Polémica

Escándalo sexual en el CSIC australiano

El departamento de Astronomía del CSIRO ha registrado varias denuncias en los últimos años. 

La investigadora Ilana Feain.

La investigadora Ilana Feain.

  1. Acoso sexual
  2. Abusos sexuales
  3. Astronomía
  4. Centros de investigación
  5. Australia
  6. CSIC

Para un joven investigador australiano conseguir plaza en el Departamento de Astronomía de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO, una entidad equivalente al CSIC en España) tendría que ser un sueño hecho realidad.

Sin embargo, la científica Naomi McClure-Griffiths, una de las astrónomas más importantes del país -antigua directiva de dicho centro- ha declarado a la webABC que en la actualidad duda antes de recomendar a sus estudiantes que entren a formar parte de su filas.

La razón: desde 2008, la dirección del CSIRO ha tenido que llevar a cabo 16 investigaciones sobre acusaciones de mal comportamiento en dicho departamento, incluyendo una de asalto sexual y un caso sin especificar en el que tuvo que intervenir la policía.

Me molesta mandar a los estudiantes allí porque seríamos incapaces de proteger a las potenciales víctimas

"Me molesta [mandar a los estudiantes allí] porque los agresores podían reincidir y nosotros seríamos incapaces de proteger a sus víctimas futuras potenciales", explica la investigadora.

Las implicaciones del escándalo van más allá ya que, según McClure-Griffiths, la forma de manejarlo por parte del CSIRO ha hecho que Ilana Feain, una figura prometedora del campo de la astronomía, dejara su trabajo en el centro y abandonara también la especialidad, que ha cambiado por la investigación en radioterapia.

Feain acusó en 2012 a un compañero de haber mantenido un comportamiento inapropiado con ella durante años. Tanto la investigación interna que siguió a la denuncia como sus resultados fueron declarados confidenciales por el centro. A ella se le prohibió hablar del asunto; a él se le recomendó que recibiera tratamiento psicológico y se le puso una advertencia en su expediente, pero se le mantuvo en su puesto.

El director ejecutivo declaró que se trataba de un asunto confidencial y que este tipo de temas se tratan así

"Sigo muy enfadado sobre lo que pasó con Ilana", explica a ABC un profesor de astronomía que trabajaba estrechamente con la ex astrónoma. McClure-Griffiths ha declarado que este interés por mantener la confidencialidad sólo sirve para ayudar a los delincuentes. "Si las cosas no van bien, todos tenemos la responsabilidad de hablar en voz alta y decir que hay que arreglarlas y no lo hemos hecho", subraya.

Desde el CSIRO han negado todas las acusaciones. Su director ejecutivo, Dave Williams, que está precisamente a cargo del Departamento de Astronomía, declaró que se trataba de un asunto confidencial y que en todas las organizaciones este tipo de temas se tratan así.