PREMIOS NACIONALES DE MODA

La reina viste (de nuevo) de Zara

Letizia entregó los Premios Nacionales de la Moda rodeada de polémica; la de su reciclado vestido, y la del galardonado, Roberto Torretta.

La reina Letizia entrega el premio a Mejor Diseñador a Roberto Torretta.

La reina Letizia entrega el premio a Mejor Diseñador a Roberto Torretta.

  1. Reina Letizia
  2. Zara
  3. Diseñadores
  4. Inditex

Son muchas las voces que han querido salir a la luz pública para desmerecer el premio de Torretta. Ha sido condecorado con el galardón a Mejor Diseñador con un matiz muy importante, el que hace referencia única al trabajo durante toda su trayectoria, no a los logros o éxitos conseguidos con su marca.

Este punto es el que ha dejado la puerta abierta a las críticas de quienes no ven objetividad en la elección del jurado. Muchos argumentan la falta de rigor del premio a Torretta con el hecho de que no posee tiendas físicas, ni vende nada online. La crisis económica en la que cayó el país afectó directamente al negocio del diseñador y solo pudo salir a flote colocando sus productos en la boutique multimarca que tiene su mujer en Madrid y en un pequeño espacio cedido por El Corte Inglés.

El diseñador sabe cuidar muy bien de sus clientas.

El diseñador sabe cuidar muy bien de sus clientas.

Los números rojos de la empresa de Torretta ya no le dan ni siquiera para poseer un departamento de prensa como tal. Su hija María le ayuda en ese tipo de gestiones pero no puede competir al nivel de otros diseñadores nacionales, hecho que enfurece aún más a sus oponentes ante el premio que ven en las limitaciones obvias del diseñador un argumento perfecto para no merecer el galardón.

Su puesto como directivo de la Asociación de Creadores de la Moda de España le ha otorgado privilegios que sus colegas de profesión no han podido disfrutar. Como ser participante fijo en la Pasarela Cibeles o recibir subvenciones estatales para contribuir al impulso de la moda española, pero que no fueron invertidos en ese propósito y muchos apuntan a intereses más personales y de dudosa transparencia.

La nueva colección de Torretta es un homenaje a David Bowie.

La nueva colección de Torretta es un homenaje a David Bowie.

La objetividad de los jueces ha sido influenciada, según se rumorea, por la relación que el hijo de Torretta mantiene actualmente con la heredera del imperio Inditex. Carlos Torretta sale con Marta Ortega y esto es sinónimo de una gran cartera de clientes en juego, unos contactos muy codiciados por todos los que se dedican al mundo de la moda y sueñan con lograr el éxito del magnate gallego.

La acusación de los 'perdedores' va dirigida de forma directa a la mujer de Roberto Torretta, que sí ha logrado hacerse un hueco de referencia con su tienda, pero todo gracias a las poderosas amistades que hizo en sus comienzos y que la han llevado a lo que es ahora. Políticos, gente del espectáculo y de la prensa del corazón son algunos de sus habituales, pero al igual que la marca Torretta, sus clientes también son personas que se rigen por un estilo conservador y casi obsoleto.

Esas personalidades son las que le procuran seguir viviendo de la moda y Torretta sabe cuidarlas al detalle, admira a las mujeres y se lo demuestra en el contacto personal. Ese cariño de la gente con relevancia mediática y el no lograr alcanzar una notoriedad importante internacionalmente tras años de trabajo, son los que le ayudan a conseguir, según sus competidores, los premios de consolación.

Y la reina premió a Zara

Quizá como guiño a la 'nuera' del premiado, la reina Letizia escogió un vestido de la marca de Amancio Ortega. El vestido de flores ya se lo pudimos ver en dos pasadas ocasiones con complementos diferentes y en acontecimientos de otra índole. Doña Letizia (43) apareció vestida de Zara a un evento destinado a diseñadores de renombre, no escogió el vestuario de ningún estilista español, a lo mejor por no mojarse de cara al premio o porque al ser el foco del acto era consciente de que los ojos irían dirigidos a ella y quiso superarse esta vez con un reto que diera ejemplo de su compromiso con la necesidad de mostrar que es afiliada al low cost y demostrar que en ocasiones tan especiales estas prendas también tienen su lugar.

Low cost, reciclado y de hace 5 años, ¿se puede pedir mayor reto de humildad estilística a la reina? El superarse para la siguiente va a estar difícil. El vestido de Zara estuvo a la venta en 2011 y tenía un precio de 39'95 euros. Ya lo ha lucido en dos ocasiones más, pero ataviado con un cinturón fino que le marcaba la figura y unos peep toes en color nude. Para este evento, no obstante, la reina ha preferido ir más holgada, sin entallarse en la cintura, y con unas sandalias de tacón con detalle en el empeine y también en color maquillaje. El bolso de estilo clutch era de un tono fucsia intenso a juego con los colores de las flores de su atuendo.

La monarca destacó en su discurso que "la moda muestra la esencia de uno mismo", frase que cuesta creer que lo diga un miembro de la realeza y vestida de Zara. Pero la presión sometida a la monarquía por el gasto que supone a las arcas del país, unido a la reciente pérdida de confianza de la reina por uno de sus diseñadores fetiche, Felipe Varela, hace de la elección de Letizia por la marca de Inditex toda una rutina. Desde que en 2014 la reina desterrara de su armario a Varela, han entrado prendas más modernas, que rompen con el conservadurismo del estilo de su ex diseñador de cabecera.

Ahora marcas como Nina Ricci, Carolina Herrera o Prada son más habituales en su elección de estilo, que puede deberse a que la reina tiene una estrecha relación con los dueños de Puig que lleva todas esas firmas. Y por otro lado, nunca faltan los aires más ahorradores con prendas de Mango o Zara que también sabe lucir en actos de representación sin hacer que deslumbre su imagen ante la opinión pública y extranjera.