Imagen del #celebgate.

Imagen del #celebgate. Twitter

Piratas informáticos

Confiesa el hacker que robó las fotos íntimas de las famosas

En la jungla. Se hizo pasar por el servicio técnico para acceder a sus cuentas. Aún se ignora quién estuvo tras la filtración a la Red.

P. F.

No hubo una brecha en la seguridad de los dispositivos. Se trató de un lamentable caso de phishing. Estrellas como Jennifer Lawrence, Kirsten Dunst, la protagonista de Big Bang Theory Kaley Cuoco o la modelo Kate Upton cometieron el error de responder con información de sus cuentas a correos que decían provenir del servicio técnico de Apple, Google o Microsoft. Como tantas otras personas que ha caído en este fraude, le estaban abriendo la puerta de sus datos personales a un pirata informático.

El autor confeso del fraude es Ryan Collins, de 36 años y residente en Lancaster, Pensilvania. Envió una campaña masiva de correos electrónicos ficticios que le permitieron acceder entre noviembre de 2012 y septiembre de 2014 a 50 cuentas de iCloud, el servicio de almacenamiento de datos de Apple en la nube, y a otras 72 del servicio de correo electrónico Gmail.

"El acusado utilizó numerosas direcciones de correo electrónico fraudulentas diseñadas para parecer cuentas legítimas y seguras de distintos proveedores de Internet, como por ejemplo email.protection318@icloud.com, noreply_helpdesk0118@outlook.com ysecure.helpdesk0119@gmail.com", según consta en el sumario citado por BBC Mundo.

Algunas de las cuentas pertenecían a estrellas del espectáculo, y Collins tuvo acceso a fotografías íntimas y de contenido erótico. No importó que hubieran sido borradas por sus propietarias: logró recuperarlas solicitando una copia de seguridad a iCloud. Las fotografías terminaron filtrándose en la red en un escándalo conocido como el #celebgate.

Collins ha llegado a un acuerdo con las autoridades de Los Ángeles para declararse culpable de violar la ley de Fraude y Abuso Informático. Asume así los cargos de piratería informática y de violación de la privacidad. A cambio, la Fiscalía ha pedido una condena de 18 meses de cárcel en lugar de los 5 años que podría haber llegado a acumular.

Sin embargo, no está acusado de filtrar y difundir las imágenes en la Red. El FBI ha confirmado que la investigación sigue en marcha ya que varias personas pudieron interceder para intentar venderlas.

El phishing es uno de los fraudes electrónicos más extendidos por su simpleza. Con ocasión del comienzo de la campaña de Hacienda, la brigada de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil daba cinco consejos para prevenirlo, recalcando que ninguna instancia oficial, en ningún caso, reclama datos privados a través del correo electrónico.