Cultura contra la corrupción

Tarjetas Black: el teatro pone las cosas claras

Xnet y 15MpaRato presentan una obra que disecciona el Caso Bankia -y la crisis- con datos. Habla su directora, Simona Levi. 

Rodrigo Rato, ex director de Bankia y ex ministro de Economía durante el gobierno de Aznar

Rodrigo Rato, ex director de Bankia y ex ministro de Economía durante el gobierno de Aznar

La activista y artista multidisciplinar Simona Levi (nacida en Italia pero afincada en Barcelona desde 1990) dirige Hazte banquero. Tarjetas Black: Todo lo que quisieron ocultarte, una obra teatral sobre el Caso Bankia presentada por Xnet y 15MpaRato y levantada mediante crowfunding. Hay una ficción inversa: mientras la fiesta del teatro se representa en congresos y tribunales, los escenarios artísticos se llenan de documentos, datos y pruebas para dilatarle la retina al ciudadano. Para hacerlo consciente de la raíz de la crisis, para despabilarlo.

"Caja Madrid, hoy Bankia, produjo por sí sola la séptima parte del agujero de centenares de miles de millones que constituye el boquete en la economía que hemos pagado todos con recortes y más recortes, con vidas destruidas, desesperación y sufrimiento". Así presentan el proyecto. Quieren recordar, además, que la plataforma 15MpaRato conoce el tema de primera mano: fueron ellos los primeros en movilizar la causa (aunque UpyD se subiese pronto al carro). Fueron ellos la acusación particular que defendió a las víctimas. Se abre el telón: ¿será que el poder lo tiene el pueblo? Simona Levi bajo el foco. 

¿Cómo le explicaría a un niño pequeño quién es Rato?

A un niño pequeño le diría que en el sistema, tal y como funciona ahora, los gobiernos ponen a la gente para que pueda organizar la economía de todos de manera que no sirva a todos, sino a la persona que han puesto a organizar y a la organización que los ha puesto. Los partidos políticos (el PP claro, pero también el PSOE, IU, Comisiones Obreras, UGT, todos implicados... esto lo explicaría uno por uno) organizan el uso y abuso de los recursos de Caja Madrid y, luego, de lo que ha constituido Bankia, para enriquecer sus organizaciones. Las personas que hacían esto tenían la posibilidad de enriquecerse todo lo que querían.

Rato es un símbolo de esto. Estuvo en lo privado (fue banquero) y después en lo público como ministro de Economía. Puesto ahí para hacer la vida más fácil, sí, a los banqueros. Les diría que se ve en cómo retocó la Ley de Coeficientes de Inversiones... y luego, para recoger lo que han cogido en el gobierno, se van al sector privado.

He leído que se refiere a él como "chivo expiatorio". ¿Es también una víctima?

No utilizaría la palabra "víctima". Cabeza de turco, sí. Es lo que esta estructura corrupta está intentando. Pero vemos que Sánchez era asambleísta de Caja Madrid, luego IU... no sólo es una única persona dentro del Partido Popular. En los correos de Blesa vemos que De Guindos y muchos miembros del Partido Popular, del Socialista, de IU... estaban en el ajo. Sí es verdad que se utiliza a personas como Rato, se les hace fotos, se saca su nombre como si fuese una excepción... lo hacen cabeza de turco para no hablar de que es parte de un gran engranaje.

¿Irán a ver la obra Sánchez y De Guindos, les gustará?

(Se ríe) He pensado que el público que más vendrá a la obra serán los abogados de todos ellos, y habrá que intentar, primero, que paguen su entrada. Pero vendrán a ver si de alguna manera nos la pueden cerrar. Estoy bastante convencida de que lo van a intentar. Pero estamos preparados. Lo que no puedo decirte es qué vamos a hacer al respecto. No quiero estropear la sorpresa...

Pero si es un teatro documentado con datos, poco podrán hacer. Si no hay ficción y no se vulnera por ello su honor gratuitamente...

Estoy de acuerdo contigo y nuestros abogados también. Pero esto tendrá recorrido. Ahora es teatro, luego se hará película... Lo que más nos impacta de esto es que somos gente de a pie y antes no teníamos experiencia en tribunales ni nada. Queremos demostrar lo fácil que se tergiversa la verdad. Cada día deberíamos rectificar lo que dice un ministro, un juez, un abogado... porque no es la verdad. El otro día De Guindos dijo que lo de las tarjetas lo había sacado a la luz él. Y esas mentiras, si no las respondes con mucha fuerza, como vienen de lo más alto, dejan escrita nuestra historia así. Ah, De Guindos: el gran salvador de la población.

¿Salen Sánchez o De Guindos reflejados en la obra?

Empezó teniendo como 150 personajes, ahora los hemos reducido, pero son más de medio centenar. Salen de diferentes maneras: en vídeo, mencionados o en forma de personajes encarnados por actores. Todos van siendo parte de la historia, y ellos también. Cómo no, si Pedro Sánchez ha sido asambleísta de Bankia y ha recibido regalos y reducciones en su hipoteca durante muchísimo tiempo... Guindos es otro, apoyando constantemente la operación de preferentes y también emitiendo.

¿En qué se diferencia esta obra del teatro documental promovido, por ejemplo, por Teatro del Barrio?

Está en la línea del teatro documental, pero añadimos datos, añadimos un estilo traído de Inglaterra: el Data Theatre. Ponemos en escena los datos macroeconómicos. De hecho, uno de los personajes son los propios datos. Hay datos dramáticos, cómicos, sorprendentes y esto, combinado con la presencia psicológica de los actores y el aspecto humano de cómo se han generado estos datos es, probablamente, el rasgo distintivo.

Usamos la tecnología del big data, le damos alma al big data, a los datos crudos. Decimos a qué nivel psicológico e histórico corresponde el pico de venta de preferente, por ejemplo. Por qué en este momento... ¿cómo hemos generado este agujero? También entregamos a los espectadores un enlace a toda la documentación y les proponemos un debate posterior a los que les apetezca con cada dato actualizado. Creemos que el teatro tiene el poder de empoderar al público, como hacían los griegos, ¿no? De decirles que son los ciudadanos lo que pueden hacer esto.

Una de las cosas que queréis mostrar es el papel crucial de 15MpaRato y Xnet en el enjuiciamiento de Bankia.

Así es. Todo lo empezamos nosotros el 12 de mayo de 2012. El primer aniversario del 15M lanzamos una campaña desde la Plaza de Cataluña de Barcelona. El proyecto consistía en dar nombres y apellidos a los responsables de la crisis empezando por Rato como símbolo grande de la puerta giratoria, de la connivencia entre lo público y lo privado. De él al resto. Acabar con la impunidad sobre la responsabilidad de la crisis, rescatarnos con el dinero que era nuestro y ahora tienen los corruptos. Que es lo que estamos viendo ahora, lo que se está devolviendo. Son nuestros ahorros.

La idea tuvo muchísimo impacto. UpyD vio que había filón y se apuntó y abrió querella, pero nosotros ya habíamos hecho el crowfunding, habíamos investigado... Nosotros éramos acusación particular, representábamos a los afectados y fuimos a por la publicidad engañosa en el momento de salir a Bolsa. Efectivamente, ahí está la sentencia. Dice que el 100% de este dinero se tiene que devolver a los ahorradores.

¿Cree que lo de Bankia se va a olvidar por el hecho de que haya cedido a devolver el dinero a los pequeños inversores con intereses y sin ir a juicio?

No. Por eso tenemos que seguir aquí. Bankia obliga a la gente a la que representamos a firmar un documento que constante que no se personarán contra ellos en ningún caso después de la devolución el dinero. Es un intento de Bankia de vaciar la causa penal, no sólo la civil. Y tengo que decirte que hay mucha gente ha dicho no, no voy a recibir este dinero con intereses, prefiero quedarme en la causa. Es emocionante. Algunos tienen más de 10.000 euros con intereses y prefieren quedarse. Y no es gente a la que le sobre el dinero.

Si no hubiéramos protestado, nos la habrían jugado bien. Eso la gente lo sabe. La proporción de operaciones fallidas, de quiebra, que han hecho esta gente en proporción a los negocios también es cómica de lo trágico que es. Tienen una incapacidad de gestión muy grande. Y estos no son sólo los gestores de cajas y bancos. También de los gobiernos. Y del país.

¿Cómo es el contenido psicológico de la obra? ¿Cómo se nos presenta a sus protagonistas por dentro, cuál es su evolución personal?

En esta democracia tenemos una élite que se considera intocable. Si no hubiéramos hecho lo que hemos hecho, esta sería una historia muy triste: habrían salido ganando, habrían salido impunes después de haber hecho con la vida de todos nosotros y del dinero del estado, lo que se les ha antojado, con una ligereza como el que está en su cortijo. Pero tiene un final feliz, como te decía, de empoderamiento de la ciudadanía. Se habla de una democracia del futuro, que aún estamos construyendo, en la que los ciudadanos tengan derecho a pedir rendición y de cuentas y lo consigan.

¿Hay un techo al que llegar y tras el que no se puede rascar más? El caso de Urdangarín y la infanta, por ejemplo. ¿Hay algo que hacer contra las influencias que se manejan en las propias instituciones de la justicia?

Soy activista. Si creyese que hay causas perdidas, no me dedicaría a esto. No sólo denunciamos, sino que nos personamos en las causas. Hemos contribuido en varias causas, entre ellas, la de la infanta. Mira, las instituciones, en el más normal de los casos, están corrompidas. Y en el mejor de los casos, inadaptadas: no están acostumbradas a forzar la situación. Si no estuviéramos ahí, muchas cosas se habrían archivado ya. Con lo de Urdangarín ya ves, ni siquiera tenemos leyes para pedir cuentas a los fiscales. Pueden hacer lo que les viene en gana. En el Caso Bankia, el fiscal ha rechazado tres veces que la preferente fuese delito y parte del entramado.

¿Qué responsabilidad tienen los medios de comunicación en esa doble vida entre lo que ocurre y lo que se conoce públicamente?

Bueno, hay dos cosas. En primer lugar, que muchos medios están pagados por intereses. Es el caso de El País, que trata el tema Rato con una intencionalidad... la esposa de Rodrigo Rato es una directiva de la sección de Economía de El País. Y se nota mucho. También hay, por otro lado, mala praxis. Por ejemplo, hay una tendencia predigital de que los medios de comunicación no identificaban ninguna fuente excepto comunicados del gobierno, de partidos, de instituciones... poco más. "El documento al que ha tenido acceso este medio...", sí, pero explica quién te lo ha dado.

Queremos que se nos cite, y no sólo a nosotros, no por cuestión de ego, sino porque la gente tiene que saber que la ciudadanía puede solucionar muchas cosas. Parece que todo lo arregla la prensa, los políticos y los gobiernos. Entonces el ciudadano se queda en casa porque se cree que no tiene papel en esta historia.

Ha dicho usted que los responsables no estaban ahí por su mente financiera, sino para asegurar el reparto del pastel entre todos. ¿Por qué fueron ellos y no otros?

Bueno, porque esa era su función. Hay un correo de Blesa que dice "nadie en este Consejo sabe analizar ni un informe jurídico ni un balance contable". Estamos hablando del Consejo de Administración de un banco... "aquí somos políticos...". Claro que no tenía sentido meter ahí a alguien que supiese de economía.

¿Han sido torpes en su ejecución y por eso se les ha pillado?

En muchos casos sí. No siempre torpes, pero es que no es lo suyo. Muchos han nacido con una carrera sin tener ninguna aptitud para la misma.

¿Cómo se explica que, estando la gente tan informada como está y destapándose cada poco casos de corrupción, el partido mayoritario siga siendo el PP? ¿Por qué España no penaliza la corrupción con el voto?

Yo sí creo que lo penaliza. El PP ya tiene muchos menos votos que antes. Ahora, el sistema de partido es lo que tiene. A mí personalmente de los cuatro partidos que hay... no me interesa ninguno. Si tuviéramos un catálogo diferente u otra manera de crear listas, como hacen los ingleses que votan a una persona concreta que conoces de tu barrio... Las opciones son de tan mala calidad que tienes que optar por la menos mala. Claro que hay gente que será del PP como es del Barça toda su vida. Hay algunos millones de votos que están fijos, pero no son todos. Se están moviendo las cosas. Mira la discusión del PP por no querer dar cuentas al parlamento. Pues teniendo mayoría absoluta no estaríamos ni discutiéndolo. Esta ingobernabilidad da posibilidades a los ciudadanos para hacerse oír.

¿Hasta qué punto cree que Aznar y Rajoy deberían responder por Rato y De Guindos?

Claro que deberían responder. Pero Zapatero también. Aznar, Rajoy, Zapatero, Elena Salgado, Pedro Solbes... todos los gobiernos del PP y del PSOE deberían estar respondiendo con su patrimonio. Aznar y Rajoy han consentido proactivamente el saqueo del país.

¿Enviaréis algunas invitaciones a alguien que pueda, no sé... estar especialmente interesado en vuestra obra porque esté implicado?

(Se ríe) Me das alguna idea con esto. Tendremos que pedir crowfunding, claro, que está costando mucho sacarlo, pero es una buena idea. Todos los personajes implicados en la obra deberían verla. Por si pueden darnos alguna recomendación, ¿no? Por si hay algo que mejorar para hacerla más parecida a la realidad. Pero esto es como todo. Yo he trabajado con temas de malos tratos y te digo que un maltratador nunca piensa que es un maltratador. Pocas veces lo reconocen. Supongo que estos culpables tampoco pueden decirse a sí mismos que han actuado mal a tan enorme escala. Sin embargo, sí creo que están sintiendo un poco en sus propias carnes lo que han hecho. Les ha cambiado al vida. Ellos están tomando la misma medicina que nos han dado a todos.