Derechos humanos / censura

China se compromete a liberar a tres de los cinco detenidos por difundir libros prohibidos

Desaparecieron en turbias condiciones y reaparecieron bajo custodia china. Se les acusa de difundir tomos contra el Partido Comunista.

Los libreros están acusados de difundir tomos críticos con el Partido Comunista

Los libreros están acusados de difundir tomos críticos con el Partido Comunista EFE

  1. Censura
  2. China
  3. Librerías
  4. Industria editorial
  5. Comunismo
  6. Derechos humanos
  7. Ideologías

Al menos tres de los cinco libreros hongkoneses retenidos en extrañas condiciones en China van a ser liberados en cuestión de unos días, tal y como han confirmado las autoridades chinas a las hongkonesas esta pasada noche. Cheung Chi-ping Lui Por y Lam Wing-kei son los nombres dados por el comunicado policial, pero aún se desconoce qué pasará con sus dos compañeros -también libreros y retenidos y los únicos que contaban con pasaporte europeo- Gui Minhai y Lee Po.

Aunque Cheung, Lui y Lam van a ser puestos en libertad por "la buena actitud mostrada", seguirán siendo investigados y aún no se ha detallado si podrán volver a su casa en Hong Kong o aún deberán permanecer en el continente chino. Los cinco están acusados de estar involucrados en un caso de comercio de libros prohibidos en China: todos trabajan en editoriales especializadas en la temática del Partido Comunista y sus detalles oscuros; sus líderes y sus batallas internas por el poder. A Gui Minhai se le considera el cerebro de esta operación. Las autoridades chinas señalan que Cheung, Lam y Liu enviaron 4.000 ejemplares no autorizados a 380 compradores en territorio chino desde octubre de 2014. 

Ni siquiera se sabe con exactitud si desaparecieron en Hong Kong o Tailandia: sólo se conoce que reaparecieron bajo custodia china y protagonizaron una confesión televisada

Ni siquiera se sabe con exactitud si desaparecieron en Hong Kong o Tailandia: sólo se conoce que reaparecieron bajo custodia china y protagonizaron una confesión televisada, una práctica muy habitual en este país en los últimos tiempos y muy cuestionada por organizaciones de derechos humanos, que consideran que son filmadas bajo coacción. De hecho, Lee -al que no se sabe de qué se le acusa- declaró que había ido por decisión propia al continente chino para cooperar en una investigación sobre su editorial. 

La Unión Europea ha mostrado su preocupación por los cinco editores y libreros, y ha apuntado que -además de la cuestión de los derechos humanos- esta situación pone sobre la mesa "el respeto" al concepto "de un país, dos sistemas" acuñado por China para Hong Kong, donde hay mayor libertad de expresión que en la parte continental del país.