Lengua

'Refugiado' es la palabra del año

El equipo de la Fundéu ha optado por un término que ha marcado de forma decisiva la actualidad informativa de 2015.

Barcelona acogerá refugiados más allá de la protección estatal

Barcelona acogerá refugiados más allá de la protección estatal

  1. Lengua
  2. Refugiados
  3. Fundéu
  4. Lenguaje
  5. Instituciones culturales

'Refugiado', sustantivo masculino, "persona que, a consecuencia de guerras, revoluciones o persecuciones políticas, se ve obligada a buscar refugio fuera de su país", según la definición de la RAE. Repetida innumerables veces a lo largo del año por la crisis humanitaria, ésta es la palabra de 2015 para la Fundación del Español Urgente promovida por la Agencia EFE y BBVA.

El equipo de la Fundación ha optado por un término que no es nuevo pero que ha marcado de forma decisiva la actualidad informativa del año que termina. "El concepto que define la palabra 'refugiado' ha generado muchísimas dudas y debates entre los profesionales del periodismo, pues estos han sido muy conscientes de la importancia de ser extremadamente rigurosos a la hora de denominar a los miles de personas que huyen de un conflicto bélico frente a aquellas otras que buscan en otro país las posibilidades de vida que en el suyo no encuentran", explica el director general de Fundéu BBVA, Joaquín Muller.

"El interés que ha despertado este término y las muchas preguntas de periodistas que han llegado a la Fundéu pidiendo un aclaración revelan, además, la preocupación de estos profesionales por escribir con precisión", añade.

"En la Fundación creemos, por tanto, que 'refugiado' cumple las condiciones que le pedimos a la palabra del año: que haya estado en las noticias y en las conversaciones en 2015, que tenga además un cierto interés desde el punto de vista lingüístico y que sea un término común a todo el ámbito hispanohablante, no propio solo de un país o región. Que sea un término nuevo o no, no resulta relevante para nuestra decisión", explicó.

"La primera condición es, por desgracia, obvia: en todo el mundo, pero en particular en Europa, la crisis de los refugiados, su tragedia, ha sido noticia a lo largo del año y es muy probable que lo siga siendo mientras las causas que desencadenan la huida de millones de personas de Siria, Irak, Libia y otros países no cesen". Desde el punto de vista lingüístico, la Fundación creyó la necesidad de aclarar la diferencia de significado entre refugiado e inmigrante.

Migrante vs Refugiado

Como criterio general y según las definiciones del Diccionario académico, 'inmigrante' es todo aquel que llega a un país para establecerse en él. Si nos referimos a esta persona desde la perspectiva de quien abandona el propio país, estaremos hablando de 'emigrante'. Y 'migrante' es un término más general que incluye a ambos y es más frecuente en el español de América, no es aplicable a aquel que huye por un conflicto armado o por motivos de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a determinado grupo social o político.

'Refugiado' y 'migrante' "tienen significados diferentes y confundirlos conlleva problemas para ambas poblaciones", resaltó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

"Emplear palabras específicas para acotar la realidad es un primer paso para relacionarse eficazmente con ella", señala la Fundeú BBVA. "Aunque la existencia de un término que abarcara tanto a migrantes como a refugiados pudiera simplificar el modo de informar, lo cierto es que estamos ante una realidad compleja y distinguir el nombre de estos colectivos ayuda, de algún modo y a pequeña escala, a distinguir las caras y la circunstancias de cada una de las personas que han tenido que huir de su país".

Antes de dar a conocer la decisión final, la Fundación publicó una lista de doce palabras finalistas en la que, además de 'refugiado' figuraban otras muy relacionadas con la actualidad, como 'chikunguña', el mundo del deporte ('sextuplete') y los problemas y cambios sociales y tecnológicos ('inequidad', 'poliamor', 'disruptivo').

También fueron seleccionadas expresiones del entorno de las redes sociales o que, al menos, han hecho fortuna en él, como el 'me gusta' de Facebook y otras redes, 'trolear' y 'zasca', una interjección convertida en uno de los sustantivos de moda en ciertos registros del español de España.

De ese mismo ámbito es 'clictivismo', una alternativa en español a clicktivism, el anglicismo que se refiere al apoyo a diferentes causas a golpe de clic de ordenador.

Completaban la lista otras dos alternativas en español a palabras inglesas que han empezado a utilizarse en nuestros medios: 'gastroneta' para la voz inglesa food truck y 'despatarre', que puede sustituir al término manspreading, con el que se alude a la manera de sentarse de algunos hombres, en especial en los transportes públicos, con las piernas abiertas.

En 2013, la palabra elegida fue 'escrache' y, en 2014, selfi (la adaptación a la ortografía española de la voz inglesa selfie, sin e final).