ELECCIONES AMERICANAS

Mónica Lewinsky, de becaria sexy a activista social

Casi veinte años después del escándalo sexual que salpicó a Bill Clinton y justo el día en el que el ex presidente cumple 70 años, EL ESPAÑOL desvela qué fue de la becaria más famosa de todos los tiempos.

Mónica Lewinsky, durante uno de sus últimos discursos.

Mónica Lewinsky, durante uno de sus últimos discursos.

Hace aproximadamente dos décadas, el entonces presidente estadounidense Bill Clinton (70 años) se dirigió al pueblo americano para pedirle perdón por su "inapropiada relación" con una becaria de 22 años llamada Mónica Lewinsky (43).

La disculpa pública de Clinton por su comportamiento íntimo supuso una actitud insólita -y hasta entonces nunca vista- en un político. Aquel gesto le permitió a él, pero sobre todo a su esposa Hillary (68), resurgir de las cenizas políticas cual ave fénix. Ambos representan ahora el papel de matrimonio feliz de cara a las elecciones americanas, pero ¿qué pasó con Lewinsky?

Bill Clinton junto a su mujer Hillary.

Bill Clinton junto a su mujer Hillary.

En todo este tiempo, la más afectada por aquel escándalo sexual fue sin duda la propia Mónica, que intentó buscar su lugar en el mundo sin demasiado éxito. Llegó a probar suerte en el mundo de la moda y el diseño -con una línea de ropa propia-, la psicología e incluso de los medios de comunicación -intervino en varios programas- y parecía que la ex becaria no encontraba su sitio. Su intención, según su entorno más cercano, fue entonces mantener un perfil bajo, alejada de la vida pública. Se mudó a Londres y posteriormente a Nueva York, dos ciudades en las que uno puede pasar fácilmente desapercibido.

Eso sí, Lewinsky reapareció en 2014, cuando empezaba a sonar el nombre de Hillary como posible candidata a la presidencia de Estados Unidos. Lo hizo en Vanity Fair, revista en la que se despachó a gusto sobre su affaire con Clinton. "Mi jefe se aprovechó de mí, pero con todo fue una relación consensuada. El abuso se produjo después, cuando me convertí en la cabeza de turco que protegía su posición de poder", declaró entre otras perlas la ex becaria, que reconoció incluso haber pensado en el suicidio como vía de escape.

Mónica Lewinsky, durante los International Documentary Awards 2014 que se celebran en Lós Ángeles.

Mónica Lewinsky, durante los International Documentary Awards 2014 que se celebran en Lós Ángeles.

AGUJEROS EN EL BOLSILLO

En el terreno económico las cosas no le han ido mucho mejor. El tabloide National Enquirer asegura que Lewinsky se encuentra inmersa en numerosas deudas y tiene problemas para encontrar trabajo. "¿Quién va a contratarla?", se preguntaban sus amigos en conversación con el diario.

La ex amante de Clinton encontró por fin su hueco con las conferencias, que han conseguido llenar el vacío personal y profesional que la invadía desde hacía tiempo. Hoy en día Lewinsky se ha convertido en una activista social que escribe libros y da discursos públicos sobre el acoso cibernético. 

La ex becaria se considera a sí misma la primera víctima de este tipo de actos. "Hace 17 años no había una definición de esto, pero hoy lo llamamos acoso online", aseguraba durante su discurso, El precio de la vergüenza, celebrado en la conferencia de Tecnología, Entretenimiento y diseño (TED).

"Me tildaron de zorra, puta, ramera, tonta... perdí mi reputación, mi dignidad y casi pierdo mi vida", declaró, al tiempo que denunció la existencia de toda una "industria de la humillación" a través de la red. 

Las consecuencias del escándalo le dieron de lleno, pues Lewinsky siempre se quejó de que ni encontró trabajo ni pudo mantener una relación estable.

Su imagen actual

Mónica se autodefine en las redes sociales como una "activista social anti bullying, oradora, colaboradora y embajadora".

Su imagen nada tiene que ver con la de aquella joven de 22 años que un día protagonizó las portadas de medio mundo por su relación con el entonces presidente estadounidense. Ahora esta mujer de 39 años, soltera y sin hijos parece superar, poco a poco, el sanbenito de becaria sexy para convertirse en toda una adalid de las causas sociales.

Clinton, el expresidente reconvertido en consorte

Por su parte, Bill Clinton ha sido, junto con su mujer, uno de los que mejor ha sabido aprovechar el escándalo para reinventarse. El político, que celebrará este viernes su 70 cumpleaños rodeado de su familia, llegó a la Casa Blanca en 1993, convirtiéndose en el tercer presidente más joven de la nación. Pese al Caso Lewinsky, se mantuvo en el poder hasta el año 2001.

Ahora, 15 años después de abandonar la Casa Blanca, se postula para entrar de nuevo en ella, aunque esta vez como consorte, pues es su esposa Hillary la candidata a presidir los Estados Unidos.