Star Wars

Al Vaticano no le gusta 'Star Wars': "Es chabacana"

'L'Osservatore Romano' dice que le gusta más 'Batman', de Christopher Nolan y que el episodio VII de la saga es "sosa y hortera". 

La película de J.J. Abrams no es convincente, según L'Osservatore Romano.

La película de J.J. Abrams no es convincente, según L'Osservatore Romano.

  1. Star Wars
  2. Santa Sede
  3. Estrenos de cine
  4. Películas
  5. Religión
  6. Iglesia Católica
  7. Cristianismo
  8. Batman
  9. Medios de comunicación
  10. Comunicación
  11. Italia

El periódico del Vaticano, L'Osservatore Romano, publicó hoy una crítica sobre la séptima y última entrega de la saga Star Wars, El despertar de la fuerza, una cinta que tildó de decepcionante, confusa, sosa y chabacana.

El diario publicó una crítica sin firmar titulada Confuso y descentrado en la que señala que "el único mérito de la película es demostrar, por comparación, lo elegante, equilibrada y sobre todo apropiada que era la dirección de los capítulos precedentes".

"El despertar de la fuerza parece más un reinicio que una secuela. No un reinicio con clase, como pueda ser el Batman de [Christopher] Nolan, sino una actualización doblegada a las modas del momento y a un público más acostumbrado a las pantallas del ordenador que a las salas cinematográficas", reza la nota.

Asimismo criticó la dirección de J.J. Abrams, "modulada al más descuidado cine de acción actual, por el efecto contiguo al mundo del videojuego".

"En las secuencias de acción pura y simple, crucial, es más bien eficaz, pero por lo demás, consiste en una grabación comprometida con un dinamismo gratuito y el abuso de los primeros planos que corroen gradualmente la fuerza de los personales y la envergadura épica de la historia", señala L'Osservatore.

Tampoco es "convincente" para el diario de la Santa Sede "la elección tan anunciada de volver a las ambientaciones reales" ya que, según apuntó, "son a menudo anónimas y de escaso valor dramático".

Pero el aspecto en el que la cinta falla de "un modo más clamoroso", para el medio, es en "la representación del mal, en el diseño de los personajes malos".

"El homólogo de Darth Vader, Kylo Ren, lleva una máscara evidentemente con la sola razón de emular a su predecesor. Mientras, la figura que debería sustituir al emperador Palpatine como encarnación del mal supremo representa el más grave defecto del filme", critica.

En definitiva, la última entrega de esta histórica saga de ciencia ficción creada en 1977 por George Lucas es para L'Osservatore Romano "el resultado más soso y hortera que se podía obtener".