las dos Españas

El votante del PP y PSOE pasa de la cultura

El CIS descubre la mayor diferencia entre la vieja y la nueva política: la actividad cultural. En el PP y el PSOE apenas leen, ni van al cine, ni disfrutan con la música. Tampoco usan internet.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el debate a cuatro.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el debate a cuatro.

  1. Literatura
  2. Cine español
  3. Películas
  4. Lectura
  5. Teatro
  6. Conciertos música

La nueva política practica más cultura que la vieja política. Es el nuevo bipartidismo, que divide en dos bloques el Congreso de los Diputados, tal y como refleja el barómetro de septiembre del CIS, en el capítulo por recuerdo de voto y escala de ideología política. Al cruzar los intereses culturales con los votantes de las Elecciones del 26 J, el estudio desvela que a los fieles del PP y el PSOE les interesa mucho menos la lectura, la música, el cine, el teatro, la danza y las artes plásticas que a los seguidores de Unidos Podemos y Ciudadanos.

Con los resultados a la vista no extraña la dedicación de la formación de Pablo Iglesias al fomento de las políticas culturales y la cultura política. El PSOE tiene un problema, porque la vieja guardia cultural se ha quedado sin receptores y los intentos de movilizar el voto por ese área se muestra como un esfuerzo estéril. También es llamativa la alta participación del votante de Ciudadanos en cultura y la escasa importancia que se da desde el partido de Albert Rivera a este campo, aunque el líder acuda a los conciertos de Raphael. El aislamiento cultural del PP, más allá de reproducir las políticas culturales que ha mantenido Mariano Rajoy en la última legislatura, demuestra que la cultura no es algo prioritario para ser el partido más votado.

La grieta social se hace muy evidente entre los encuestados a los que más les gusta la música: el 47,7 % de los votantes de Unidos Podemos son apasionados musicales y el 23,3 % del PP. El 25,4 % de los del PSOE aseguran que les gusta mucho. En Ciudadanos, el 33,5 %. La diferencia se hace más notable en los que responden “nada” o “poco”: el 34 % del PP y el 34 % del PSOE. Poco o nada en Podemos son el 13,8 % y el 18,3 % de los votantes de Ciudadanos.

El tiempo de ocio

Cuando se les pregunta si están satisfechos con el tiempo que le dedican a actos culturales, como conciertos, cine, teatro, exposiciones o leer libros, saltan todas las alarmas que definen dos Españas sin conexiones. El 35,1 % de los votantes del PP, la mayoría de ellos, prefiere no realizar este tipo de actividades. El porcentaje del PSOE que reconocen ignorar la actividad cultural también es muy alto: el 32,9 %. El contraste llega al compararlo con los votantes de Unidos Podemos y Ciudadanos, a quienes les gustaría disponer de mucho más tiempo para dedicar a la actividad cultural (en ambos casos, el 53,7 %, frente al 30,9 % del PP). Sólo el 13,8 % y el 16,7 % de los de Unidos Podemos y Ciudadanos dicen no dedicarle tiempo.

Curiosamente, en un día laborable cualquiera son los votantes del PP y del PSOE los que más tiempo dedican a su ocio, sobre todo, ver la tele. El 59,1 % de los votantes de Ciudadanos reconoce que el trabajo es su principal actividad diaria; el 53,3 % de Unidos Podemos; el 35,1 % de los del PSOE; y el 33,4 % de los del PP. De hecho, son los votantes del PSOE y del PP los que reconocen tener más tiempo libre a lo largo del día, con más de seis puntos de diferencia entre los de Unidos Podemos y Ciudadanos.

Los votantes que menos leen son los del PSOE (15,3 %) y los del PP (11,3 %). En comparación, sólo el 3 % de los votantes de Ciudadanos aseguran no leer nada y el 5,7 % de Unidos Podemos. La distancia se hace mayor entre los encuestados que declaran leer mucho y bastante entre los cuatro principales partidos políticos. En el PP y el PSOE apenas cruzan el 58 % y en Unidos Podemos y Ciudadanos, llegan al 69,1 % y 72,4 % respectivamente.

Cuesta leer

¿Y con qué frecuencia lee libros? De nuevo, Unidos Podemos y Ciudadanos tienen una masa lectora más activa que la del PP y el PSOE. La mayoría de los partidarios de Iglesias y Rivera reconocen leer todos o casi todos los días, con cifras que duplican al tiempo que invierten en leer los votantes del PP y del PSOE.

En el cine se mantiene la tónica que aleja a los nuevos y los viejos. El 14,9 % de los seguidores del PP reconocen que no van al cine y casi el 30 % que van poco. Según el estudio del CIS se encontrará pocos votantes del PP en las salas, sólo el 18,1 % dice ir mucho. Frente al votante que menos va, el que más: el 38,2 % de los fieles de Unidos Podemos asegura ir mucho al cine, y sólo el 2,4 % no practica el cine. El partido de Rivera se mueve en cifras similares al de Iglesias y el PSOE al de Mariano Rajoy.

Van poco al cine, leen menos, apenas escuchan música, pero ven más televisión. Los que dicen ver menos televisión son los de Unidos Podemos y Ciudadanos. Pero la distancia más llamativa entre unos y otros es en la red de redes. Los votantes del PP y del PSOE apenas usan internet: el 35,7 % de los de Mariano Rajoy y el 31,8 % de los de Javier Fernández. Sólo el 8,4 % de los de Ciudadanos aseguran no usar internet y el 12,2 % de Unidos Podemos. Ni a los del PP ni a los del PSOE les gustaría disponer de más tiempo.

Como curiosidad, cuando se les pregunta si saben que es el libro electrónico o e-book, el 21,6 % de los votantes del PSOE es la primera noticia que tienen del invento y el 19,7 % del PP. El 7,3 % de Unidos Podemos y el 6,4 5 de Ciudadanos. De ahí que el 6,8 % del voto del PP leen en formato digital y el 82,9 % en papel, muy similar a los del PSOE (digital, 9 %, y papel, 81,6 %). En Unidos Podemos el 15 % leen digital y el 13,8 % en Ciudadanos.