REAPARICIÓN SOLIDARIA

Cristina Sánchez: "Narré la muerte de Barrio en directo, fue lo más duro de mi vida"

La matadora de toros continúa vinculada al mundo del capote como comentarista taurina tras su retirada de los ruedos en el año 1999. El próximo mes volverá a torear por una buena causa.

Cristina Sánchez con el capote en el acto de presentación de su reaparición.

Cristina Sánchez con el capote en el acto de presentación de su reaparición.

  1. Víctor Barrio
  2. Entrevistas

La primera mujer torero de Europa vuelve a calzarse el traje de luces, tras más de 17 años retirada de los ruedos, para torear por una causa solidaria. Cristina Sánchez compartirá cartel con Enrique Ponce y El Juli para recaudar la mayor cantidad dinero posible que será destinada a la lucha contra el cáncer infantil. A un mes de la cita taurina la madrileña ha concedido a EL ESPAÑOL unos minutos de su tiempo para ponernos al día de sus nuevas metas, de su faceta como madre y de qué importancia cobra ahora el mundo del toro en su vida.

Reaparece en la plaza de toros por la puerta grande, ¿qué siente?

Mucha ilusión, muchísima responsabilidad, y según se va acercando la fecha van pesando los días, las circunstancias, pero yo creo que va a ser un día muy bonito por una causa que me llena muchísimo. Aparte volver a vestirme de luces es un reto profesional en este momento después de estar tantos años alejada del mundo del toro.

Además el hacerlo en una feria como Cuenca y con el cartel de dos figuras del toreo como son Enrique Ponce y Julián (El Juli), me da muchísima alegría y satisfacción; pero a la vez con la lógica preocupación de que todo salga bien y pueda estar a la altura del acontecimiento.

Sus comienzos fueron polémicos por tratarse de una mujer en un mundo de hombres, pero en esta ocasión comparte cartel con dos grandes del toreo ¿cree que este gesto de El Juli y Enrique Ponce zanja años después la polémica?

Yo en este momento de mi vida para nada quiero hablar de polémicas. Creo que la profesión de torero la he llevado muy dignamente, he conseguido al final el respeto de mis compañeros, que creo que a la vista. Puedo decir que me han demostrado ese respeto, ese respaldo y la admiración de todos ellos. Cada uno lleva su carrera profesional como quiere, la defiende de la manera que cree. Pero yo he estado 11 años toreando y he toreado con todos los toreros, con algunos más que con otros, pero con muchos.

No me gusta entrar en la pregunta sobre vetos o no vetos, porque mi carrera profesional es mucho más que todo eso. He toreado junto a Enrique (Ponce), Julián (El Juli) o Manzanares en momentos que quizá no han transcendido públicamente pero que están ahí. Eso es para mí el respeto, que esas grandes figuras del toreo hayan reconocido mi labor en el mundo del toro. No quiero hablar de polémicas porque además mi vuelta a la plaza es por este caso puntual y solidario.

Sánchez, pese a la polémica de sexos en el ruedo, compartió arena con El Cordobés y Jesulín de Ubrique,

Sánchez, pese a la polémica de sexos en el ruedo, compartió arena con El Cordobés y Jesulín de Ubrique,

Aún es reciente el fallecimiento de Víctor Barrio en el ruedo, ¿cómo lo vivió?

Ha sido un palo muy gordo, algo muy duro para todos los compañeros. Yo además tuve la "mala suerte" de vivirlo en directo, de tenerlo que contar, y puedo decir que no he pasado nada más duro en mi vida. Contar la muerte de un compañero en directo para mi ha sido brutal. Se me vinieron muchos recuerdos de mi vida a la cabeza y profesionalmente es algo que te parte el alma. Yo digo que sigo con la misma ilusión ante el toro pero ahora mismo tengo una tristeza muy grande y una dureza que entraña el mundo del toro y la realidad, que es que el toro representa la vida misma. Se vive y se muere.

Así lo pude vivir el otro día y aunque ha sido muy duro, al final estas cosas engrandecen nuestra profesión. El trato de su entorno, de cómo se ha portado su mujer, la entereza que ha tenido su familia...Una vez más no hacemos más que demostrar los valores que tenemos, de respeto, de humanidad y de solidaridad. Valores a los que la sociedad hoy da la espalda y es la tauromaquia la única profesión que creo que aún hace uso de todos ellos.

Tras la muerte de Barrio las redes sociales se inundaron de comentarios de antitaurinos. Entre los mensajes más duros se podían leer frases como "por fin ha parado de matar" y que el torero "se ha ganado el final que él daba a los toros", ¿qué les diría a todos ellos?

¿Tú crees que a esa gente se le puede decir algo? Yo creo que el diálogo no lo conocen. Lejos de decirles nada, lo que tiene que haber es justicia para mi compañero Víctor Barrio y para su familia que lo está sufriendo. A aquellos que dicen esas barbaridades no les considero "gente", no les llamaría ni personas, son animales, antihumanistas.

Me niego a pensar que un ser racional pueda decir todo eso que dicen; tener tanto odio, tanta rabia, tanta frustración dentro para poder decir algo de ese calado. Yo les quiero muy lejos a toda esa gente y que caiga todo el peso de la ley sobre ellos, y Dios juzga a cada uno.

Cristina Sánchez en plena faena ante el toro.

Cristina Sánchez en plena faena ante el toro.

¿Inculca en sus hijos la vocación por el toro?

No, no. Tengo dos hijos, uno de 15 y otro de 13, y esta vuelta puntual a la plaza aparte de por los niños con cáncer, si algo me ha motivado e ilusionado a hacerlo es por ellos. Nunca me habían visto y me dijeron "mamá, por favor, hazlo, que nos encantaría verte", porque no existe ningún vídeo que puedan ver. Les hace mucha ilusión y lo están viviendo de una manera muy bonita.

Estoy segura de que para ellos va a ser también un día grande, o al menos eso espero. Que no sufran, que disfruten de ver a su madre vestida de luces en un acontecimiento importante y que con la edad que tienen ya van a recordar.

¿Qué faceta es la más difícil, la de madre o la de torero?

Son muy distintas. La de torero es muy difícil, creo que es la más absorbente del mundo, porque yo ahora mismo estoy entrenando, metida en mi mundo, poniendo mi mente en "modo torero". Resulta difícil, prácticamente tienes que dejar la casa a un lado, los hijos a un lado, para volver a coger toda esa dinámica. La faceta de madre es algo muy especial. Ser madre es lo más bonito que te puede pasar, pero a la vez es lo más arriesgado porque ningún hijo es igual a otro y por mucho que tú inculques una educación y unos valores, que al menos yo todavía en casa intento conservar, da mucho miedo lo que hay fuera.

Vivimos en una sociedad de espaldas a todos estos valores, no hay capacidad de superación, no hay esfuerzo, todo tiene que pasar rápido, todo es muy efímero... eso como madre me da miedo porque es algo que no puedes controlar. Sin duda ambas facetas son muy absorbentes.

La torero con su marido, Alejandro Da Silva, y sus dos hijos.

La torero con su marido, Alejandro Da Silva, y sus dos hijos.

¿Cuál cree que es el rasgos personal de su forma de torear que la hace distinta al resto?

Cada uno tenemos nuestra personalidad, yo por ejemplo, siempre he tenido mucho amor propio. He sido una mujer que no me he querido dejar ganar nunca la pelea, ni por el toro ni por los compañeros.

También me caracteriza la seriedad, las ganas de querer hacer las cosas bien. He adquirido mucho del "torero artista" y el "torero de valor", creo que es necesario exprimir lo mejor de estos dos y crear tu propia personalidad. Aunque eso deberían decirlo de mí los demás, no yo.

A pesar de estar retirada todos estos años, ¿ha seguido de alguna forma vinculada al mundo del toro?

Sí, llevo tiempo en los medios de comunicación. Estuve 4 años trabajando con Nieves Herrero, hacía comentarios, tenía una sección propia dentro de su programa. Y ahora llevo ya 13 años trabajando en Castilla La Mancha Televisión en las retransmisiones taurinas.

Sánchez saluda triunfante al público.

Sánchez saluda triunfante al público.

¿Qué es lo que más va a disfrutar del ruedo del próximo 20 de agosto?

Quiero disfrutar todo. Estoy haciéndolo en mi preparación en el campo y lo haré yendo a ver los tentaderos, viendo a mis compañeros y con ganas de meterme de nuevo en el mundo que se respira. Porque el día de la corrida es como el día del examen, que antes has tenido que estudiar, y eso es lo que estoy disfrutando desde el minuto uno.

Porque no quiero que ese día sea para mí algo angustioso, sino que sea un día bonito en el que pueda transmitir todo lo que he estado preparando durante estos días, todo el esfuerzo que hay detrás. Sobre todo mostrar mi felicidad por que mis hijos me vean y para poder ayudar a la investigación para los niños con cáncer.

¿Tenía pensado volver a pisar la arena de las plazas o ha sido la causa solidaria la que le ha incentivado a hacerlo?

La verdad es que no tenía ninguna intención de volver. Si a mí hace 6 meses me dicen esto creo que hubiera dicho "estás loco, ¿o qué?". Pero Maximino Pérez, que es el empresario de la plaza, me lo lleva diciendo 3 años, pero yo siempre le he contestado que no, que esto no entraba en mis planes de vida. Mi vida ahora estaba enfocada por otro lado y que para nada podría hacerlo. Pero este año no sé cómo me ha cogido, no sé lo que se ha juntado, pero al final me propuso hacerlo con el aliciente de la causa altruista.

Además el Doctor Madero siempre está esperando a que colaboremos en la investigación y me tocó la fibra sensible cuando fui a verle al Hospital Infantil Niño Jesús; ver cómo trabajaban me removió algo por dentro y me dije que había que hacerlo.

Creo que nos toca a la población civil ayudar y apoyar a todas estas causas que son tan necesarias y además en un momento en que las instituciones están tan desordenadas, hay que movilizarse para que esos niños puedan tener una investigación efectiva por su enfermedad. Los dramas que viven en esas familias se merecen más, lo que yo voy a hacer se queda en nada.

Cristina en otro acto solidario, en esa ocasión, por la lucha contra el cáncer de mamá.

Cristina en otro acto solidario, en esa ocasión, por la lucha contra el cáncer de mamá.

¿Sigue algún ritual antes de entrar a torear?

Yo soy bastante normalita en eso. Me gusta colocar las sillas de la misma manera siempre, pero no tengo nada extraño que contar que haga antes de una corrida. Antes de vestirme suelo rezar un Padre Nuestro, a continuación me visto, y me gusta dejar todo apagado y colocado antes de salir de la habitación.

¿Cuál es la corrida que recuerda con más cariño?

Para mí las corridas que más recuerdo son la del día de mi alternativa y la de la confirmación. La primera en Nimes y la segunda en Madrid. Porque tantas veces me repitieron que esos dos días nunca llegarían, que disfruté de que al final llegaran y de pasarlas con nota alta.

Fueron dos días que al principio lo pasé muy mal, un poco como la angustia que estoy de alguna manera viviendo también ahora, por lo que no paro de preguntarme cómo saldrá todo, si estaré a la altura...todos esos miedos que a uno le atenazan cuando va a hacer algo grande y que conlleva una gran responsabilidad. Luego es verdad que en la plaza lo pasé muy bien, disfruté muchísimo y son dos tardes de las que me acuerdo profundamente.

La torero sale en hombros del ruedo con el resto de sus compañeros en Torremolinos.

La torero sale en hombros del ruedo con el resto de sus compañeros en Torremolinos.

¿Y cuál diría que es el momento de su vida más bonito?

Hay dos momentos preciosos, que forman parte de la vida de toda madre que es el nacimiento de sus hijos. Ver nacer a mis dos niños es una gran experiencia, después de todos momentos que pasas, cuando llega el momento de tener en brazos a tu hijo o incluso cuando estás embarazada creo que es ya una sensación tan grande que abarca tanto que son momentos muy felices de mi vida.

¿Cuáles son los planes de futuro de Cristina Sánchez? ¿Habrá hueco para el toreo?

Seguir con mi vida. Con la vida que yo tenía, seguir con mis empresas, con mi trabajo en televisión, los programas y las retransmisiones. Seguir luchando. Mi objetivo ahora mismo es el día 20 y después de ese día será lo que hacía hasta hace tres meses, que es sacar adelante a mis hijos, poder darles una buena educación, no solo en valores sino también en el estudio, la formación. Ese es mi propósito, seguir trabajando duro para conseguir formar dos personas de bien.