globetrotter

5 lecciones para trabajar en la industria de las revistas

  1. Opinión

Las revistas viven un fenómeno de esplendor que pocos aún no aciertan a ver. El papel es el nuevo lujo. Las revistas representan con convicción la inmensa diversificación de nichos que tan interesada tiene a la diosa publicidad. A continuación cinco casos que debes seguir si eres de los que como yo huelen las revistas antes de leerlas.

1.-Yale Publishing Course. La prestigiosa universidad de Yale (New Haven) organiza desde hace ya tres o cuatro temporadas el que parece es la referencia en cuanto a master se refiere. Aún estás a tiempo para inscribirte en el apartado de Magazine Media (hay otro para editores de libros) porque la convocatoria es intensiva entre el 24 y el 29 de julio en el campus de la universidad. La YPC experience tiene las ideas bastante claras: “La industria de las revistas continúa siendo testigo de cómo descienden sus ingresos publicitarios en papel y también sus suscripciones. Incluso en estos tiempos volátiles abundan las oportunidades…”. Hasta el próximo 1 de julio puedes inscribirte. El curso de domingo a viernes no admite más de 70 asistentes. Este año Michael Clinton de Hearst, Eric Harris de Buzzfeed o Richard Stolley de Time Inc. son algunos de los ponentes. ¿A qué esperan las universidades españolas para organizar algo así?

2.-Crazyaboutmagazines.com. La hemeroteca es siempre, siempre, la mejor manera de aprender el camino recorrido. La volatilidad del papel y el escaso archivo bien documentado lo dificulta, así que para revisar los años dorados de las revistas nada mejor que volver a comprarlas. En el portal inglés “locosporlasrevistas” puedes zambullirte título y a título, comprar revistas nuevas o ejemplares de colección de cualquier parte del mundo desde comienzos de los 50 hasta nuestros días. ¿Estas buscando un regalo de cumpleaños? No es mala idea regalar la revista que se publicó el mismo mes del nacimiento, siempre y cuando no seas alérgico al polvo. Crazyaboutmagazines no es la única, también te recomiendo Paper Mags o Vintage Magazines, con 250.000 copias en almacén. Hay otras, aunque lo mejor es dedicar un poco de tiempo sin descartar eBay donde los ejemplares más icónicos (yo tengo el número uno de Esquire, y también el RollingStone que publicó el portfolio de Richard Avedon sobre la administración de Nixon) se acaban encontrando.

Ojo: si eres de esos a los que están a punto de echar de tu propia casa porque se te da mejor hacer montones que tirar cosas, también compran revistas.

3.-Coverjunkie. No hay director de arte que no quiera que la portada de su revista no aparezca en el portal de Coverjunkie. Fundado por el holandés Jaap Biemans, apodado precisamente Coverjunkie, recopila en Twitter e Instagram portada a portada y organiza la votación para las diez mejores del año. Humildemente, la portada que dedicamos en Forbes a Adolfo Suárez tras su muerte fue una de las elegidas. Jaap mantiene un blog que le ha hecho famoso, aunque en realidad es el director de arte del semanario Volksrant Magazine, el dominical del diario holandés Volkskrant. Entre sus revistas favoritas, I love Fake. Llegó a editar CoverjunkieMagazine. Es fan del PSV Eindhoven.

4.-Magculture. Atención al concepto. Jeremy Leslie (@magculture) reivindica que las revistas son cultura, y tras esta declaración no solo edita revistas sino que también vende las de otros. Leslie estudió diseño gráfico entre 1979 y 1984 en el London College of Printing y llegó a ser director de arte de la revista Blitz y Time Out. Entre sus revistas favoritas The Alpine Review o Der Wedding. Merece la pena visitar en el 270 St. John Street en Londres su primera tienda, muy activa en eventos y presentación de nuevas publicaciones.

5.-Kioskafe. El segundo intento de Tyler Brulé, la gran estrella de la edición de los últimos 20 años tras fundar y vender Wallpaper a Time Inc. En Kioskafe, diseñado por el equipo creativo de Monocle y ubicado en el barrio londinense de Paddington (31 Norfolk Pl) a las afueras de su estación, encontrarás decenas de revistas elegidas por el propio Brulé, un servicio de prensa que te permite recoger impreso un vaciado diario de los mejores periódicos y buen café. ¿Su horario? De 7 am a 7 pm. ¿Hay quien dé más?