UN FLECHAZO 'FRIKI'

El SúperVivienda que perdió el antifaz con Ada Colau

Adrià Alemany y la alcaldesa de Barcelona se conocieron en 2006 cuando se vestían de superhéroes amarillos y reventaban mítines políticos para defender el derecho a tener casa. Diez años después la pareja espera su segundo hijo.  

Adrià Alemany con su pareja, la alcaldesa Ada Colau

Adrià Alemany con su pareja, la alcaldesa Ada Colau

  1. Ada Colau
  2. Barcelona
  3. Ayuntamiento de Badalona
  4. Relaciones de pareja

Se conocieron cuando ambos eran superhéroes. Adrià Alemany (36) y Ada Colau (42) trabajaban como SúperVivienda, un personaje creado a principios de la década de 2000 por los movimientos sociales para reivindicar el derecho de todos los ciudadanos a tener una casa. Curiosa manera de empezar una relación. De las calles a la plaza Sant Jaume, vértice del poder catalán; de las calles, al amor.

"Muy romántico y muy friki a la vez", dice Alemany de ese flechazo. La pareja de la alcaldesa de Barcelona es un reputado economista -es licenciado en Economía por la UPF, máster en Relaciones Internacionales e Integración Europea del IUEE-UAB- que decidió aplicar sus conocimientos a la lucha social.

Eran los tiempos de la burbuja inmobiliaria y mientras los políticos hacían campaña para ganar el gobierno municipal, Adrià y Ada intentaban reventar sus actos públicos interrumpiendo los mítines. Diez años han pasado (fue en las municipales de 2006) y ellos siguen juntos, aunque con empleos muy distintos.

La pareja de Ada Colau, Adrià Alemany, vestido de superhéroe

La pareja de Ada Colau, Adrià Alemany, vestido de superhéroe

Colau llegó a la Alcaldía casi por sorpresa. De activista a alcaldesa después de pasar un lustro al frente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la PAH, una entidad que se hizo grande con la crisis económica. A finales de 2014 diversos grupos alternativos de la ciudad creaban Guayem Barcelona (reconvertido ahora en Barcelona en Comú), un partido político de base social que poco a poco fue ganando espacio.

Y a pocos pasaba desapercibida la presencia en los actos públicos de Adrià y el pequeño Luca (5), el hijo que ambos tuvieron en 2011. El niño ha ido con sus padres de asambleas y manifestaciones desde que nació. Y según cuenta su padre, la primera frase articulada del pequeño Luca fue "sí se puede". Con un mes fue a su primera manifestación, la del 15M, y pasó de las manis a ir a mítines electorales.

Adrià, en 2010, durante su época de activista

Adrià, en 2010, durante su época de activista

Alemany es uno de los grandes apoyos de Colau. Juntos han escrito dos libros, Vidas hipotecadas (Angle Editorial, 2012) y ¡Sí se puede! (Imago Mundi, 2013). Y si en mayo de 2015, Colau se hacía con el Gobierno de la ciudad, su marido entraba en el consistorio a su manera. Colau gobierna con una minoría que le permite llevar las riendas del Ayuntamiento pendiente de los pactos. Una cuestión que no impidió que se contratara a Alemany como responsable de Relaciones Políticas e Institucionales de Bcomú.

La oposición puso el grito en el cielo ante la decisión y Colau se defendió. Su pareja siempre ha tenido un peso considerable en las estructuras de la formación política que ella lidera, así que contratarlo, sin tener un papel en la estructura municipal, no era un problema para ella.

Adrià Alemany como activista de la PAH

Adrià Alemany como activista de la PAH

"Asumirá tareas que ya venía desarrollando de forma voluntaria pero que dado el volumen que han adquirido requieren dedicación exclusiva", dijeron en su momento, lo que suponía que Alemany pasaba de ejercer de voluntario en el partido a tener un empleo remunerado. De este modo, el marido de la alcaldesa podía dejar su trabajo en la Fundación del FC Barcelona, donde había estado trabajando hasta 2015, para dedicarse al partido. Y estar así más cerca de su mujer. 

La cuestión tampoco acabó de gustar entre algunos miembros del partido. "Tenemos que ir con mucho cuidado, no podemos caer en los mismos errores que cometen los grandes partidos, y contratar a Adrià no es la mejor idea. Se lo dijimos, pero lo defendió bien porque en el partido podemos actuar como consideremos. Además, él es un tipo preparado. Pero la verdad es que lo teníamos que haber pensado mejor", comentaban desde el partido.

Adrià y Colau, en la presetnación de uno de sus libros

Adrià y Colau, en la presetnación de uno de sus libros

Pasado el tiempo, las cosas están más claras y el papel de Adrià ha quedado relegado a algo interno de Barcelona en Comú (el nombre del partido de Colau va cambiando según las circunstancias y ahora también se llama En Comú Guanyem). Es, sobre todo, la pareja de la alcaldesa y el hombre que lleva las riendas de la casa. Colau siempre quiso tener más de un hijo, y lograr la Alcaldía se convirtió, de pronto, en un impedimento para aumentar la familia. Todo pasa y ahora ha anunciado su nuevo embarazo.

Los Adrià Colau viven en un piso de alquiler de 900 euros mensuales en el barrio de El Camp d’en Grassot, cerca de la Sagrada Familia, el mismo en el que empezó su relación con Adrià. La casa es una modesta vivienda de dos habitaciones en cuyas paredes cuelgan carteles de sus épocas de activista -hay un cartel en el que se lee 'No tendrás casa en tu puta vida'- y la entrevista que realizó The New York Times a Colau en 2013. Su pareja es quien se encarga de llevar al niño al colegio, pasear con él en el parque y darle de cenar, bañarlo… Las clásicas tareas domésticas.

Adrià Alemany vota en las pasadas elecciones generales

Adrià Alemany vota en las pasadas elecciones generales

"No hay cenas románticas, no vamos al cine, el activismo es nuestra vida", comentaba sobre su vida en pareja Colau en la citada entrevista en el periódico neoyorquino. Aquel superhéroe de barrio que lucía rizos y activismo es ahora un hombre de partido, con el pelo corto (tiene algunos claros), tranquilo y dedicado a su hogar. El hombre detrás de la alcaldesa de Barcelona.