Hijos de famosos

Los Aragón y los Fernández-Vega unidos por el rock

La generación más joven de ambas sagas, la artística y la oftalmológica, hacen del rock su forma de expresión.  

El grupo Third Floor en una actuación en directo

El grupo Third Floor en una actuación en directo

  1. Grupos musicales
  2. Emilio Aragón
  3. Instituto Oftalmológico Fernández Vega
  4. Famosos
  5. Hijos
  6. Familia
  7. Gente

Jaime Almendral (guitarra), Carlos Fernández-Vega (bajo), Dani Fernández (batería) y Marcos Montijano (cantante y guitarra) habitaban el tercer piso del Colegio Mayor Universitario Fundación SEPI, más conocido como El Negro. Todos estudiantes universitarios en la tercera planta del mismo. El nombre para su grupo musical aparecía irrefrenable, Third Floor.

Marcos y Dani con una vena más artística gracias a sus carreras universitarias, estudiaron interpretación y composición musical respectivamente, aportan la profesionaliad musical al grupo. Carlos Fernández-Vega ejerce como oftalmólogo en la Clínica Barraquer de Barcelona.

La ocupación no podía ser otra y es que el médico-rockero proviene de la saga de oftalmólogos Fernández-Vega. Su padre, Álvaro (subdirector), y su tío, Luis (director), son los dueños del prestigioso Instituto Oftalmológico Fernández-Vega de Oviedo (Asturias). Allí acuden, pacientes de todo el mundo entre los que se encuentran jeques árabes, actrices hollywoodienses y reyes europeos. 

Mas de Third Floor en el RCNS. Casi 3 horas de concierto. Increíbles. Gracias chicos!!!

Posted by Real Club Náutico de Salinas (oficial) on Sábado, 3 de enero de 2015

Este grupo de jóvenes virtuosos se dieron a conocer en festivales de rock de la Ciudad Universitaria. El estudio ocupaba la mayor parte de su tiempo pero, pretendían robar un halo del mismo para su hobbie, la música. Sus esfuerzos como grupo unido se enfocaron en un concurso que patrocinaba un gran almacén para el Festival de Música Universitario. Por supuesto, ganaron.

Carlos Fernández-Vega hijo del prestigioso oftalmólogo y sobrino de Emilio Aragón

Carlos Fernández-Vega hijo del prestigioso oftalmólogo y sobrino de Emilio Aragón Madrid

Más tarde les sobrevino el éxito dentro del circuito musical. Todo comenzó en el Real Club Náutico de Salinas (Asturias). Después de una actuación estelar, donde las versiones de The Beatles o Rolling Stones con sus correspondientes juegos y armonías de voces tan difíciles de bordar se sucedían en forma de covers.

Empresarios, ricos herederos y profesionales quisieron contar con Third Floor para sus fiestas privadas. Ellos lo niegan, pero fuentes consultadas por EL ESPAÑOL aseguran que les han visto tocar en casa de José María Cano. Clientes de El Garito, el local regentado por la Familia Entrecanales, aseguran que el grupo consiguió ser banda residente. 

Los integrantes del grupo Third Floor. Carlos Fernández-Vega sostiene el sombrero

Los integrantes del grupo Third Floor. Carlos Fernández-Vega sostiene el sombrero Madrid

Carlos Fernández-Vega se ha criado rodeado de arte. Su abuelo esculpía figuras para exposiciones de medicina y su bisabuelo fue el primer poeta en bable. Su tío es el empresario y artista Emilio Aragón, que les contrató para amenizar la boda de su hija mayor, Icíar Aragón Fernández-Vega. En la Finca familiar de Ceceda (Asturias) no pararon de bailar las influencias The Arctic Monkeys y The Kooks de las que se nutre el grupo. La medicina y la música se fusionan en una iniciativa del propio Carlos Fernández-Vega. Aprovechando los congresos nacionales de oftalmología el médico y bajista organiza batallas de bandas entre médicos artistas.

La Familia Aragón sigue la saga musical en la que empezó el gran Emilio. Su también sobrino, Nestor Feijoo, consolidó su carrera como compositor y cantante.

Nestor Feijoo, también sobrino de Emilio Aragón, en la portada de su último disco

Nestor Feijoo, también sobrino de Emilio Aragón, en la portada de su último disco Madrid

Llegó a ganar, con su extinta banda Revenge, el premio CMS de la Comunidad de Madrid. Cuando el arte corre por las venas, provoca que las sagas extraordinarias se repitan sin remedio.