Terelu Campos rodeada de billetes.

Terelu Campos rodeada de billetes. Telecinco

NUEVO CAPÍTULO DE SU 'DOCUREALITY'

La exhibición de dinero de las Campos: del Maserati al lecho de Terelu con billetes de 500 euros

María Teresa llegó a ser conocida como la Zidane de la televisión por los contratos millonarios que firmó.

Cristina Rodrigo

Este sábado llega a Telecinco un nuevo capítulo del 'docureality' de Las Campos, que pretende dejar con la boca abierta a los espectadores. María Teresa (75 años) y sus hijas, Terelu (51) y Carmen Borrego (50), mostrarán su elevado tren de vida, haciendo alarde de su riqueza y sus bienes más preciados. La veterana periodista volverá a ponerse al volante de su Maserati Quatroporte, un coche de lujo de más de 110.000 euros (el más barato) que la presentadora parece que tenía algo abandonado en su garaje. "Me habrás echado de menos", le dice a su vehículo María Teresa. Y es que desde que tiene chófer no ha vuelto a conducir. Bigote Arrocet (67) y ella se desplazan desde entonces en un potente Audi manejado por una de sus personas de confianza.

Los espectadores también podrán ver su ático de Aravaca por el que pagó en el momento de su compra 1,3 millones de euros. El mismo en el que luego invirtió 300.000 euros en redecorarlo y dejarlo a su gusto. María Teresa no esconde que durante la época de los años 90 obtuvo importantes ingresos por sus trabajos. "El primer contrato fuerte de mi vida fue en 1996. Me dijeron: eres la Zidane de la televisión", asegura.

[Le aquí: El final de María Teresa Campos en Telecinco: terminará como simple colaboradora]

Las cámaras también entrarán en el armario de la presentadora, que mostrará sus vestidos, bolsos y zapatos por los que siente verdadera adoración. No es la primera vez que María Teresa muestra su colección de calzado entre los que se encuentran marcas como Prada, Lacroix, y como no, varios 'Manolo'. Sin embargo esta será la primera vez que desvele la historia de sus zapatos: cuándo los compró, para qué evento se los puso y quizás desvele el precio de alguno de ellos.

CUMPLEAÑOS DE CARMEN

Las hijas de María Teresa no se quedan atrás. A Terelu Campos le lloverán billetes de 100 euros tumbada en su lecho. "El dinero no da la felicidad sino la tranquilidad, y desde la tranquilidad es mucho más fácil ser feliz", afirma. Además, Pelayo Díaz explicará a Terelu las ventajas de convertirse en un influencer de las redes sociales, donde una persona con un alto nivel de seguidores, puede llegar a cobrar 10.000 ó 20.000 euros por aparecer en una de sus fotografías con un modelo de móvil determinado o beber una marca de refrescos concreta.

María Teresa campos conduciendo su Maserati.

María Teresa campos conduciendo su Maserati. Telecinco

El capítulo concluirá con la fiesta de cumpleaños de Carmen Borrego, la menor de las Campos, y el anillo de brillantes que Terelu le regalará. Eso sí, el importe del regalo será reclamado por Terelu a los invitados al finalizar la celebración.

EN OTROS CAPÍTULOS

Aunque esta será la primera vez que Las Campos se centren en su espléndido nivel de vida y el dinero que dedican a su caprichos, en anteriores ediciones de su 'docurelaity' ya han dado muestras de su poderío económico como la casa de María Teresa en la que se han grabado otros capítulos. La mansión que se encuentra en Las Rozas, y en la que actualmente convive con Bigote Arrocet, está bicada en la exclusiva urbanización Molino de la Hoz. Se trata de un chalet de 2.000 metros cuadrados de estilo clásico distribuido en dos edificaciones unidas por un pasillo de amplios ventanales que rodea un patio inglés.

La propiedad costó en su día 4,3 millones de euros por esta exclusiva propiedad de 6.000 metros cuadrados que cuenta con con una biblioteca con claraboya de cristal; varios salones, tres habitaciones con baño y vestidor, piscina interior climatizada, gimnasio, sala de cine y una cámara acorazada.

Las Campos al completo disponen además de personal de servicio. En la primera emisión, María, la sirvienta de María Teresa se convirtió en una de las protagonistas indiscutibles al ser llamada por la "señora" de la casa para que le subiera el desayuno a la cama.