El auténtico desnudo de Albert Rivera con Bertín Osborne

El auténtico desnudo de Albert Rivera con Bertín Osborne

MI CASA ES LA TUYA

La confesión más íntima de Albert Rivera a Bertín Osborne

El presentador se había puesto como meta que la audiencia conociera al líder de Ciudadanos como persona y no como político.

Juanma Fernández

Desde que cambiara TVE por Telecinco, Bertín Osborne ya no ha tenido por qué ocultar su pensamiento político. De ahí que si ahora le apetece entrevistar a un político y mostrar su simpatía con él, lo hace. Ya no tiene que dar explicaciones. Por eso no es de extrañar que su primer invitado fuera el presidente y líder de Ciudadanos, Albert Rivera, con el que se divirtió anoche en Mi casa es la tuya.

Y Rivera, agradecido por el trato, tampoco dudó en lanzar algún que otro piropo al presentador y el programa. “Es uno de los mejores programas que se hacen en la tele española”, dijo el político en la previa del programa.

¿No te enfadarías porque no te votara en las últimas elecciones?”, comenzó la entrevista el jerezano. “¡Que va! A mis amigos no les pido el voto. Pero,vamos, si encima me votan… Si tuviera que juzgar a mis amigos por el voto”, bromeó el político antes de empezar a ‘desnudarse’ ante Bertín. Y es que uno de los objetivos de éste era que la audiencia conociera a Rivera como persona.

Y así, el líder de Ciudadanos contó que había nacido en La Barceloneta, sus años de infancia o cómo se conocieron sus padres. “Todos mis abuelos son de Málaga. Se conocieron con origen malagueño, pero en Barcelona. Yo soy charnego. Tengo mitad y mitad. Para unas cosas soy catalán, pero por otra tengo mi parte andaluz. Uno de cada cuatro catalanes tiene un padre o una madre de Andalucía”, confesó.

"Mis padres tenían una tienda de electrodomésticos. Vivíamos bien. Llegó la crisis y empezaron a despedir a gente y endeudarse. Y han tenido que cerrar su negocio después de treinta años y pidiendo un préstamo. Mi padre se quedó en paro con 62 años y ha encontrado trabajo de comercial. Y mi madre se ha montado una tienda de comidas caseras con mi tía. Y trabajando 10 o 12 horas al día", contó el político.

También confesó lo que quería ser de mayor o que su beca de Erasmus la hizo en Finlandia. “Tenía la idea de hacer educación física y ser entrenador o formar a gente. Ser abogado ya fue en la adolescencia”, contó el político. “¿Y ser presidente del Gobierno?”, preguntó Osborne. “Una tía mía decía que iba a ser ministro. Frase de abuela, vamos”, bromeó.

Una infancia en la que le llegó uno de los momentos que más le marcaron de su vida: la muerte de dos de sus tíos. “Uno de mis tíos murió por el tema de las drogas con 35 años. Es un tema que me ha marcado. Y luego perdí otro tío, Alberto, de SIDA en los años 80. Fue un shock porque le quería un montón", confesó el político. 

Albert Rivera con Bertín Osborne.

Albert Rivera con Bertín Osborne.

Político, por casualidad

Rivera también cómo su llegada a la política fue por casualidad. “Me llegó sin darme cuenta. Salí en un manifiesto de intelectuales en Barcelona que decía que los que no éramos nacionalistas ni del PP o PSOE, no teníamos donde agruparnos. Yo no quería ser candidato. Pero al no haber acuerdo, por casualidad en un congreso, eligieron a los quince primeros por orden alfabético de la ejecutiva. Y como no había acuerdo para presidente, me pusieron ahí. Me fui un viernes a un congreso de un partido y regresó siendo el elegido”.

Una profesión, la de político, a la que se ha ido adaptando. "Lo que más me ha costado es el tema de la privacidad", contó Rivera. "Yo recuerdo que nos conocimos cuando te acababas de separar en 2013", le recordó Rivera. "Fue una decisión complicada. Pero creo que hice lo correcto. Ahora tengo la suerte de tener una relación cordial con mi expareja, que es la madre de mi hija. Es importante". 

El político aseguró que cada noche mantiene una videollamada con su pequeña Daniela, algo que su compañera Inés Arrimadas califica como "momento Daniela". El respeto de sus colegas de partido es máximo cuando Albert comparte tiempo con su hija. "Quiero que mi hija sea libre, que tenga la ideología que quiera. Educar es la profesión más difícil del mundo", afirmó. 

Albert Rivera con Bertín Osborne.

Albert Rivera con Bertín Osborne.

Pero, además de hablar de su hija, el líder de Ciudadanos también tuvo tiempo para sincerarse con Bertín sobre su pareja. Con total naturalidad, Rivera habló de Bea, una mujer viajera con la que lleva ya tres años de relación, dos de ellos conviviendo juntos en la casa que comparten en 'L'Hospitalet, entre viajes a Madrid y Barcelona.

Se lleva genial con mi hija. Tú sabes que eso es complicado y Daniela está encantada con ella. Es importante. Si rehaces tu vida y no hay buena relación, en ese sentido estoy muy contento", confesó. "¿Y te vas a casar?", preguntó Osborne. "Pues no lo he pensado. Yo nunca me he casado", se sinceró el político.

Buena relación también es la que mantiene con otros políticos aunque no sean de su signo político. Yes que para el líder de Ciudadanos, las diferencias ideológicas no están reñidas con el trato personal. Por ese motivo, Rivera mantiene muy buena relación con Pablo Casado y Cristina Cifuentes (ambos del Partido Popular) o con Eduardo Madina (PSOE). De Pablo Iglesias no tiene tan buenas referencias: aunque sus inicios no fueron malos, la dureza del líder de Podemos durante el reciente bloqueo electoral les separó.