Ejercicio físico

Si quieres vivir más, corre: ser 'runner' alarga la vida hasta tres años

La práctica del atletismo se asocia a una mayor longevidad con independencia del ritmo o la intensidad.

Delevigne combate la depresión con el running

Delevigne combate la depresión con el running

  1. Atletas
  2. Atletismo
  3. Running
  4. Longevidad
  5. Ejercicio físico

Durante los últimos años diversas formas de deporte se han ido adueñando poco a poco de las calles: desde aquellos que dedican uno o varios días a la semana a usar la bicicleta, hasta los conocidos como runnerso corredores, los cuales practican deporte por salud o incluso con vistas a la competición profesional.

Aunque el debate sobre caminar o correr ha existido durante décadas, diversos estudios aseguran que depende de lo que se busque conseguir, aunque la conclusión es clara: mejor caminar que no hacer nada. Aunque la motivación es importante.

En el caso de dedicarse a correr, una nueva investigación asegura que no es necesario llevar a cabo un entrenamiento intensivo a diario para poder disfrutar de sus beneficios; de hecho, dos horas a la semana a cualquier velocidad e intensidad son suficientes para alargar la vida, según asegura el reciente estudio publicado en Progress in Cardiovascular Diseases.

Ser 'runner' alarga la vida

El nuevo trabajo, llevado a cabo por los investigadores de la Universidad Estatal de Iowa, analizó datos de un estudio anterior llevado a cabo hace tres años por parte del Instituto Cooper de Dallas -Texas- junto al análisis de otros estudios que habían relacionado la realización de ejercicio con el aumento de la esperanza de vida.

Duck-chul Lee, investigador que participó tanto en el estudio anterior como en el trabajo actual, ya detectó que incluso realizar entre 5 y 10 minutos de carrera al día a una velocidad lenta -menos de 9 km por hora-, bajaba el riesgo de mortalidad hasta en un 30%.

En la nueva investigación se volvió a analizar la relación entre correr y el riesgo de mortalidad: correr a cualquier ritmo y velocidad disminuye el riesgo de muerte prematura hasta un 40%, y dicho beneficio se mantiene incluso teniendo en cuenta otros factores de riesgo como fumar, beber, sufrir hipertensión u obesidad. Tras la realización de diversos cálculos estadísticos, los investigadores calcularon que si se corre dos horas por semana, la vida puede alargarse hasta tres años o más, aunque no de forma infinita como bien comentaron los autores al periódico The New York Times.

De hecho, poder ganar hasta tres años más de esperanza de vida sería el límite medio de ganancia gracias a correr. Se compararon los resultados con otras actividades físicas tales como senderismo o ciclismo, las cuales también demostraban aumentar la esperanza de vida y disminuir el riesgo de muerte prematura, pero en una menor proporción: la mayoría de estas actividades reducía el riesgo de muerte alrededor de un 12%, lejos del 30-40% logrado con el running.

Por qué correr es el mejor ejercicio

Según los investigadores responsables del estudio, no está claro por qué correr aumenta la esperanza de vida en estas proporciones, pero sospechan que existiría algún tipo de relación con el estilo de vida llevado a cabo por aquellas personas que corren: generalmente, los corredores son más conscientes de su salud y llevan a cabo hábitos de vida más saludables, lo que influiría de forma directa en el riesgo de mortalidad.

Asimismo, destaca el hecho de que el ritmo y velocidad de los corredores no tiene influencia alguna en los beneficios otorgados por el running. De hecho, el pasado año 2015 un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology llegó a una conclusión similar: la velocidad y el ritmo tenían muy poca influencia sobre la mortalidad; y aún así, los corredores vivían más que las personas que no hacían ejercicio, siempre y cuando realizasen una media de entre una hora y 2,4 horas de ejercicio semanal.

La clave, según aquel estudio, era la perseverancia: continuar corriendo, a pesar de mantener un ritmo menor, era más importante que correr más rápido. De hecho, los corredores que tenían un ritmo mayor no aumentaban su esperanza de vida respecto a los más "lentos".