Arte en alarma

El Louvre en peligro: la crecida del Sena amenaza 250.000 obras

El museo francés cierra sus puertas y activa una célula de crisis por riesgo de inundación. El objetivo no es otro que salvar las miles de obras en los sótanos del museo.

La alerta roja será activada cuando la crecida alcance los 7,30 metros de altura.

La alerta roja será activada cuando la crecida alcance los 7,30 metros de altura.

  1. Museo del Louvre
  2. Inundaciones
  3. París
  4. Río Sena
  5. Museos

La crecida del río Sena ha activado la alarma de los museos colindantes, que poseen un plan de prevención que les permite organizar la evacuación de las obras más cercanas a los sótanos cuando el nivel del agua supera los 5,5 metros de altura. Así, el museo del Louvre ha anunciado que permanecerá cerrado el viernes, como también lo hará el museo de Orsay que ya ha anulado su visita nocturna de este jueves. ¿El objetivo? Permitir a los equipos que conforman las células de crisis evacuar las obras de arte en peligro de inundación. Este plan de prevención de riesgo de inundación (PPRI) está en vigor desde el año 2002.

En los últimos días, el nivel del agua del Sena ha crecido en la capital francesa. En la estación parisina de Austerlitz el río ha crecido 5,30 metros. La alerta roja (peligro para el ciudadano), será activada cuando la crecida alcance los 7,30 metros de altura. Además, ochenta comunas francesas han anunciado el cierre de sus escuelas y más de 19.000 hogares se han quedado sin electricidad en los departamentos de île de France y Loiret.

Sólo en el museo del Louvre, cerca de 250.000 obras se encuentran en el subsuelo, en las zonas consideradas inundables por la subida del río

Según el PPRI, los equipos movilizados para la evacuación de las obras de arte tienen un plazo de 72 horas desde el momento de la activación del plan de alerta. Sólo en el museo del Louvre, cerca de 250.000 obras se encuentran en el subsuelo, en las zonas consideradas inundables por la subida del río. Este mismo plan de evacuación prevé cambiar de lugar las obras que se encuentran en la planta cero del museo, especialmente las del ala dedicada a Artes del Islam, que a esta hora ya forma parte de las salas protegidas para evitar daños.

Voluntarios S.O.S.

Los estudiantes de la Escuela del Louvre son los refuerzos con los que cuenta el personal del museo. Al realizar su matrícula, se les ofrece la posibilidad de firmar un compromiso para apoyar al equipo ya habilitado en casos como éste. En total, 500 voluntarios ayudarán al desplazamiento de las obras de arte del museo más visitado del mundo.

Tanto las obras situadas en la planta calle como las que se encuentran en los sótanos deberán dormir durante los próximos días en la primera planta del museo, aunque el peso y la dimensión de algunas de las creaciones guardadas en reserva en los subsuelos del Louvre (como también sucede con su vecino, el museo de Orsay) corren el riesgo de quedar atrapadas bajo las aguas del Sena.

Las esculturas se arriesgan a terminar, literalmente, con los pies en el agua

En este sentido, los cuadros de gran calibre, que serán de difícil desplazamiento en un tiempo limitado, son los que más riesgo corren de sufrir deterioro en caso de un mayor desbordamiento del río Sena. Esto también sucede con algunas de las pesadas estatuas que esperan en los sótanos de ambos museos el momento de ser expuestas. Estas últimas se arriesgan a terminar, literalmente, con los pies en el agua. Para evitar que suceda, el museo de Orsay ya ha previsto la instalación de presas metálicas tras los portones que dan al río Sena. Por su parte, el Louvre no lamenta, por el momento la entrada de agua en sus sótanos, según han precisado en el momento de la activación del plan de alerta.

En cuanto al museo quai Branly, se ha limitado por el momento a activar su plan de vigilancia, y el servicio de comunicación del establecimiento asegura que se están supervisando cuidadosamente las fosas subterráneas y la posible entrada de agua en las mismas.