Neurociencia

Hacer sudokus no evitará que padezcas alzheimer

Pese a lo que se suele anunciar, un estudio ha llegado a la conclusión de que no hay pruebas que demuestren que estos juegos mejoren las capacidades cognitivas.

Un profesional de los sudokus.

Un profesional de los sudokus. Flickr

  1. Neurociencia
  2. Psicología
  3. Juegos de mesa
  4. Alzheimer

"El hombre no deja de jugar porque se hace viejo, sino que se hace viejo porque deja de jugar". Puede que no le faltara razón al escritor irlandés Bernard Shaw cuando escribió estas palabras, al fin y al cabo, mantener la ilusión por jugar, incluso en edades avanzadas, es algo que quizás nos haga sentir más vivos. Sin embargo, durante la última década se ha popularizado un tipo de juegos que pretenden hacer literal esta frase y que se anuncian como un producto que puede hacer que nuestro cerebro se mantenga joven y capaz durante más tiempo.

Según los anuncios de muchos de los videojuegos de entrenamiento mental o brain-training, unos minutos de práctica diaria pueden mejorar todo tipo de habilidades cognitivas, como la memoria a corto plazo, la memoria visual, la concentración, la capacidad de cálculo, el razonamiento y un largo etc. Sin embargo, un meta-análisis publicado recientemente en la revista Psychological Science in the Public Interest ha concluido que las pruebas científicas tras estas afirmaciones son más bien escasas. En resumen, estos juegos no te harán ser más inteligente.

No es la primera vez que un equipo científico echa por tierra las afirmaciones sobre las supuestos beneficios de este tipo de juegos. Ya en 2014 un grupo de científicos publicó un comunicado sobre la escasa eficacia de este tipo de "intervenciones de entrenamiento cerebral". La carta, firmada por más de 70 investigadores, afirmaba que no había fundamento científico que demostrase que estos juegos supusieran una mejora cognitiva o evitasen el deterioro cognitivo.

Sin embargo, en una segunda misiva publicada varios meses más tarde, otro grupo internacional de 133 científicos aseguró que, aunque "las afirmaciones realizadas para promover los juegos de entrenamiento cerebral son a menudo exageradas y engañosas", hay multitud de estudios que demuestran sus “beneficios para una amplia variedad de actividades cognitivas y cotidianas".

El debate estaba servido, así que un equipo de científicos liderado por el investigador de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Daniel Simons, decidió realizar un análisis de toda la literatura científica publicada al respecto durante los últimos años, especialmente de aquellos estudios publicados por las propias compañías que venden los juegos.

Se aprende solo lo que se practica

El equipo de Simons se ha pasado los últimos dos años revisando un total 374 artículos científicos, obtenidos, entre otras fuentes, del portal Cognitive Brain Data. Esta web fue creada por el investigador Michael Merzenich, asesor científico de la compañía Posit Science, responsable de juegos como el brainHQ.

En la promoción de este juego se asegura que "más de cien estudios publicados (y otros que próximamente se publicarán) muestran que hay beneficios reales al usar estos ejercicios". No es el único, afirmaciones similares se pueden encontrar en la publicidad de otros juegos de este tipo, como el Lumosity o el Brain Age.

Si juegas mucho al Tetris, sólo mejorarás tu nivel en ese juego

Los resultados del análisis realizado por Simons mostraron que, efectivamente, hay pruebas de que los juegos de entrenamiento cerebral "mejoran el desempeño en las tareas entrenadas". Es decir, que si juegas mucho al Tetris, mejorarás tu nivel en ese juego. "Ningún científico pone en duda que esto pueda ocurrir”, explica Simons a EL ESPAÑOL, "si una tarea se practica sistemáticamente, se conseguirá mejorar en esa tarea específica".

El problema, señala este investigador, es que muchas de las compañías de juegos de entrenamiento mental aseguran que la práctica de una tarea específica puede mejorar el rendimiento en otras diferentes, incluyendo algunas que pueden ser importantes en nuestro día a día. Básicamente, el enfoque del entrenamiento mental se basa en que si juegas mucho al Tetris, esto puede mejorar tu capacidad para aparcar.

Esta afirmación es la que Simons y su equipo ponen en tela de juicio, ya que, según su análisis no hay pruebas de que este tipo de juegos "mejore el desempeño en tareas diferentes", ni si quiera en "tareas estrechamente relacionadas". En resumen, los investigadores concluyen que "todavía no hay suficientes pruebas que justifiquen la afirmación de que los juegos de entrenamiento mental sean una herramienta eficaz para mejorar la cognición del mundo real".

Además, el análisis realizado por este equipo de investigadores no solo muestra la falta de pruebas sobre la eficacia del entrenamiento mental, sino que también critica duramente la forma de realizar los experimentos. "Muchos tenían deficiencias importantes en el diseño o el análisis que impiden tomar conclusiones definitivas", afirman los autores de esta revisión, señalando también algunos errores básicos, como la falta de "controles adecuados para los efectos de placebo" o el reducido tamaño de las muestras.

Para Simons, el mantener un elevado estándar de prácticas científicas es condición indispensable de cualquier experimento y no le parece excusable que muchas de las afirmaciones se hagan en el ámbito comercial. "Si una empresa afirma tener pruebas científicas de los beneficios de sus productos, debe adherirse a las mejores prácticas científicas", sentencia este investigador.

Hacer sudokus no previene la demencia

A pesar de que los juegos basados en entrenamiento cerebral se han popularizado en los últimos años, la idea que subyace tras estos videojuegos no es nueva. En realidad hace más de 100 años que existen teorías sobre la posibilidad de que la realización de una tarea específica pueda mejorar el desempeño otro tipo de habilidades, aunque en todo este tiempo, apenas han podido demostrar su eficacia.

De hecho, la idea de este tipo de videjuegos está relacionado con otra idea más analógica, pero también con escaso soporte científico, que apunta a los crucigramas como posible herramienta de prevención de enfermedades como la demencia o el alzheimer.

"Básicamente no hay pruebas de que cualquier forma de entrenamiento cerebral pueda evitar o prevenir la demencia o el Alzheimer", explica Simons. "Hacer crucigramas hará que seas mejor resolviendo crucigramas y tal vez incluso mejores tu vocabulario, pero no hay evidencia que eso te proteja del envejecimiento cognitivo o la demencia", concluye este investigador.

¿Qué pasa con el resto de los videojuegos?

También hay varios estudios que han tratado de evaluar el efecto de otros tipos de videojuegos no específicamente dedicados al entrenamiento mental y, paradójicamente, éstos parecen obtener mejores resultados.

En este sentido, un reciente artículo de dos neurocientíficas asegura que los videojuegos de disparos, comúnmente llamados shooters, pueden mejorar ciertas funciones cognitivas, además de mejorar la agudeza visual en varios aspectos.

Simons reconoce que algunos de los estudios realizados con shooters "están mejor realizados que otras intervenciones cognitivas", aunque insiste en que "también suelen tener deficiencias importantes que limitan lo que podemos concluir de ellos".

En cualquier caso, este investigador insiste en que no está afirmando que no tengan beneficio alguno, sino que "ninguno de los estudios analizados ha demostrado beneficios en ninguna tarea cognitiva en el mundo real". Al final, concluye Simons, "si juegas, que sea porque los disfrutas, no porque tengas una expectativa de que tus habilidades vayan a mejorar".