Técnicas de imagen

Descubren un nuevo Degas con un acelerador de partículas

Investigadores australianos desvelan un retrato oculto del maestro impresionista francés usando la radiación emitida por un sincrotrón.

Reconstrucción en color del cuadro oculto y hallado con el sincrotrón.

Reconstrucción en color del cuadro oculto y hallado con el sincrotrón.

  1. Acelerador de partículas
  2. Arte moderno
  3. Australia
  4. Física
  5. Pintura

Año 1937. La National Gallery de Victoria, en Melbourne, Australia, llevaba cerca de tres décadas tratando de ampliar su colección de obras maestras del impresionismo. Tenían el dinero, gracias a una generosa contribución del filántropo australiano Alfred Fenton, y poco a poco lograron colgar de sus paredes dos obras de Courbet, tres de Manet, dos de Pissarro o una de Sisley. Sin embargo, al puzzle del director de la galería, James Stuart MacDonald, le faltaba una pieza: Edgar Degas.

El problema es que, incluso antes de la muerte del pintor, sus cuadros ya resultaban prohibitivos. En dos ocasiones, 1913 y 1926, el magnate rechazó comprar dos de sus famosos óleos de bailarinas. Pero todo llega, y un día, el marchante parisino Paul Rosenberg -representante de Picasso, Braque o Matisse- apareció con dos obras menores, de las que los australianos se llevaron la más barata. Así fue como Retrato de una mujer acabó viajando a Australia.

Retrato de una mujer.

Retrato de una mujer.

En los archivos del museo conservan la carta que MacDonald envió a los mecenas para justificar las 2.275 libras esterlinas que pagaron por el cuadro: "No es un Degas especialmente bueno, pero son casi imposibles de conseguir. Pertenece a un muy gran artista y tiene lo suficiente de él como para que resulte deseable".

Esta semana, el cuadro vuelve a estar de actualidad gracias al trabajo de los científicos del centro de investigación Australian Synchrotron, que ha empleado esta tecnología, inicialmente diseñada para la aceleración de partículas y el estudio de la materia subatómica, para extraer del retrato de Degas otro retrato de mujer, totalmente inédito hasta el momento.

Sincrotrón contra infrarrojos o rayos X

El sincrotrón acelera partículas -electrones, protones o positrones- hasta que el material excitado con éstas emite una fuente de luz llamada fluorescencia de rayos X o XRF, un haz formado por radiación X e infrarroja que resulta ser un millón de veces más brillante que el sol.

El software empleado para realizar la reconstrucción del cuadro.

El software empleado para realizar la reconstrucción del cuadro.

Desde hace unos años, los conservadores de los museos emplean técnicas de imagen como la reflectografía infrarroja o las radiografías para captar detalles del proceso de creación de las obras de arte. Todo se basa en la respuesta de los materiales a la radiación. Por ejemplo, al hacer una radiografía, los elementos pesados de la pintura como el plomo absorben más rayos X. Con los infrarrojos, el componente que más destaca es el grafito, por lo que pueden verse las intenciones iniciales del pintor con el lápiz o el carboncillo.

"Las ventajas de la radiación sincrotrón están en su estrecho ancho de banda, su alta intensidad y la posibilidad de cambiar la energía de la fuente de rayos X", explica a EL ESPAÑOL Daryl Howard, uno de los pioneros de esta nueva técnica que aparece detallada en Scientific Reports. "Estas propiedades permiten medir cosas que de otro modo serían inaprensibles con métodos convencionales", por ejemplo extraer de los brochazos no superficiales la distribución de metales en los pigmentos. De esta forma puede reconstruirse la creación del cuadro o los colores subyacentes, algo que han hecho para modelar cómo era el retrato femenino original que Degas decidió ocultar con el otro.

Análisis del cuadro con el sincrotrón.

Análisis del cuadro con el sincrotrón.

La técnica del sincrotrón comenzó a emplearse hace pocos años, precisamente con el cuadro Parche de hierba, de Van Gogh, tras el que científicos de la Universidad de Delft descubrieron un retrato oculto. Sin embargo, el método empleado con este Degas contiene algunas novedades. "Hemos sido pioneros en esta técnica gracias a nuestro software de detección Maia, que ya está siendo instalado en otros sincrotrones de otros países", explica a este medio David Thurrowgood, conservador en el museo Queen Victoria y participante en el estudio. "Llevamos trabajando en esto unos siete años, inspirados en el trabajo previo que se hizo con Van Gogh y definitivamente compartiremos estas técnicas con colegas de todo el mundo".

Ver el arte con nuevos ojos

Ya a principios del siglo pasado, cuando Rosenberg se recorría Europa tratando de encontrar un vendedor para el cuadro -que hasta entonces pertenecía a la colección del coleccionista de origen armenio Dikran Kelekian- ya se hablaba de que, bajo el retrato de la señora, se intuía algo más. Sin embargo, en las últimas décadas, las mejores técnicas disponibles no fueron capaces de extraer del cuadro más que un boceto borroso.

"Para muchos cuadros, las técnicas convencionales arrojan resultados muy limitados, apenas una imagen en escala de grises de baja calidad y que debe ser fuertemente interpretada", dice Thurrowgood, que además de conservador es químico. "Para cada milímetro cuadrado del cuadro hacemos una lectura de los metales contenidos en los pigmentos de las capas de pintura", explica, "y usando ordenadores estudiamos este gigantesco set de datos para identificar qué pigmentos están presentes y a qué concentraciones". Por ejemplo, los pigmentos con mercurio denotan el color rojo.

Con estos datos, construyeron, brochazo a brochazo, capa a capa, pigmento a pigmento, la representación virtual del cuadro de Degas tras el cuadro de Degas.

"Cuando comparamos nuestra imagen reconstruida con una conocida pintura similar del artista, vimos que la reconstrucción era muy similar a otros ejemplos", dice el conservador. Por ejemplo, un retrato a Emma Dobigny que el artista parisino hizo en 1869. De hecho, los investigadores australianos sospechan que la protagonista de este nuevo hallazgo es la propia Dobigny, una modelo que vivía en Montmarte de forma austera posando para varios de estos, por entonces, jóvenes pintores.

Fragmento del retrato a Emma Dobigny

Fragmento del retrato a Emma Dobigny

Por qué cubrió Degas este retrato con otro es de las pocas cosas que esta tecnología no puede revelar del todo, aunque a cambio sabemos a ciencia cierta el trabajo que le costó quedar satisfecho con las orejas, que repasó varias veces.

El 6 de agosto de 1937, día que los responsables del museo presentaron el cuadro de Degas a la prensa, no todo el mundo estaba entusiasmado con él. Un hombre llamado William Fielding Wannan escribió una carta al director del periódico Argus en la que encontraba "deplorable que nuestra National Gallery continue pagando enormes sumas de dinero por cuadros que son o de dudosa autoría o ejemplos inferiores de la obra de un maestro".
Afortunadamente para ellos, lo que Wannan denominó "la última adición a nuestra lista de costosas mediocridades" contenía un regalo sorpresa, aunque hayan tenido que esperar casi 80 años para descubrirlo, pero... ¿puede el sincrotrón ser también una nueva herramienta para revalorizar este tipo de pinturas?
En el caso de este Degas, el conservador recuerda que, al formar parte del patrimonio público australiano, su valor pasa a ser secundario porque "esencialmente, estas piezas nunca están a la venta". Pero Thurrowgood concede que "cuando una pintura se analiza de este modo, hay mucha más información disponible sobre ella y su atribución o su valor puede cambiar considerablemente".