cine

¿Y si 'La vida es bella' no fue idea de Roberto Benigni?

Jerry Lewis reconoce en un documental que el italiano le "robó" el concepto de su película no estrenada, 'The day the clown cried'.

Jerry Lewis en un fotograma de la película

Jerry Lewis en un fotograma de la película

  1. Películas
  2. Holocausto

El humor dentro de un campo de concentración como válvula de escape. La tragedia tamizada con golpes cómicos y gestos de clown. La única forma de escapar del horror y de que un niño no sea consciente de lo que ocurre a su alrededor. ¿Les suena familiar? Digamos que a grandes rasgos se parece mucho a la sinopsis de La vida es bella, el filme de Roberto Benigni que se alzó en 1999 con los Oscar a la Mejor película de habla no inglesa, al Mejor actor y a la Mejor banda sonora.

Pero estas líneas valdrían perfectamente para describir también The Day the Clown Cried (El día en que el payaso lloró), la película sobre el holocausto que rodó Jerry Lewis y que nunca se estrenó. Muy pocos pudieron verla, pero su argumento contaba la historia de Helmut Doork, un payaso encarcelado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial que es utilizado en los campos de concentración para entretener a los niños y llevarlos a la cámara de gas.

Durante años el actor y director se negó a hablar de un título en el que volcó todo su potencial y dinero y que supuso una decepción en su carrera. Ahora un documental alemán titulado Der clown (El payaso), del director Eric Friedler ha conseguido nuevas declaraciones del cineasta al respecto. La película se emitió en el canal alemán ARD y en ella Jerry Lewis, a sus 89 años, confesaba que se sintió “abrumado” por el tema del filme y que fue muy inocente al subestimar la complejidad de la historia que estaba filmando.

También tiene palabras para Roberto Benigni y su película, y dice sin problema que el italiano se inspiró en The Day the Clown Cried. “Benigni me robó la idea, pero lo hizo bien”, explica a la cámara el mítico actor de El profesor chiflado. La experiencia en este proyecto le dejó marcado, e incluso confiesa que “no hay un día de mi vida en el que no piense en esta película”.

Era un tema tabú, y sabe que sus declaraciones traerán cola y que muchos le reprocharán haber hablado para un medio alemán. “Te garantizo que mucha gente dirá: '¿Estás dando una entrevista en una televisión alemana?'. Pues claro, ¿por qué no?”, zanja.

No es la primera vez que señalan a Benigni por haberse apropiado de elementos ajenos para su famoso filme. Muchos vieron demasiadas coincidencias entre La vida es bella y la francesa El tren de la vida. Después se supo que el director de esta última, Radu Mihaileanu, le envió el guion a Benigni para que interpretara un papel. El italiano lo rechazó y posteriormente estrenó su obra que incluso llegó a las salas antes. Todas estas películas tienen un elemento principal en común: se atreven a introducir el humor en el tema del holocausto.

Más documentales

Der clown no es el único documental sobre la película maldita de Jerry Lewis. La BBC emitió el mes pasado The story of day the clown cried (La historia de El día en que el payaso lloró), en la que se habló con gente que había participado en la producción de la película, como Lars Amble, que interpretaba a un guardia nazi.

Una de las pocas veces que Jerry Lewis habló del proyecto la calificó como “mala”. “Lo era porque yo había perdido la magia. Nunca la veréis. Nadie la verá jamás, porque me avergüenzo por un trabajo pobre", aseguró en una entrevista. Pero hubo gente que sí que la vio, como el actor Harry Shearer que la calificó como “perfecta en su monstruosidad”.

“Con este tipo de cosas suele pasar que el concepto es mejor que el resultado. Pero ver esta película fue algo impresionante, porque era un objeto perfecto. La película estaba tan mal, su patetismo y su comedia estaban tan fuera de lugar, que no podrías imaginarte la forma de hacerla mejor. 'Oh dios mío' es todo lo que podías decir”, decía Shearer.

La película era mala porque yo había perdido la magia. Nunca la veréis. Nadie la verá jamás, porque me avergüenzo por un trabajo pobre

El filme comenzó a rodarse en 1972, pero antes de terminar, el productor Nat Wachsberger se quedó sin dinero, por lo que Jerry Lewis continuó cubriendo los gastos con sus propios fondos. Pudo terminar la filmación, pero problemas legales con los autores del guion retrasaban un posible estreno que dicen que se vio cancelado definitivamente cuando en los primeros pases con gente fue calificada como un verdadero desastre, a pesar de contar en su reparto con nombres como Serge Gainsbourg, Harriet Andersson y Claude Bolling.