Salud

La OMS confirma la vía sexual como forma de transmisión del virus del Zika

Mantiene para la enfermedad el estatus de emergencia de salud pública de importancia internacional y pide recomendar a las embarazadas no viajar a zonas de riesgo. 

Reunión del Comité de expertos, con Margaret Chan al frente.

Reunión del Comité de expertos, con Margaret Chan al frente. OMS

Cinco semanas después de declarar al aumento registrado en infecciones por el virus del Zika una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII), el Comité de Emergencia de la OMS -compuesto por 11 expertos independientes, ocho asesores y un director y que se convoca en virtud del Reglamento Sanitario Internacional (RSI)- ha vuelto a reunirse, aunque esta vez en teleconferencia. 

Tras confirmar que se mantiene el estatus de ESPII, el Comité ha hecho públicos algunos cambios en sus recomendaciones tras el análisis de la investigación publicada en este tiempo y otras evidencias epidemiológicas. 

El principal cambio con respecto al anterior informe es que la OMS recomienda a los estados miembros advertir a las mujeres embarazadas de que no viajen a las zonas donde se están registrando brotes del virus del Zika. Añade, además, que las gestantes cuyos compañeros sexuales vivan en dichas zonas deben mantener prácticas seguras sexuales o abstenerse de practicar el sexo. 

De hecho, la transmisión por vía sexual, que se desconocía en la primera reunión del Comité, aumenta considerablemente su presencia tras esta teleconferencia, aunque los responsables de la OMS han dicho que no se puede cuantificar su grado de importancia. Eso sí, suman esta vía a la picadura de mosquito como posibles formas de adquisición del virus. 

Situación de alarma

La directora general de la OMS, Margaret Chan, volvió a definir la situación de alarmante y se felicitó por haber declarado hace más de un mes la ESPII. Según explicó en rueda de prensa, cada vez es más fuerte la posibilidad de un nexo causal entre el virus del Zika y la microcefalia y el síndrome de Guillen-Barré. 

Advirtió, además, de que las cosas pueden ir a peor: en América Latina los casos de dengue, que transmite el mismo mosquito que el Zika, aumentan durante la temporada de lluvias que dura de enero a mayo, así que quedarían dos meses de posible aumento de casos. 

"La distribución geográfica de la enfermedad es ahora más amplio, como lo son los grupos de riesgo y las vías de transmisión, que ahora incluyen las relaciones sexuales", declaró. 

Chan actualizó la cifra de países en los que se ha registrado transmisión autóctona -31 hasta la fecha- e informó de que "todas las regiones del mundo" han declarado transmisión importada del virus. 

Respecto a las enfermedades concretas asociadas al Zika, la directora de la OMS reconoció que sólo dos países han documentado casos de microcefalia en bebés hijos de mujeres infectadas. Se trata de Brasil y la Polinesia Francesa pero, según Chan, lo lógico es que ese número también aumente.

La reunión anterior

El pasado 1 de febrero, el Comité de Emergencia se reunía por primera vez en la sede del organismo sanitario en Ginebra (Suiza).

Tras analizar los datos sobre el aumento de esta patología y su probable relación con un incremento de episodios de microcefalia y síndrome de Guillain-Barre, los especialistas recomendaron que el Zika se declarara una ESPII.

Además, expresaron a Chan su preocupación por la  vigilancia de ambos trastornos que, a su juicio, "debía mejorar" y estandarizarse, sobre todo en las zonas más afectadas. 

Establecieron también las siguientes recomendaciones en cuanto a la transmisión del virus del Zika:

- Aumentar la vigilancia de la infección por el virus del Zika al difundir las definiciones estándares de caso y distribuir medios de diagnóstico en las zonas en riesgo.

- Otorgar prioridad al desarrollo de nuevos medios de diagnóstico para la infección por el virus del Zika a fin de facilitar las medidas de vigilancia y control.

- Mejorar la comunicación de los riesgos en los países con transmisión del virus del Zika a fin de abordar las inquietudes de la población, mejorar la participación de las comunidades, mejorar la notificación y garantizar la aplicación del control de vectores y de las medidas de protección personal.

- Promover y ejecutar enérgicamente las medidas de control de vectores y las medidas apropiadas de protección personal a fin de reducir el riesgo de exposición al virus del Zika.

- Asegurar que las mujeres en edad fértil y, en particular, las embarazadas tengan la información y los materiales necesarios para reducir el riesgo de exposición.

 -Brindar orientación a las embarazadas que han estado expuestas al virus del Zika y se debe hacer el seguimiento del resultado del embarazo sobre la base de la mejor información disponible y las políticas y prácticas nacionales.

Más a largo plazo, los expertos apuntaron a la necesidad de redoblar los esfuerzos pertinentes de desarrollo e investigación de las vacunas contra el virus del Zika, el tratamiento y los medios de diagnóstico y mejorar la preparación de los servicios sanitarios de los países afectados para hacer frente a posibles aumentos del número de casos de síndromes neurológicos o malformaciones congénitas.

Tras esa primera reunión, el Comité no consideró necesario establecer ninguna restricción en los viajes, aunque sí estableció la necesidad de informar a los viajeros a las zonas de riesgo sobre la situación y mantener las medidas habituales de desinsectación de las aeronaves y los aeropuertos.