entrevista con paul feig

Las cazafantasmas se enfrentan a su peor enemigo: el machismo

El director del remake del clásico de los 80 responde a los comentarios negativos sobre el filme.

Las cuatro protagonistas del remake de Los cazafantasmas.

Las cuatro protagonistas del remake de Los cazafantasmas. Sony

  1. Estrenos de cine
  2. Cazafantasmas
  3. Hollywood
  4. Machismo
  5. Películas
  6. Directores de cine

“¿A quién vas a llamar?”. Con esta frase puesta en un tuit inofensivo, el director Paul Feig abrió la caja de pandora. En menos de 140 caracteres confirmaba los rumores que lo colocaban al frente del reboot de Los cazafantasmas, el clásico de 1984 que durante años intentó sin éxito levantar su tercera parte. Ante la incapacidad de reunir al reparto original, Feig tomó las riendas y optó por una decisión que sorprendió a muchos: las protagonistas serían cuatro mujeres. Lo confirmaba de nuevo en Twitter, donde ponía una imagen con los cuatro rostros elegidos: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Leslie Jones y Kate McKinnon, cuatro cómicas de raza forjadas en las galeras del Saturday Night Live.

Seguía la pauta de sus anteriores películas, hacer comedia protagonizada por mujeres. En una industria como Hollywood, dominada por hombres tanto en la producción y la dirección, como en los papeles principales, Paul Feig supuso desde su primer pelotazo, La boda de mi mejor amiga, un soplo de aire fresco en busca de la ansiada igualdad de género. Hasta ahora todo parecía en orden. Ni él mismo se esperaba que aceptar la nueva entrega de los cazadores de espectros supondría tal nivel de exposición. Desde la confirmación del proyecto y de su casting recibió insultos, críticas desproporcionadas y comentarios que, en su mayoría, criticaban que fuera un remake femenino. Feig, que entra al trapo a la mínima, volvió a utilizar la red social para responder a los trolls que les atacaban: “Que les jodan a los haters”, sentenció.

El odio injustificado (nadie había visto la película) se aceleró con su primer trailer, que obtuvo el honor de ser el avance de una película con más 'No me gusta' de la historia de Youtube. El director ha estado en Barcelona presentando el filme (que llega en agosto a las salas españolas) y ha calificado como machistas y sorprendentes los comentarios recibidos. “No esperaba esa reacción negativa de la gente. Sabía que habría controversia porque era un remake de un clásico, pero aun así no esperaba esto. Inocentemente pensaba que la gente había pedido otro Cazafantasmas durante años. ¿Quién no iba a estar feliz? Y de repente llegó una oleada de críticas, gente completamente cabreada, y lo que tenían era odio, eran comportamientos sexistas porque había un reparto lleno de mujeres. Entendía los comentarios que decían que por qué hacíamos un remake de un clásico, pero no los que criticaban a un reparto entero de mujeres, eso mostró una capa de nuestra cultura que me sorprendió, no pensé que pudiera llegar a este nivel”, explica sobre la polémica.

No esperaba esa reacción negativa de la gente. Sabía que habría controversia porque era un remake de un clásico. Pero estos son comportamientos sexistas porque había un reparto lleno de mujeres

Reconoce que fue su idea el darle la vuelta a esta continuación y recurrir a las cómicas con las que tan buena relación tiene y con las que incluso ya había trabajado. “Estaba sobre la mesa la propuesta de hacer Cazafantasmas, y yo no sabía cómo hacerlo, me costaba llegar a una buena idea, así que me dije: ¿Por qué no lo hago con esas mujeres tan divertidas que ya conozco? Además con algunas ya había hablado sobre hacer una comedia de terror juntos, así que todo fue cuestión de llamarlas”, recuerda mientras asegura que el estudio nunca puso ningún impedimento a la propuesta. Es más, su productora Amy Pascal fue su gran defensora.

Una revelación cómica

Entre tanto torbellino de comedia sorprende el papel de Chris Hemsworth como el tonto secretario de estas Cazafantasmas. Un aspirante a actor con pocas luces que el australiano borda usando su acento nativo. Acostumbrado a verle en papeles más dramáticos (o de superhéroe) desata su vis cómica. “Es una de las revelaciones de la película, a pesar de que ya había tenido otros papeles divertidos como el de Vacaciones. Cuando comimos juntos y le vi tan encantador con su acento australiano no me explicaba por qué en todas sus películas se lo quita. Le dije que lo hiciera con su acento, para que pudiera ser él mismo, aunque él no es tan tonto como Kevin, pero no podía creer que fuera alguien tan divertido”, opina sobre su elección de casting.

Chris Hemsworth en un fotograma de Cazafantasmas.

Chris Hemsworth en un fotograma de Cazafantasmas. Sony

Paul Feig además descubre que fue él uno de los que más improvisaciones ofreció, y que incluso dos de los mejores gags del filme (que conviene no desvelar) nacieron de ideas suyas. Y es que al director le encanta que lo imprevisto se cuele en sus rodajes. No le gustan los ensayos ni preparar todo, cree que la comedia surge y nace sola, y cuanto más la prepares peor funciona. “Las cosas son graciosas cuando se hacen la primera vez. Cuanto más ensayas y les dices estate aquí o allí, ya no hay efecto sorpresa y no hay una respuesta real entre las actrices”, zanja el también guionista de la película.

Por supuesto y como buen reboot que se precie, este nuevo Cazafantasmas juega su baza nostálgica con los cameos de los antiguos protagonistas. Feig tenía claro que había que introducir estas apariciones sorpresas, especialmente para los fans del original, que estarán atentos a cada detalle. El reparto original ya ha podido ver el filme y todos, hasta Bill Murray, han salido encantados. Fue precisamente al actor al que más costó convencer para aparecer, aunque siempre se había mostrado a favor de esta continuación.

Las cosas son graciosas cuando se hacen la primera vez. Cuanto más ensayas y les dices estate aquí o allí, ya no hay efecto sorpresa y no hay una respuesta real entre las actrices

“Sabía que apoyaba la película, porque hizo un comunicado público alabando la idea y apoyando a Kristen y Melissa como protagonistas, pero es conocido por lo difícil que es contactar con él. Le llamaba y le dejaba mensajes en el contestador pero no contestaba. Se lo pude decir en persona en el 40 aniversario de Saturday Night Live y gente del filme que le conocía le rogaban que lo hiciera, pero nunca supimos realmente si iba a hacerlo, incluso alguien sugirió que se contratara a un actor por si acaso no venía el día de rodaje, pero finalmente vino”, explica Feig entre risas y con su impoluto aspecto de dandy.

Las cazafantasmas se han enfrentado a los trolls, al machismo y a los escépticos. Ahora les queda una nueva misión, convencer en la taquilla y convertirse en una nueva franquicia como lo hicieron Dan Aykroid, Rick Moranis y compañía hace 32 años.