Alfonso Alonso en Baqueira con su mujer y sus hijos.

Alfonso Alonso en Baqueira con su mujer y sus hijos.

ESCAPADAS VIP

Los relajados fines de semana de Alfonso Alonso en Baqueira

El que fuera ministro de Sanidad lleva una vida muy discreta y sin grandes estridencias.

LUIS FERNANDO ROMO

De adolescente, a Alfonso Alonso (49 años), reelegido hace dos días presidente del PP Vasco con el 94,96% de los votos, le seducía más empollar para sacarse la licenciatura en filología románica y derecho que salir de juerga con sus amigos. Sin embargo, ahora que ha encontrado la estabilidad laboral y personal, al lado de su esposa, la empresaria Beatriz Maylin, y sus cuatro hijos, le encantar hacerse sus escapaditas de fin de semana para esquiar en Baqueira Beret, que durante años fue la estación preferida de los reyes eméritos Juan Carlos (79) I y Sofía (78).

Llama la atención que durante numerosos fines de semana, el político conduce desde Vitoria su vehículo de gama media sin escolta, en compañía de su mujer y varios de sus hijos, para descansar de viernes a domingo en la estación invernal de la Vall d’Aran, donde fácilmente uno se puede encontrar esquiando a Borja Thyssen (32) y Blanca (43), Mar Flores (47), Shakira (40) y Piqué (30) o Belén Rueda (52).

A pesara de su alto estatus político, a Alonso le gusta tener un perfil bajo, discreto y sin grandes estridencias. Se aloja en el apartamento que su hermana posee en el centro del núcleo urbano de Baqueira, ubicado a unos cincuenta metros a pie de pista. En la zona también tienen su residencia otros amigos y compañeros como Bárcenas, Juan Costa (confidente de Aznar y Rato) y el 'Compi Yogui'. De hecho, con Costa ha subido en alguna ocasión para practicar su deporte favorito y, con Bárcenas, comparte una modalidad deportiva excitante a la par que arriesgada, el heliesquí. Ambos cogen el helicóptero en Vielha o Beret que les lleva fuera de las pistas y se lanzan para esquiar por las laderas.

Alfonso Alonso y su mujer en Baqueira.

Alfonso Alonso y su mujer en Baqueira.

Alonso se comporta siempre de manera educada, le encanta salir con sus seres queridos por los restaurantes del valle, especialmente a un local que ofrece comida de cuchara típica de León, no rehúye de la gente que quiere saludarle e insiste siempre en ser tratado como una persona normal y corriente. Durante esos breves períodos de relax comparte momentos íntimos e inolvidables con Beatriz, que es a quien realmente le apasiona el deporte blanco, se beben alguna cervecita, tienen sus charlas como cualquier otro matrimonio y están pendiente de sus hijos en cualquier momento.

Alonso es quien pone en guardia a toda la familia. "A las seis de la mañana hay que estar en pie", les decía a su mujer y sus hijos, según confiesa a JALEOS uno de los comensales que estuvo en el mismo restaurante con el ex alcalde de Vitoria.

A veces, cuando quiere estar solo, le gusta coger la moto de nieve. Una de sus travesías favoritas es la une las poblaciones de Beret con el 'pueblecito fantasma' de Montgarri, que hasta hace pocos años sólo tenía cuatro habitantes varones censados. Se trata de un hermoso recorrido lleno de pinos, un camino de nieve y un ambiente lleno de un silencio tan hermoso que incita a meditar. A sus más íntimos les confiesa que es una de las experiencias más bonitas que ha tenido en su vida.

Una vida que, desde luego, no ha sido nada fácil. Cuando tenía 9 años su padre, Ramón Alonso, un reconocido pintor que retrataba a la alta sociedad vitoriana, les abandonó de la noche a la mañana, por lo que su madre, María Victoria, tuvo que sacar adelante a sus seis retoños trabajando en un bingo. Además, inmediatamente tuvo que cambiar a sus hijos de colegio, pasando de uno concertado a otro público porque su sueldo no le daba para llegar a final de mes.

Alfonso Alonso jurando su cargo como ministro de Sanidad.

Alfonso Alonso jurando su cargo como ministro de Sanidad. Gtres

Alonso como el primogénito, muy responsable y maduro para su edad, quiso ayudar a la economía familiar aportando su granito de arena como profesor particular de latín. En cuanto a los asuntos del corazón, a pesar de que nunca se llevó a las chicas de calle, tuvo la fortuna de conocer a Beatriz Maylin, hija de uno de los letrados más reputados de Vitoria, junto a la que empezó a ver la luz. Se casaron y formaron una entrañable familia que se ha ganado el respeto de los habitantes de Vitoria.

Ella es la que más ha estado pendiente de los deberes escolares de sus hijos porque Alonso pronto empezó a ostentar cargos de responsabilidad, como alcalde de Vitoria (1999-2007), portavoz del PP en el Congreso de los Diputados (2008-2014) o ministro de Sanidad (2014-2016). Y, ante todo, siempre se ha mantenido en un muy discreto segundo plano, especialmente, en todo lo concerniente a los escándalos que han salpicado de lleno a su partido en los últimos meses. Una familia ejemplar.