EL PATINAZO DE LA SEMANA

Mila a Alba: "tonta de libro", Alba a Mila: "Vete a hacer gárgaras"

Como si estuvieran en el patio del colegio, la colaboradora de 'Sálvame Diario' y la exmujer de Feliciano López se enzarzaron en una bronca telefónica de lo más surrealista. En estado "puro".

Mila Ximénez y Alba Carrillo

Mila Ximénez y Alba Carrillo

  1. Alba Carrillo
  2. Mila Ximénez
  3. Telecinco

Me gusta pensar que Mila Ximénez (64 años) es como esa tía lejana a la que nunca ves, pero que en todas las reuniones familiares desata su incontinencia verbal sin importarle el qué dirán. Todo un show, vaya. Pues la última víctima de la exmujer de Manolo Santana (78), la cosa va de exesposas de tenistas, ha sido Alba Carrillo (30). La cual, si me permiten el chascarrillo, va "descarrillada" por la vida.

Mila durante la conversación

Mila durante la conversación

La llamada tuvo lugar la tarde del martes 4 de octubre cuando Kiko Hernández (40) aseguraba que Feliciano López (35) había prometido comprarle una casa a Alba tras la separación. Una información que Mila y Lydia Lozano (55) se apresuraron a confirmar. Mientras todos los colaboradores opinaban sobre el asunto, Alba debía estar en su casa tal que así.

via GIPHY

Así pues, ni corta ni perezosa, cogió el teléfono y entró en directo en plató: "Mira Mila, me caes fenomenal, pero no pensarías así si supieras lo que dicen los tenistas, y en especial Feliciano, de ti". Un 'zas en toda la boca' que solo una mujer con la cultura y la clase de Ximénez rebatiría con un "anda y vete a hacer gárgaras. Boba, más que boba, que eres una tonta de libro". Algo que provocó las carcajadas del público y de Lydia Lozano en particular.

Lydia Lozano riéndose

Lydia Lozano riéndose

Lo único que Mila dijo sin insultar, fue que lleva 45 años sin moverse en los círculos tenísticos y que ya no la conoce nadie. Vale, punto para Ximénez. Mientras Paz Padilla (47) intentaba poner orden, Alba no pensaba perder el set y pedía que le dejaran hablar: "Que no me falte al respeto esta señora, por favor". Dicho y ¿hecho? Sin pensárselo dos veces, Mila contraatacó con un "¿pero de dónde ha salido ésta? En un giro sorprendente de los acontecimientos, Alba sacó su mejor revés y consiguió ganar el partido: "Del mismo sitio que tú: de casarme con un tenista".

¡Menudo planchazo! Aunque esa última frase de Carrillo tampoco la deja en muy buen lugar a ella. Pero bueno, chica, la cosa es asumirlo. De todas formas, esta conversación reafirma mi teoría de que Mila Ximénez es la abuelita de Sálvame Diario ya que puede decir todo lo que se le pasa por la cabeza. Y yo me pregunto, ¿por qué se le permite?

Hemos creado un monstruo

Mila representa el 'hijo de p***' que todos llevamos dentro. Pasados los sesenta, Ximénez es la típica mujer que se te acerca en la cola de la carnicería y te dice que le dejes pasar porque ya está muy mayor y no sabe si morirá antes de que le toque. Y cuidado con decirle que no, porque el pollo (nunca mejor dicho) que te puede montar es épico. No sé si me explico. Lo que quiero decir es que Mila se pasa por el arco del triunfo las buenas maneras y el qué dirán porque ya está curada de espanto. Y si a eso le sumamos que el público y sus compañeros jalean cada uno de sus arrebatos, para qué queremos más.

Preocupada por los más jóvenes

Si algo hay que agradecerle a Mila es que no utiliza insultos para mayores de 18 años. Quizá porque es consciente de que sus palabras pueden llegar a los inocentes oídos de los niños que meriendan junto a sus abuelas, embrujadas por Sálvame. De ahí que la colaboradora tire de palabrotas y expresiones tales como "boba", "tonta de libro" o "vete a hacer gárgaras". Todo un detalle que Mila piense en los más pequeños. ¡Mira que si se convierte en la nueva Teresa Rabal (63)!