BELLEZA ENTRE REJAS

Guapos y malos

Se le dio por muerto, pero el preso más sexy del mundo sale de la cárcel "listo para lo que venga". Otros cuerpos perfectos han estado encerrados entre barrotes...

Jeremy Meeks durante el juicio y ya en libertad

Jeremy Meeks durante el juicio y ya en libertad Instagram

  1. Modelos
  2. Presos
  3. Famosos
  4. Cárceles
  5. Alcatraz
  6. Agencias de modelos
  7. Tatuajes
  8. Estados Unidos

El primer plano de Jeremy Meeks se hizo viral después de que la comisaría californiana de Stockton compartiera su ficha policial. Consiguió reunir, en tan sólo dos días, 80 mil likes y 20 mil comentarios con el título de el preso más guapo del mundo. Jeremy fue detenido a mediados de junio de 2014 junto a tres hombres acusado de posesión de armas por un atraco a mano armada.

Ficha policial de Jeremy Meeks

Ficha policial de Jeremy Meeks Facebook

Cayó con sus huesos -y con sus labios carnosos- por desgracia para sus seguidoras, inmediatamente en prisión después de que el diablo de ojos azules violara la libertad condicional.

Fue condenado a dos años de prisión, pero el exconvicto se encuentra en este momento disfrutando de la anhelada libertad y con un contrato de la agencia de modelos White Cross Management con la que se estima pueda ganar entre 4.000 y 11.000 euros mensuales, pero puede que su salario alcance cifras desorbitadas si las campañas tienen repercusión internacional.

Jeremy en prisión mientras recibe la visita de su familia

Jeremy en prisión mientras recibe la visita de su familia Instagram

Meeks declaró a la prensa que se tatuó una lágrima en su ojo izquierdo "por haber hecho cosas en el pasado de las que no está orgulloso". Casado y con tres hijos confiesa "estar listo para lo que venga".

"Quiero agradecer a mi familia y a todo el mundo por su amor, apoyo y rezos. Estoy abrumado y agradecido para seguir adelante”, fue su primer mensaje como hombre libre.

Jeremy Meeks, el día de San Valentín con su mujer

Jeremy Meeks, el día de San Valentín con su mujer Instagram

El problemático Jeremy no ha sido el único caso popular que ha dado con una bella figura en la cárcel. Nick Nolte, el protagonista de El príncipe de las mareas fue arrestado en 2002 en Malibú por conducir bajo los efectos de el alcohol y las drogas intoxicado por GHB (Éxtasis líquido). No era la primera vez, ya que en 1965 llegó a estar condenado por falsificar documentos.

Nick Nolte, las dos veces que ha estado en prisión

Nick Nolte, las dos veces que ha estado en prisión Twitter

El total look naranja no es ajeno a Justin Bieber. El ídolo juvenil acumula hasta tres detenciones. La primera en Miami por participar en carreras mientras estaba bebido, la segunda por atacar a su chófer. Su último encarcelamiento y con el que tocó techo fue en un accidente mientras Selena Gómez iba de copiloto. Fue acusado de agresión y conducción temeraria.

La cara de no haber roto un plato no libró a un joven Bruno Mars de las rejas. El arresto se produjo en 2010 en el Hard Rock de Las Vegas donde el cantante fue cacheado y sorprendido con hasta 2,6 gramos de cocaína.

Ficha policial de Bruno Mars

Ficha policial de Bruno Mars Twitter

Prisioneros en la ficción

Sean Connery protagonizó uno de sus papeles más conocidos como prisionero en La Roca. Su personaje Michael Bay nos adentraba en Alcatraz, la isla más inexpugnable del mundo. Pero, en la vida real Sean también ha tenido problemas judiciales como demostró la causa abierta que implicaba al actor en el caso Malaya que finalmente fue archivada. Salió sin un rasguño como si se tratara de una de las escenas del agente 007 que tanta fama le dieron.

Ahora es su mujer Lady Connery la que puede dar con sus huesos en prisión por un supuesto pelotazo millonario. Anticorrupción pide para ella dos años y medio de prisión y 22,8 millones de euros de multa por su implicación en el caso Goldfinger por conspirar con sus abogados en el dinero de la venta del inmueble que compartía el matrimonio en la urbanización Malibú de Marbella.

Wentworth Miller, el protagonista de Prision Break, no fue el primer sex symbol que dio con sus huesos en una prisión de película, pero logró que el género carcelario volviera con fuerza. La serie Orange is the new black quizá fue el mayor exponente y testigo de ese éxito. Los rasgos de Miller se los debe a una complicada mezcla rusa, francesa, siria, libanesa y holandesa de su madre, mientras que por parte de padre tiene afroamericana, jamaicana, inglesa, alemana y cherokee.

Wentworth en Prison Break

Wentworth en Prison Break Twitter

Es licenciado en lengua inglesa y cantó a capela como barítono en el grupo masculino Princeton Tigertones. Confesó que intentó suicidarse varias veces por su homosexualidad. Declinó asistir al festival de cine de San Petersburgo con una carta en la que expresaba que se encontraba profundamente afectado "por la actual actitud del gobierno ruso y el tratamiento que reciben allí los homosexuales".