Repetimos: el consumo de alcohol es malo.

Repetimos: el consumo de alcohol es malo. GTRES

Salud Alcohol y sexo

Cinco formas en las que una copita mejora tu vida sexual, según la ciencia

Aunque el consumo de bebidas de este tipo está completamente desaconsejado en cualquier cantidad, la ciencia ha constatado algunos beneficios inesperados. 

Roberto Méndez

El alcohol, a pesar de ser una de las pocas drogas legales en España junto al tabaco, ha demostrado según varios estudios ser el causante de diversas enfermedades: desde daño cerebral hasta algunos tipos de cáncer, motivos por los cuales jamás se debería consumir.

Sin embargo, algunos trabajos han demostrado beneficios derivados del consumo de alcohol: disminuir el riesgo cardiovascular -algo polémico, según otros estudios-, mejorar la memoria en algunos individuos y mejorar las relaciones sexuales.

Las parejas que beben juntas están más unidas

Según The Journals of Gerontology, el consumo mutuo de alcohol por parte de una pareja o la aversión mutua a las bebidas espirituosas, son dos de las características que estarían más ligadas a la felicidad y unión de una pareja, ya que se trata de algo compartido a largo plazo.

Como resultado, dicho consumo o abstención a largo plazo sería un factor fortalecedor de una relación. Asimismo, por otro lado, tener un patrón de bebida opuesto a una pareja -uno de los miembros es bebedor y el otro no-, aumenta el riesgo de tener una relación insatisfactoria a largo plazo.

Como curiosidad, un estudio publicado el pasado año 2013 sugirió que ni siquiera un problema de alcoholismo es suficiente para romper una pareja: si ambos cónyuges tienen un hábito de consumo de alcohol similar, son propensos a permanecer tan unidos como una pareja cuyos miembros no beban en absoluto.

Mejor un hombre bebedor para una relación a corto plazo

Según el hábito de consumo alcohólico, un hombre atraerá a un tipo de mujeres u otras, según se desprende de un estudio publicado en 2016 en Evolutionary Psychology.

Según dicho trabajo, aquellas mujeres que buscan relaciones a corto plazo o aventuras se sienten más atraídas por aquellos hombres que consumen alcohol y tabaco.

Por su parte, las mujeres que buscan una relación a largo plazo o incluso un matrimonio suelen interesarse por hombres que tienen un consumo moderado o nulo de alcohol, ya que esto implicaría que son capaces y dispuestos para cuidar a unos posibles futuros hijos.

¿'Solución' a la eyaculación precoz y la disfunción eréctil?

La eyaculación precoz y la disfunción eréctil son los dos problemas más comunes en hombres durante una relación sexual. Sin embargo, aunque en un primer momento pueda parecer un perjuicio, el alcohol ha demostrado ser capaz de retrasar y dificultar el orgasmo tanto en hombres como en mujeres. Esto, a su vez, podría ayudar a evitar dicha eyaculación precoz como efecto colateral.

De hecho, algunos investigadores incluso han llegado a recomendar el consumo de alcohol como tratamiento para controlar los tiempos de eyaculación. Se trata de una solución temporal, pero puede ser de ayuda en un momento puntual.

Por otro lado, otro estudio publicado en 2009 en The Journal of Sexual Medicine sugirió que los hombres que tenían un consumo moderado de alcohol eran hasta un 30% menos propensos a sufrir problemas de erección en comparación a los hombres abstemios. Aunque la razón por la que se produce dicha relación se desconoce, la hipótesis barajada es que el alcohol en cantidades moderadas puede mejorar la salud cardiovascular, y por tanto las erecciones.

El alcohol es un afrodisíaco para las mujeres

Aunque el efecto afrodisíaco del consumo de alcohol ya se conocía en la cultura popular, un estudio llevado a cabo en 1994 comprobó que esto era cierto, sobre todo en mujeres, según publicó en su día The Independent.

Investigadores finlandeses y japoneses llegaron a la conclusión de que las mujeres que consumían cantidades moderadas de alcohol poseían niveles aumentados de testosterona en el organismo, aunque dicho efecto no se producía en hombres. Además, dicho efecto se vio incrementado en aquellas mujeres que tomaban píldoras anticonceptivos.

Los investigadores sugirieron que este aumento de testosterona corporal en las mujeres podría conducir, a su vez, a un aumento del deseo sexual de las mismas.

El alcohol puede mejorar el orgasmo

A pesar de que el exceso de alcohol puede llegar a impedir el orgasmo, tanto en hombres como en mujeres, si dicho orgasmo llega a producirse su intensidad puede ser mayor si se consume la cantidad adecuada de este tipo de bebidas.

Así lo aseguró un estudio publicado en The Journal of Sex Research, en el cual se concluyó que aquellas mujeres que habían bebido un par de copas aseguraban sentir más placer sexual.

Aunque de nuevo se desconoce la causa de este efecto, la hipótesis barajada es que este escaso consumo de alcohol sería capaz de provocar relajación y ayudar a los individuos a superar sus inhibiciones e inseguridades.