POLÉMICA EN LAS PLAZAS

Otros VIP que llevaron a los toros a menores de edad

La infanta Elena no ha sido ni mucho menos el único rostro conocido que ha inculcado a sus hijos la afición por la tauromaquia, independientemente de que la ley de cada comunidad autónoma lo permita o no.

La infanta Elena junto a sus hijos y a su padre, en la plaza.

La infanta Elena junto a sus hijos y a su padre, en la plaza.

¿Deben los menores de edad presenciar las corridas de toros? El debate está servido después de que hace dos semanas la infanta Elena (52 años) decidiera acudir a los toros junto a su padre, don Juan Carlos (78), y sus hijos Felipe Juan Froilán (18) y Victoria Federica (15),en contra de la normativa balear que prohíbe que los menores de 16 años puedan acceder a espectáculos taurinos. 

Hace tan sólo unos días la duquesa de Lugo volvía a la carga y asistía, con los mismos acompañantes, a una corrida en San Sebastián. Allí no existen restricciones legales para los menores de edad, siempre y cuando vayan acompañados de un adulto. Pero ya era demasiado tarde: la polémica sobre la conveniencia o no de que los menores presencien este tipo de eventos se ha extendido como la pólvora por todo el país avivando un fuego que inunda ya las redes sociales.

Lo cierto es que la primogénita de don Juan Carlos no es, ni de lejos, el único rostro conocido que ha inculcado su afición taurina a sus hijos desde que eran bien pequeños. El pasado año el escándalo persiguió a la juez de Masterchef Samantha Vallejo-Nágera (47) después de que colgara una instantánea de sus hijos y su sobrino -hijo de Colate (44)- en una corrida en Segovia.

Samantha Vallejo-Nágera con sus hijos, su sobrino y su hermano en los toros.

Samantha Vallejo-Nágera con sus hijos, su sobrino y su hermano en los toros.

Otro rostro de la televisión pública comparte afición con la chef y en alguna ocasión ha tratado de inculcársela a sus hijos. Así, Anne Igartiburu (47) ha acudido en varias ocasiones a los cosos taurinos acompañada, entre otras, de su hija Noa (15). De hecho, en 2009 era frecuente ver a madre e hija compartir confidencias en ferias como la de Santiago.

Anne Igartiburu, en una corrida con su hija en el año 2009.

Anne Igartiburu, en una corrida con su hija en el año 2009.

Tres años antes era una aristócrata la que acompañaba a dos niños pequeños a la corrida goyesca de Ronda. La abuela en cuestión, que no era otra que la duquesa de Alba, adoraba el mundo de la tauromaquia y así se lo quiso transmitir a los hijos de Cayetano Martínez de Irujo (53) y Genoveva Casanova (39). Los pequeños Luis (15) y Amina (15) por aquel entonces contaban con 9 años.

La duquesa de Alba con su nuera Genoveva y los hijos de ésta, Luis y Amina.

La duquesa de Alba con su nuera Genoveva y los hijos de ésta, Luis y Amina.

El gremio taurino es una piña

Cuando la polémica inunda el mundo del toro -suele hacerlo a menudo- los amantes de la tauromaquia suelen unirse y mostrar su solidaridad. Así ocurrió en su día, cuando Fran Rivera (42) colgó una instantánea en la que aparecía toreando una vaquilla junto a su hija de 5 meses en brazos. De la misma manera, en esta ocasión los toreros y aficionados han mostrado su acuerdo en que los menores de edad puedan acceder a las corridas de toros.

De hecho, es frecuente ver a los hijos de los diestros presenciando las faenas de sus padres o incluso participando en la vuelta al ruedo posterior a la corrida. Así, una de las más asiduas a la plaza es precisamente Cayetana Rivera (17), hija de Fran, que acude a las lidias de su padre desde que es bien pequeña. 

Fran Rivera con su hija Cayetana en brazos, tras una corrida goyesca.

Fran Rivera con su hija Cayetana en brazos, tras una corrida goyesca.

Del mismo modo, los hijos de Jesulín de Ubrique (42), Espartaco (53), Finito de Córdoba (44), Óscar Higares (45), José Antonio Canales Rivera (42), Rafi Camino (47), Javier Conde (41), Ortega Cano (62) y El Cordobés (48) se han dejado ver en numerosas ocasiones en el coso taurino aunque no hubieran cumplido los 18.