la serie de moda

De 'La llamada' a 'Paquita Salas': cómo crear dos fenómenos de culto con menos de 30 años

Javi Calvo y Javi Ambrossi tienen 25 y 32 años y han creado dos de los productos más frescos y desprejuiciados del teatro y la televisión actuales.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en el Teatro Lara, su segunda casa.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en el Teatro Lara, su segunda casa. Ralf Pascual

  1. Cine español
  2. Teatro
  3. Cadenas de televisión
  4. Grupo Atresmedia

Todo el mundo habla de Paquita Salas. Seguro que ha oído algo sobre ella. Habrá leído su nombre en mas de un sitio y puede que incluso haya visto alguna fotografía. Nunca una web serie había dado tanto que hablar. Paquita está hasta en la sopa y ha conseguido que muchos se acerquen a internet para ver una serie que no sea Juego de Tronos. Esta representante de actores anclada en un pasado en el que todo fue mejor es el último fenómeno de la ficción española. Lo ha conseguido con sólo un episodio de menos de media hora, pero con mucho humor, mala leche y dosis de cariño.

La cara B del cine español como no se había visto. El día que Atresmedia colgó en Flooxer (su plataforma de contenido online) el primer capítulo Paquita Salas, fue Trending Topic y empezó una bola de nieve que culminará en septiembre, cuando se estrenen las cinco entregas de su primera temporada. Pero, ¿quién está detrás de Paquita? ¿quién vio en esa mujer potencial para una de las comedias más frescas que se han hecho en mucho tiempo? La respuesta tiene un mismo nombre para dos personas: Javier Calvo y Javier Ambrossi, que con 25 y 32 años respectivamente dan el salto a la televisión, donde ya habían trabajado como actores. El primero de ellos fue un de los protagonistas de Física o Química.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en el Teatro Lara, su segunda casa.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en el Teatro Lara, su segunda casa.

Son, como diría el mítico Un, dos, tres, pareja y residentes en Madrid, y Paquita Salas no es la primera vez que revolucionan el sector audiovisual, ya que también son los creadores de La llamada, ese musical que lleva tres años reventando el Teatro Lara con su mezcla irreverente de electro latino y religión. Por si fuera poco, en agosto empiezan a rodar la adaptación cinematográfica de la obra mientras ya piensan en más temporadas de Paquita Salas.

'Los Javis' atienden a EL ESPAÑOL en el Teatro Lara, donde se mueven como pez en el agua. Es su segunda casa, y es su dueño el que les dio la oportunidad de su vida y donde empezó todo. Ellos venían del microteatro y llamaban a todas las puertas buscando una oportunidad. Fue allí donde les abrieron las puertas. “Esto nos lo dio todo. Antonio (el dueño) es al que más agradecido le estaremos siempre. Él sintió la llamada. Un señor que cuando no éramos nadie nos dio un teatro y todo el cariño del mundo. Apostó por nosotros”, cuentan sentados en sus butacas y asegurando que a pesar de las ofertas La llamada nunca dejará esas paredes. Nació como una oferta para dos días y se interpretaba en el hall. Ahora sigue llenando la sala función tras función.

Nos hacía gracia la historia de una representante que se llamara Poaquita Salas. Nosotros empezamos todo siempre por cosas que nos hacen gracia y luego lo desarrollamos y buscamos la emoción

Fue en medio de la vorágine del éxito teatral cuando nació Paquita, y lo hizo como siempre les pasa, entre risas. “Llevábamos tres años enfrascados en La llamada y sentíamos que necesitábamos hacer algo para desahogarnos y nació esto. Primero pensamos en que sería para instagram de 15 segundos, luego en una serie de cinco minutos para Flooxer y fue creciendo hasta ahora”, recuerda Javier Ambrossi, hermano de Macarena García, primera protagonista de su debut teatral y con un cameo en el piloto de la webserie.

“Se nos fue de las manos, como todo, porque no sabemos pensar en pequeño”, recuerda Javier Calvo. “Nos hacía gracia la historia de una representante que se llamara Paquita Salas, que fuera Brays Efe. Nosotros empezamos todo siempre por cosas que nos hacen gracia y luego lo desarrollamos y buscamos la emoción, la verdad y la historia, pero empezamos con lo que nos hace reír, imaginar y pasarlo bien”, explica sobre su método de creación.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en Malasaña.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en Malasaña.

Lo que empezó como una broma ha ido creciendo hasta reventar las expectativas. Ni siquiera ellos se esperaban esta respuesta de público y crítica. “Esto es como cuando Belén Esteban ganó Gran Hermano Vip después de ganar Más que baile, que dices es improbable que la gente vuelva a apoyarte, piensas que ya te han apoyado en una cosa y entonces van a venir menos de nuevas. Sentir otra vez el cariño de los medios, de la gente de la profesión y los fans es muy inesperado”, dice riendo y emocionado Ambrossi.

Uno de los comentarios que se han hecho sobre Paquita Salas es que es una serie “de nicho”. Dedicada a un público muy concreto, en esta ocasión a los que se mueven en el de la industria del cine. Sólo ellos entenderán ciertas bromas del guion, pero ese término disgusta mucho a sus creadores, que se han enfrentado ya varias veces a la misma pregunta. “Ya he dado con la respuesta”, dice Javier Calvo dando un golpe en su pantorrilla. “¿Es Anatomía de Grey una serie de nicho porque habla de enfermedades que no me entero de nada? Pues no, es una serie que usa ese universo como excusa para hablar de otra cosa, y Paquita igual. No pasa nada si no te enteras de quién es Piti. Yo creo que la gente que dice que es de nicho es gente que va un pelín de lista, porque se creen que saben más cosas que los demás”, dice completando su argumento.

Esto es como cuando Belén Esteban ganó 'Gran Hermano Vip' después de ganar 'Más que baile', que dices: es improbable que la gente vuelva a apoyarte

“Luego esa misma gente, cuando les pones la serie de Antena 3 que es un contenedor que va destinado a un público desde niños a abuelos también lo critican. Hemos hecho la serie como hicimos La llamada, desde el corazón, es lo que nos apetecía. Habla de una señora que se enfrenta a la pérdida y eso es universal”, añada Javier Ambrossi.

Todos somos Paquita Salas

Ellos no hablan de médicos, hablan de lo que el glamour de las alfombras rojas no deja ver, de esas personas que pensaron que vivirían en el lujo y la abundancia y que el cine era café para todos. “Júntate a mi lado y habrá éxito”, dice Paquita Salas desde su oficina mientras se come una empanadilla y lucha porque los pocos actores conocidos que tiene no se vayan con otra. Porque la serie de Javier Calvo y Javier Ambrossi es, sobre todo, una serie sobre el abandono. Sobre sentir que no encajas y ahí, todos hemos sido alguna vez Paquita Salas.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en el Teatro Lara, su segunda casa.

Javi Ambrossi y Javi Calvo en el Teatro Lara, su segunda casa.

“Paquita somos todos, quién no conoce una o a ha sido alguna vez ella, quién no ha sido abandonado o no ha sentido que no era moderno, que estaba fuera de onda”, dice Ambrossi, que dice con sorna que a él le representaría el personaje que interpreta Brays Efe. Los dos creadores coinciden que han tenido a muchas personas así en su vida, pero no sólo como representantes, sino en todos los ámbitos del día a día.

Visto el éxito del primer episodio en Flooxer, muchos han empezado a especular con la posibilidad de que la serie diera el salto a una cadena generalista. A Javier Calvo le haría ilusión, pero cree que su primera temporada le pertenece a Flooxer. “Quien nos ha apoyado y dado carta banca es Flooxer. Nos dieron el dinero para hacerlo sin pedir nada a cambio, sin ver los guiones… creo que se merecen tener la serie. Disfrutar estos cinco capítulos y luego que pase lo que tenga que pasar. Si Atresmedia decide hacer serie ya veremos”, añade su compañero.

Paquita somos todos, quién no conoce una o a ha sido alguna vez ella, quién no ha sido abandonado o no ha sentido que no era moderno, que estaba fuera de onda

No se agobian con el futuro y viven cada una de estas experiencias nuevas con toda la ilusión que pueden. Ya han comprobado que esta industria lo mismo te eleva que te revuelca por el barro. De momento siguen con el musical en el Teatro Lara, porque “La llamada pertenece al público y parará cuando ellos quieran”. De momento, cuando acaben el rodaje y mientras sueñan con hacer otra obra de teatro tienen claro cuál será su primer plan: “Dos semanas de vacaciones que no hemos podido tener en tres años”. Se las han ganado.