. Lo esperas con pavor, y cuando llega recorre todo tu cuerpo dejándote en shock. Provoca aún más terror, y mucho, descubrir que lleva la friolera de cinco temporadas, y que no tiene pinta de acabarse. Si desea pasarlo muy mal en Halloween, es una opción segura.

Algo más gore: Crisis in Six Scenes, en la que Woody Allen demuestra que puede manejar igual de bien la comedia que el género de tortura y sadismo, llevando al espectador al borde de la desesperación y la locura, gracias en este caso a su tempo y a sus actuaciones. Se rumorea que, después de este experimento, le han propuesto dirigir la nueva película de la franquicia Saw.

Una serie que pone los pelos de punta: Sense 8, producto que no querrías ver a solas. Ni acompañado. Creada por los Wachowski (primero hermanos, luego hermano y hermana, y finalmente hermanas), se trata de un pastiche new age de pseudociencia y pseudoerotismo, una muestra de la decadencia y caída libre creativa de aquellos que fueron capaces de crear Matrix, un filme que marcó una época. Los Wachowsky han pasado en pocos años de ser los maestros de la acción a los maestros del terror, teniendo en cuenta que antes habían perpetrado la traslación a imagen real de la serie de animación Speed Racer, sin olvidar esa propuesta sin pies ni cabeza llamada Cloud Atlas.

Una de aquí: el final más aterrador de todos los tiempos, Los Serrano. Piense en Resines despertándose, descubriendo que toda la serie ha sido un sueño, y helándonos la sangre en ese mismo instante al hacernos comprender que durante todos los capítulos hemos asistido a la mente perversa de un enfermo, capaz de generar una realidad donde sus hijos se lían entre ellos y en la que su mujer muere tras dejarse llevar por la desesperación. Ahora intente pegar ojo. Felices sueños.