En Asturias

Fallece el filósofo Gustavo Bueno a los 91 años, dos días después de que falleciera su mujer

El filósofo murió en la localidad asturiana de Niembro, donde residía. La ceremonia de despedida será el lunes a las 17.00 horas. 

Gustavo Bueno.

Gustavo Bueno.

  1. Filosofía
  2. Muertes
  3. Gustavo Bueno

El filósofo riojano Gustavo Bueno Martínez ha fallecido hoy a los 91 años en la localidad asturiana de Niembro, donde contaba con una residencia, y tan sólo dos días después de la muerte de su esposa, Carmen Sánchez Revilla, según ha informado la fundación que lleva su nombre.

La capilla ardiente familiar estará abierta desde las 18:00 horas de hoy en su casa de Niembro y mañana se abrirá al público otra en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Santo Domingo de la Calzada, del que era natural el filósofo, y donde el lunes se celebrará una ceremonia de despedida a las 17:00 horas. Posteriormente el cadáver de Bueno será enterrado en el cementerio de Santo Domingo de la Calzada.

Bueno se licenció en Filosofía y consiguió en 1965 la Cátedra de Filosofía de la Universidad de Oviedo para convertirse en las décadas posteriores en uno de los catedráticos más polémicos.

Su primera obra fue "El papel de la Filosofía en el conjunto del Saber" escrita en 1970, y es autor también de libros como "Etnología y Utopía" (1971); "Ensayos Materialistas"(1972); "Ensayos sobre las categorías de la Economía Política"(1972); "La Metafísica Presocrática" (1974) e "Idea de Ciencia desde la Teoría del cierre Categorial" (1976).

En 1985 publicó "El animal divino. Ensayo de una teoría Materialista de la religión", fruto de treinta años de reflexión, y en 1988 el Ministerio de Educación y Ciencia prohibió su obra "Simploke", destinada a servir de libro de texto para alumnos de BUP y autorizado finalmente tras una larga polémica.

Desde 1978 hasta 1984 dirigió la revista "El Basilisco", una de las publicaciones de temas de pensamiento más prestigiosa de España.

Polémica jubilación

En octubre de 1998 tuvo lugar su polémica jubilación de la Universidad de Oviedo, apartado de la docencia al ser nombrado profesor emérito honorario de la institución académica.

A la huelga de los alumnos que provocó su jubilación se sumaron las declaraciones de Bueno, quien afirmó que la razón de la medida residía en las diferencias ideológicas que mantenía con el decano de la Facultad de Filosofía, Alfonso García Suárez.

En 1995 publicó junto a Amando de Miguel, Javier Sádaba, Gabriel Albiac y Gonzalo Puente Ojea el volumen titulado "La influencia de la religión en la sociedad española" y, dos años después, presentó su obra "El Mito de la Cultura", con el que en noviembre del mismo año llegó a la final del Premio Nacional de Ensayo.

En 2000 publicó "España frente a Europa", en el que el proceso de unión europea era cuestionado por el filósofo, para quien no es más que una invención. Ese año también salió a la luz el ensayo "Televisión: apariencia y verdad", donde Bueno declaró que trazaba un primer ensayo de análisis general de las ideas de apariencia y verdad, tal como ellas se abren camino en la pantalla de televisión.

Bueno reflexionó acerca de la telebasura en su obra "Telebasura y democracia" (2002) y publicó un artículo sobre el programa "Gran Hermano".

Mitos de izquierda y derecha

En marzo de 2003 presentó su libro "El mito de la izquierda", y en 2008, el titulado "El mito de la derecha", momento en el que sostenía que la distinción entre ambas había desaparecido.

En 2006 publicaba "Zapatero y el pensamiento de Alicia", un libro crítico con el expresidente del Gobierno, y un año más tarde vio la luz su ensayo "La fe del ateo", sobre las "verdades del enfrentamiento de la Iglesia con el Gobierno socialista".

Finalista del premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 1989 y 1990, en dicho ejercicio se le concedió la Medalla de Asturias de Plata y cinco años después fue nombrado Hijo Adoptivo de la Ciudad de Oviedo.

Entre otros galardones, en marzo de 2003 se le concedió el galardón Riojanos del Mundo en la categoría de Letras por dedicar su vida a la defensa de la filosofía académica, la singularidad de su pensamiento y su extraordinaria trayectoria.

Desde 1997 dirigía la fundación que lleva su nombre.