ÚLTIMO ADIÓS

Fernando Guillén: "Era un desprendido de sí mismo y la vida le pasó factura"

El actor y su expareja, Ana Milán, fueron los últimos que compartieron escenario con Ángel de Andrés

Los actores Fernando Guillén Cuervo, Ana Milán y Ángel de Andrés en la presentación de la obra Wilt

Los actores Fernando Guillén Cuervo, Ana Milán y Ángel de Andrés en la presentación de la obra Wilt

  1. Cine español
  2. Televisión
  3. Ángel de Andrés
  4. Ana Milán
  5. Fernando Guillén Cuervo

Cuando este miércoles se conocía el fallecimiento de Ángel de Andrés, las redes sociales se inundaron de mensajes que recordaban las frases más míticas del actor en la serie Manos a la obra. Y es que, aunque el actor ya despuntaba en los años 80 de la mano de Pedro Almodóvar, Manolo fue un personaje que le marcó de por vida y le permitió llegar a las casas de todos los españoles.

A pesar de sus conocidos problemas de salud debido a su sobrepeso, Ángel de Andrés murió trabajando. Su último trabajo conocido en la televisión fue en la serie Carlos Rey Emperador y de las tablas se despidió en 2012, acompañado de Fernando Guillén Cuervo y Ana Milán en la obra de teatro Wilt.

Imagen de una escena de la representación Wilt: El crimen de la muñeca hinchable

Imagen de una escena de la representación Wilt: El crimen de la muñeca hinchable

Es oír hablar de Ángel y el tono de voz de estos dos actores cambia por completo, haciendo ver el hueco que ha dejado el intérprete. “Era un inconformista y un rebelde”, declara para EL ESPAÑOL Guillén Cuervo echando la vista atrás. “Era un cabezota”, dice entre risas. “Ángel era una buenísima persona. Era un desprendido de sí mismo y por eso la vida le pasó factura”, comenta el actor sobre su compañero.

“Era un buen amigo y un excelente consejero”, dice un Guillén Cuervo emocionado. Una declaración que subraya Ana Milán. “Era un vicio trabajar con él. Llevaba el oficio en la sangre. Era de los que sabían cómo se hacen las cosas. Era delicioso. Era un compañero que estaba implicado pero que a la vez entendía perfectamente la profesión y te dejaba ser libre”, declara la actriz al recordar a De Andrés.

Ángel de Andrés y Fernando Guillén Cuervo

Ángel de Andrés y Fernando Guillén Cuervo

Ambos actores se ponen de acuerdo a la hora de decir que la noticia les ha pillado por sorpresa. “Sabíamos que tenía problemas de sobrepeso y eso hacía que tuviese problemas de corazón. Estaba muy cansado, pero en cuanto se subía a las tablas se le olvidaba todo”, dice Milán. “La última vez que le vi estaba muy delgado. Él estaba contento porque siempre había tenido problemas de sobrepeso. No sé cuál habrá sido el motivo de su fallecimiento ni lo quiero saber porque son cosas muy personales. Nos ha dejado muy joven y ha dejado un gran legado de trabajo y de amigos a sus espaldas”, comenta Guillén Cuervo.

El Manolo que le marcó

Aunque ha interpretado a numerosos personajes a lo largo de su carrera, Ángel de Andrés siempre estará marcado por aquel Manolo al que dio vida al lado de Carlos Iglesias en Manos a la obra. “Hablábamos mucho de la serie”, comenta Guillén Cuervo. “No era nada negativo que le marcase tanto aquel personaje. Era un hombre con la cabeza en su sitio”, recuerda el actor.

“Era un tipo campechano. Un obrero. Hay personas a las que se le puede ir la cabeza con un personaje así, pero lo normal es que los actores seamos personas normales”, dice Guillén Cuervo. “Él era así, un hombre al que siempre recordaré con mucho cariño”, asegura.

Ángel de Andrés en Manos a la obra

Ángel de Andrés en Manos a la obra

El hombre del paquete de Halls

Ana Milán echa la vista atrás para recordar cómo era el día a día con Ángel de Andrés. No tarda mucho en visualizar cómo era trabajar con su compañero. “Siempre tenía un paquete de Halls encima de la mesa”, recuerda entre risas. “Cuando se le acaban ya éramos nosotros los que le íbamos a comprar un paquete”, comenta la actriz. “Ha sido una gran pérdida”.

Los actores Ana Milán y Ángel de Andrés

Los actores Ana Milán y Ángel de Andrés