Ilustración en la que aparece un páncreas humano.

Ilustración en la que aparece un páncreas humano. Archivo

Salud Curiosidades

Cinco cosas que no sabías sobre el páncreas

Esta pequeña glándula situada al lado del hígado es responsable de varias enfermedades muy prevalentes y agresivas.

Roberto Méndez

El páncreas es una glándula situada entre el hígado y el estómago, responsable de producir múltiples hormonas cuyos efectos afectaran a todo el organismo. A menudo se suele desconocer dónde está y para qué sirve este órgano, a pesar de ser el responsable de una de las enfermedades crónicas más prevalente del mundo occidental: la diabetes.

Es el 'fabricante' de muchas hormonas

El páncreas es un órgano de entre 15 y 23 centímetros de largo y 4 centímetros de ancho, con un peso de apenas 150 gramos. Se trata de una glándula mixta, es decir, puede segregar enzimas que colaboraran en la digestión alimentaría y también hormonas.

El páncreas secreta diversas hormonas como la secretina, la gastrina, la CCK, el glucagón y la insulina. Estas dos últimas son las más importantes, ya que son las que se ven alteradas en la diabetes, una enfermedad que provoca un aumento inadecuado de azúcar en sangre, con todas las consecuencias que esto conlleva. Dicha enfermedad puede sufrirse desde el nacimiento o la infancia -diabetes tipo 1-, o en la edad adulta a causa de una mala alimentación o sedentarismo-diabetes tipo 2-, aunque se ha descubierto que esta última variante también tiene un importante componente genético.

Su alteración provoca dolor abdominal 'en cinturón'

Una alteración aguda del páncreas por una pancreatitis puede dar lugar a síntomas tales como dolor abdominal en cinturón -se produce un dolor situado en la cintura e incluso en la zona lumbar, a la vez-, acompañado de náuseas y vómitos, diarrea y, en ocasiones, coloración amarillenta de la piel o ictericia como en las enfermedades del hígado.

Por otro lado, una alteración hormonal del páncreas, como la diabetes, provocará una falta o nula producción de insulina a nivel corporal, lo cual dará lugar a un exceso de azúcar a nivel sanguíneo.

Finalmente, un tumor o cáncer de páncreas puede producir todos los síntomas anteriores o incluso pasar desapercibido, y sin síntomas, hasta que es detectado en una fase avanzada.

El alcohol y la grasa son grandes enemigos

Entre los causantes de los problemas de páncreas destacan el consumo excesivo de alcohol y una mala alimentación a largo plazo.

Una pancreatitis común puede producirse a causa de factores dietéticos, pero una pancreatitis alcohólica se produce precisamente por un exceso de consumo de alcohol, ya sea a corto o largo plazo, en la cual destaca entre todos los posibles síntomas la producción de vómitos incontrolables.

Sus tumores tienen especial mal pronóstico

Actualmente el cáncer de páncreas es uno de los tumores con peor pronóstico, ya que suele detectarse en etapas muy avanzadas e incluso formando metástasis por todo el organismo.

Algunos estudios afirman que la toma de aspirina e incluso el consumo de chocolate negro pueden ayudar a prevenir dicha enfermedad, aunque la realidad es que se sabe poco sobre los factores de riesgo de la misma.

Entre todos los cánceres de páncreas, destacan unos asociados a una mutación en el gen KRAS, la cual está siendo investigada como objetivo de los futuros tratamientos contra esta enfermedad.

Asimismo, dependiendo de la localización del tumor y de su posible afectación a otras localizaciones del organismo, existen tratamientos con cirugía, quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia e incluso terapias dirigidas.

Ya existen páncreas artificiales, pero no son iguales

En 2016, la FDA- el organismo que regula fármacos y alimentos en EEUU- aprobó el que sería el primer páncreas artificial destinado al control específico de la diabetes tipo 1. Aunque se denomina así, en realidad no se trata de un sustituto de este órgano, pero sí que imita en gran parte sus funciones. 

A partir de este caso, los páncreas biónicos de diversos tipos han ido multiplicándose, sobre todo dirigidos al control del azúcar. Sin embargo, también se ha llegado a plantear el uso de páncreas artificiales para su uso en forma de trasplantes.