industria del cine

Las razones por las que Cultura despide a la directora del ICAA

La máxima responsable del cine español deja su cargo tras la polémica de la Filmoteca Española.

Lorena González, exdirectora del ICAA, junto a Antonio Resines.

Lorena González, exdirectora del ICAA, junto a Antonio Resines. EFE

  1. Cine español
  2. ICAA
  3. Patrimonio cultural
  4. Lorena González Olivares
  5. Ministerio de Cultura

Cambio de equipo en el Ministerio de Cultura. Si la semana pasada era cesado el Secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ahora ha sido el turno de la directora del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, Lorena González Olivares. Lo hace pocos días después de que este periódico publicara varias informaciones dando a conocer el estado crítico de la Filmoteca Española. Varios trabajadores denunciaban la situación y señalaban a la responsable del ICAA como una de las responsables.

Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso de una gestión en la que no ha podido solucionar los problemas con los que se encontró su antecesora, Susana de la Sierra, mientras que ha sumado unos cuantos nuevos. Estos son los motivos que han llevado a Lorena González Olivares a presentar su dimisión como la máxima autoridad del cine español.

IVA Cultural

Es la mayor demanda del sector desde su entrada en vigor el septiembre de 2012. La subida de 13 puntos del impuesto ha afectado a toda la industria desde el primer momento. Cierre de productoras y salas de cine, entradas más caras… toda la estructura se vio perjudicada. Desde el Gobierno se argumentó que era una medida temporal mientras pasaba la crisis, pero ahora que claman su final se sigue en la misma situación.

El IVA cultural fue uno de los motivos por los que dimitió Susana de la Sierra, que vio como falló en su labor de representar los intereses del cine español ante un Gobierno que hacía más caso al Ministro de Hacienda que al de Cultura

Este fue uno de los motivos por los que dimitió Susana de la Sierra, que vio como falló en su labor de representar los intereses del cine español ante un Gobierno que hacía más caso al Ministro de Hacienda que al de Cultura.

Con Lorena González al mando no sólo no se ha conseguido bajar el IVA cultural, sino que en el acuerdo de investidura del PP con Ciudadanos se excluyó al cine español de este descenso. Todos denunciaron el ataque directo que esto suponía, pero no se logró que el cine entrara en ese pacto.

Incentivos fiscales

La otra guerra que perdió Susana de la Sierra y que no ha ganado Lorena González Olivares. Las ayudas para rodajes de nuestras películas, así como para atraer superproducciones extranjeras. En todos los países se está apostando por las deducciones como forma de crear un tejido industrial potente. Canadá se ha convertido en una potencia en este ámbito en pocos años gracias a ello.

La industria estuvo mucho tiempo luchando por ellas y cuando ya estaban prometidas llegó la decepción. El 30% que daban por seguro se quedó en un 15% para las películas de fuera y un 20% para el primer millón -18% para los siguientes- en los filmes nacionales.

Fachada del Cine Doré, una de las sedes de Filmoteca Española. CC

Fachada del Cine Doré, una de las sedes de Filmoteca Española. CC

Los productores lo dejaron claro, con esa cifra nadie vendrá a rodar aquí, pero el ICAA, como mediador entre el Gobierno y el sector, no ha convencido a Hacienda para que los aumenten.

Bloqueo de las ayudas al cine

Uno de los proyectos estrella del Ministerio de Cultura fue la reforma de la Ley del Cine. Se cambiaban las ayudas a la amortización antiguas -y concedidas dos años después de la explotación comercial del filme- por un sistema de puntos para poder dar el dinero antes del rodaje. Se acababa así con la compra de entradas por parte de los productores. Una medida que tuvo bastante consenso de la industria, pero que alertaban de que con poco dinero podría ser un caos. Dicho y hecho, los 30 millones dados por el Gobierno no han sido suficientes.

La primera convocatoria llegó en mayo. 20 millones que dieron para ayudar a 20 películas. El nuevo plan echaba a andar, tarde, pero andaba. El problema llegó con la segunda convocatoria, que se vio paralizada por la petición de Bruselas de congelar el gasto. Las películas pararon sus rodajes y las productoras perdían dinero cada día de espera. El desbloqueo llegó la semana pasada y bajo la bocina. Si hubieran esperado más la situación hubiera sido irreversible.

Las películas pararon sus rodajes y las productoras perdían dinero cada día de espera. El desbloqueo llegó la semana pasada y bajo la bocina

De hecho la situación no se ha solucionado del todo, mientras que las ayudas a los largometrajes se han desbloqueado las de los cortometrajes siguen sin solución. Las asociaciones ya se han movilizado y mandado una carta al Ministerio denunciando la situación.

Alarma en la Filmoteca

El último escándalo en la gestión de Lorena González ha sido el de la Filmoteca Española publicado por este periódico. Varios trabajadores denunciaban la situación de abandono en la que se encontraba. Las jubilaciones del anterior equipo, que había estado décadas al frente- no se había gestionado y los cargos de dirección y adjunto a la dirección llevaban meses sin cubrirse. Este vacío de poder habría sido ocupado por la propia directora del ICAA y Mercedes de la Fuente, actual Jefa de Área de Fondos fílmicos de la Filmoteca Española.

No es la primera vez que no se reponían plazas. Muchos de los trabajadores externos de la institución vieron cómo se terminaban sus contratos sin que les renovaran y sin que metieran nadie en su lugar. En el caso de que se hiciera se optaba por funcionarios de la administración pública sin especialización en el área. Los trabajadores denunciaban que la casa donde debería conservarse y restaurar nuestro patrimonio cinematográfico estaba en un estado crítico que estaba poniendo en riesgo sus funciones.