REAL ACTO

La reina sin mantilla pero con labia

Doña Letizia entrega en Ávila de la Enseña Nacional al Cuerpo Nacional de Policía. Recicló un Varela y demostró sus dotes oratorias 

La Reina durante el discurso de la entrega de la bandera de España a la Policía Nacional

La Reina durante el discurso de la entrega de la bandera de España a la Policía Nacional

  1. Gente
  2. Reina Letizia
  3. Felipe Varela
  4. Moda
  5. Policía Nacional
  6. Monarquía
  7. Estilo
  8. Casa Real
  9. Ávila (Ciudad)

La Reina Doña Letizia ha presidido en la Escuela Nacional de Policía de Ávila, el acto de entrega de la Bandera de España. Un acto solemne en el que cabe destacar dos cosas de la monarca: su oratoria en el discurso y su look sobrío con un Felipe Varela que desde hace tres años cuelga de su armario. 

"Este país os necesita y os aprecia. Sois garantes de las libertades públicas y de la seguridad ciudadana. Sois más de setenta mil hombres y mujeres movidos por vuestra entrega y dedicación profesional al servicio público, a todos los ciudadanos españoles", recalcó la Reina.

Doña Letizia con un vestido de Felipe Varela de 2012

Doña Letizia con un vestido de Felipe Varela de 2012

Ha querido recordar a los que perdieron la vida cumpliendo su deber, "especialmente a los que han sido víctimas de la violencia terrorista. La entrega de la enseña nacional simboliza, sobre todo, un reconocimiento al trabajo, a menudo silencioso, de ese cumplimiento impecable de vuestra labor", añadió.

La monarca lució un vestido blanco de Felipe Varela realizado en crepé de lana con motivos florales en gris y beis rematado en blonda; un modelo de manga larga con botonadura vista frontal y un fajín. Lo adquirió en 2012 para el premio Cervantes y desde entonces lo ha lucido hasta en cinco ocasiones. Se ha calzado unos salones de ante gris de Magrit.

Letizia, siendo Princesa de Asturias en el 25º aniversario de la Guardia Civil en Logroño

Letizia, siendo Princesa de Asturias en el 25º aniversario de la Guardia Civil en Logroño

Una vez más, ha renunciado a la tradicional mantilla y al color negro que sí usó en algunos actos de la Guardia Civil. La decisión de enterrarla ha sido suya propia. Fuentes oficiales señalan que no se rompe el protocolo. Lo que hubiera sorprendido es que la llevara, puesto que queda patente que este cambio en aras de la modernización de la Corona, ha calado. Lo que han resaltado todos los presentes ha sido el gran discurso que ha ofrecido. ¿A quién le importa la mantilla?